Satisfacción y dudas de los cineastas independientes ante la nueva ley del audiovisual

Para constituirse como creador audiovisual, el interesado deberá inscribirse en un registro que depende del Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográficos

Alejandro Gutiérrez, de azul, durante el rodaje de 'Palabras'
El cineasta independiente, Alejandro Gutiérrez, durante el rodaje de 'Palabras'. (Cortesía)

El reconocimiento legal de la figura del cineasta independiente, tras años de espera, no depara tantas alegrías como cabía esperar. El Gobierno cubano ha hecho público este jueves un decreto ley que regula el trabajo de los creadores audiovisuales por cuenta propia y que lleva aparejadas varias medidas que suponen un gran avance para los autores; pero contiene un importante escollo, el acceso a ese estatus.

Para constituirse como creador audiovisual y cinematográfico, el interesado deberá inscribirse en un registro que depende directamente del Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográficos (ICAIC) y del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Ambas instituciones integran el comité de admisión responsable de aprobar y evaluar las solicitudes. 

La concesión de la licencia queda en manos de eventuales filtros ideológicos del Estado

Aunque el decreto especifica que el candidato deberá demostrar tener las condiciones, habilidades y destrezas requeridas y que se determinarán en una resolución aún no publicada del Ministerio de Cultura, la concesión de la licencia queda en manos de eventuales filtros ideológicos del Estado.

La nueva normativa incluye la creación de un fondo de fomento cinematográfico, tres nuevas ocupaciones por cuenta propia y el citado registro del creador; y entrará en vigor el próximo septiembre, a los dos meses de su publicación en la gaceta.

Otros organismos que quedan aprobados con el Decreto-ley son una Comisión Fílmica y una Oficina de Atención a la Producción. Además, hay varias resoluciones publicadas hoy vinculadas a los ministerios de Cultura, Trabajo y Seguridad Social y Finanzas y Precios; el ICAIC y el Banco Central.

La normativa prevé la emisión de las licencias de operadores y arrendadores de equipamiento para la producción artística, agentes de selección de elenco y auxiliares de producción artística, funciones relacionadas con la producción cinematográfica.

Ramón Samada, presidente del ICAIC, dijo a la prensa oficial que el Decreto-Ley 373 busca reconocer la condición laboral de creadores cinematográficos y audiovisuales independientes, que han proliferado los últimos años, cuando la producción se ha hecho más accesible gracias a las nuevas tecnologías. "Se convierten en entes económicos y son a la vez objeto y sujeto, pueden ser contratados por o contratar a personas naturales y jurídicas, cubanas y extranjeras, para llevar adelante su labor", explicó.

Los creadores independientes podrán "abrir cuentas bancarias corrientes para desarrollar su trabajo, y tienen una representación legal reconocida por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social

Los creadores independientes podrán "abrir cuentas bancarias corrientes para desarrollar su trabajo, y tienen una representación legal reconocida por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, y toda posibilidad de representación ante los organismos de la Administración Central del Estado, principalmente el Banco Central".

Hasta el momento este había sido un serio obstáculo para las casas productoras independientes que habían surgido en los últimos años y que debían operar fuera de la ley, además de enfrentarse a serios obstáculos a la hora de colaborar con entidades estatales o producciones extranjeras filmadas en Cuba. Sin embargo, estos colectivos tendrán "identidad propia" pero "sin personalidad jurídica", según aclara Samada, por lo que su trabajo seguirá limitado en muchos aspectos.

Por años, un grupo de cineastas conocidos como el Grupo de los 20 o G20 demandaron una Ley de Cine en la que exigían un mayor reconocimiento para el creador audiovisual y la legalización de las productoras independientes, entre otras mejoras. Sin embargo, el movimiento fue ignorado por los medios oficiales y mal visto por las autoridades hasta que fue languideciendo por el exilio de unos y la apatía de otros al no ver resultados.

El profesor y crítico de cine Gustavo Arcos Fernández, una de las voces que demandó con más fuerza una Ley de Cine ha publicado en su cuenta de Facebook sus opiniones respecto a la nueva legislación. "Luego de 11 años de debates, intercambios, acusaciones, malas interpretaciones, reuniones y consensos entre cineastas, artistas, críticos y funcionarios, tenemos un decreto ley que legitima, entre otras cosas, la figura del creador audiovisual independiente", escribió.

El crítico de cine Gustavo Arcos Fernández advierte que falta ver "ahora cómo, lo escrito en el papel, funciona en la práctica

Sin embargo, advierte que falta ver "ahora cómo, lo escrito en el papel, funciona en la práctica. A pesar del avance, algunas preguntas y cuestiones siguen pendientes: la censura, la distribución, los permisos y licencias, los impuestos, entre otras cuestiones van a generar nuevas interrogantes".

Un criterio que comparte el también crítico de cine Dean Luis Reyes, quien aclara que “esta ley existe porque un gremio se organizó e hizo presión. Recuérdese que el G20 y la exigencia de una ley de Cine surgió tras conocerse que el ICAIC estaba en un proceso de reorganización bajo una comisión que incluía a todos... menos a los cineastas”. Para Reyes vale la pena recordar que "la lucha por ser aceptados de parte de los independientes ha sido larga y complicada, porque ya sabemos lo que piensan los compañeros de todo lo que se quiera independiente del Estado. Así que aprender de eso: cuando hay sociedad civil, no es tan sencillo decidir sin contar con los afectados".

Entre las demandas del G20 los realizadores subrayaban la urgencia de buscar un mejor ordenamiento y regulación de relaciones financieras, bancarias y tributarias para realizar su labor de manera "transparente y eficiente". Pero también reivindicaban restar protagonismo y capacidad de decisión al ICAIC, aunque reconocían a la institución como "rectora de la actividad cinematográfica del país".

Pese a esos reclamos, y puesto que para conformar una productora independiente se necesita que al menos tres de sus integrantes están inscritos en el Registro, los poderes del ICAIC se mantienen. 

Una vez adquirido el estatus, estos colectivos podrán buscar financiamiento, participar en la preparación, el rodaje, la postproducción y la comercialización de sus obras.

La Oficina de Atención a la Producción, recibirá solicitudes de parte de los creadores para solicitar permisos de filmación en ciertas locaciones, además de autorizaciones para la importación o migración de los equipos necesarios. Estas autorizaciones también estarán en manos del ICAIC.

Samada aclaró que aunque toda la legislación tiene como objetivo el desarrollo del cine cubano, "no excluye la capacidad de los creadores y las productoras de dar y recibir servicios en relación con producciones extranjeras". Esto último es un tema álgido en el mundo del audiovisual que se realiza en la Isla, en el que coinciden muchos creadores graduados de las escuelas nacionales pero con pocos recursos para desarrollar su labor.

Arcos Fernández cuestiona que "si alguien pertenece al registro, paga sus impuestos, obtiene licencias y rueda pero su obra es "leída" como "incomoda", ¿Encontrará espacios de exhibición en salas?" y añade la pregunta de "si un trabajador privado quiere invertir en el cine, ¿podrá hacerlo? Y en caso de que pueda, ¿Esa inversión se le reducirá a sus impuestos?"

El Banco Central también ha emitido una resolución que complementa el nuevo cuerpo jurídico y que permite la apertura de cuentas bancarias de los Colectivos (productoras) desde las que puedan manejar los fondos. Como requisito indispensable, los interesados deberán presentar un documento de acreditación, emitido por el Ministerio de Cultura, la certificación de la inscripción en el Registro y un contrato certificado ante notario para designar a la persona que gestionará la cuenta.

El Fondo de Fomento es paralelo a los presupuestos con los que cuentan el ICAIC y el ICRT, su fuente de ingresos principal será el presupuesto del Estado

El Fondo de Fomento es paralelo a los presupuestos con los que cuentan el ICAIC y el ICRT, su fuente de ingresos principal será el presupuesto del Estado y se entregará el financiamiento directamente a los creadores para la realización de sus obras, aunque habrá que esperar a 2020 para que comience a funcionar puesto que el presupuesto del Estado para 2020 está cerrado. 

La Comisión Fílmica, otra de las entidades creadas, estará presidida por el ministro de Cultura y la conformarán representantes de otros ministerios y "cuantos organismos sea necesario convocar para facilitar la producción cinematográfica nacional y extranjera". Se encargará de las comunicaciones, permisos, tarifas y otras cuestiones propias de la industria, según Samada, quien subrayó que "en muchos países los servicios a producciones extranjeras representan una importante fuente de ingresos".

La realizadora y guionista Magda González Grau apunta que habrá que "arreglar y añadir muchas cosas más en el camino", pero la nueva ley "es un punto de partida que derrumba muros de prejuicios y suspicacias. Felicidades a todos nosotros, los que lucharon y los que se mantuvieron al margen".

La legislación cinematográfica actual data de 1959, cuando se fundó el ICAIC y se ha ido quedando anticuada con la irrupción de las nuevas tecnologías, la aparición de productoras independientes y los problemas económicos crónicos que ha atravesado el organismo estatal en el último cuarto de siglo, junto a los sonados casos de censura institucional que terminaron por resquebrajar las regulaciones establecidas.

_________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 14