Los privados venden la cerveza importada más barata que el Estado cubano en Sancti Spíritus

"Mi pensión es de un poco más de 2.000 pesos, así que con cada cerveza de estas que compre me estoy tomando el 10% de mi jubilación mensual"

"Empezaron vendiendo solo diez por persona, pero como nadie las quiere pagar a ese precio han tenido que liberarlas y ya puedes llevarte las que quieras", cuenta a '14ymedio' un cliente. (14ymedio)
"Empezaron vendiendo solo diez por persona, pero como nadie las quiere pagar a ese precio han tenido que liberarlas y ya puedes llevarte las que quieras", cuenta a '14ymedio' un cliente. (14ymedio)

La bebida que vendría a refrescar los ánimos en Sancti Spíritus, de cara a los festejos navideños, en realidad ha terminado por caldear aún más el tenso escenario económico de la ciudad. Hace unas semanas el anuncio de que en las bodegas de la provincia se vendería cerveza para fin de año provocó cierto entusiasmo que duró hasta que las primeras latas aterrizaron en los mercados estatales.

"Cerveza Thüringer a 200 CUP cada una", reza un cartel en un céntrico comercio destinado al mercado racionado en la calle Céspedes. "Empezaron vendiendo solo diez por persona, pero como nadie las quiere pagar a ese precio han tenido que liberarlas y ya puedes llevarte las que quieras", cuenta a 14ymedio un cliente del local que no planea adquirir las 30 latas que inicialmente le correspondían por él, su esposa y un hijo de 25 años. "Mejor se la compro a los privados que las tienen a 170", añade.

En algunas bodegas de Sancti Spíritus también han suministrado latas de malta, provenientes de República Dominicana, y se esperan "algunas confituras y galletas"

"Vamos para atrás como el cangrejo. Están vendiendo las cervezas más caras que en el mercado negro", se quejaba otra cliente que se esperanzó cuando supo que el producto llegaría a las bodegas de cada barrio, después de años en que solo se le ha visto aparecer en los restaurantes privados y las tiendas en moneda libremente convertible. La mujer había planificado comprar una veintena de latas para ella y su esposo: "diez para tomarnos en Nochebuena y la misma cantidad para el 31 de diciembre". Ahora, reorienta sus planes y busca en los sitios digitales de clasificados una opción más económica.

"Lo vergonzoso es que sea el propio Estado el que pone estos precios", critica esta espirituana. "Mi pensión es de un poco más de 2.000 pesos, así que con cada cerveza de estas que compre me estoy tomando el 10% de mi jubilación mensual". La mujer tampoco entiende el porqué se trata de una bebida importada y "la Cristal y la Bucanero, que son hechas en Cuba no aparecen por ningún lado". "Con ese precio me da hasta tristeza ir al baño después de tomarme algo tan caro", remata.

En algunas bodegas de Sancti Spíritus también han suministrado latas de malta, provenientes de República Dominicana, y se esperan "algunas confituras y galletas", según explica a este diario un empleado de uno de estos locales estatales. Sin embargo, tras el amargo sabor que ha dejado "la cerveza de fin de año", pocos se hacen ilusiones de que las chucherías que faltan por llegar puedan endulzar los últimos días de este diciembre.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0