El robo y sacrificio de ganado en Las Tunas crece más de un 70% en solo un año

Sumados a la pérdida de productividad por falta de agua y comida para los animales, estos delitos repercutieron en la producción de carne y leche

Durante el año pasado hubo un "incremento notable" de los delitos sobre ganado, al término de 2022 sumaron 5.305 sucesos. (Periódico 26)
Durante el año pasado hubo un "incremento notable" de los delitos sobre ganado, al término de 2022 sumaron 5.305 sucesos. (Periódico 26)

El robo y sacrificio de ganado en la provincia de Las Tunas alcanzó cifras históricas al cierre de 2022, con un aumento del 71,2% de casos frente a 2021. Estos hechos, sumados a la pérdida de productividad por falta de agua y comida para los animales, repercutieron en la producción de carne y leche, según una nota publicada este domingo por  Periódico 26.

El diario provincial señala que durante el año pasado hubo un "incremento notable" de los delitos contra el ganado mayor -como hurto, sacrificio ilegal o robo con violencia-, que al término de 2022 sumaron 5.305 sucesos. Esto significó un aumento de 2.207 casos en comparación con los 3.098 reportados en 2021 y es dos veces más que en 2020, cuando fueron 2.394.

Los municipios de Las Tunas, Jobabo y Majibacoa concentraron la mayor parte de los delitos, que con frecuencia ocurrieron por la falta de cuidado de los propietarios privados o estatales, según informaciones compartidas durante una reunión entre productores y autoridades del Ministerio de Agricultura.

Esto significó un aumento de 2.207 casos en comparación con los 3.098 reportados en 2021 y es dos veces más que en 2020, cuando fueron 2.394

Según la nota, el sector privado sufrió más casos de hurtos de ganado porque concentra el 80% de la masa vacuna de la provincia, sobre todo del ganado equino que es más fácil de trasladar y es usado para varios fines de producción o consumo. "Actividad que deteriora varios indicadores productivos como el acopio de leche y carne vacuna, con su consiguiente impacto en la alimentación de niños y embarazadas, fundamentalmente", señala el diario.

Los datos oficiales evidencian que los delitos no se frenaron, a pesar de que en agosto de 2022 el Gobierno cubano aprobó nuevas sanciones para evitar las irregularidades en la cría y el comercio de ganado, que conlleva multas de hasta 20.000 pesos.

Al respecto, en la reunión con los productores se destacó que no funcionan las brigadas campesinas de vigilancia, además de que hacen falta monteros en las vaquerías y hay varios fallos en la infraestructura, como cercas mal construidas.Tampoco hay suficiente seguridad en las corraletas donde se alimentan las vacas, que están infestadas de maleza, por lo que es común ver a los animales sueltos en las vías y los potreros.

Manuel Pérez Gallego, miembro del Comité Central y primer secretario del Partido Comunista en Las Tunas, se comprometió a que los cuerpos de seguridad aumentarán la vigilancia en los barrios, así como a desarrollar actividades para el desarrollo del sector, que en 2022 decreció en 4.400 cabezas de ganado por "el mal manejo y la insuficiente disponibilidad de agua y comida".

En la reunión, los productores denunciaron que el modus operandi de las bandas de ladrones se basa en llegar a las granjas con amenazas a los ganaderos y sus familiares, y cometen los delitos con "total impunidad".

los productores denunciaron que el 'modus operandi' de las bandas de ladrones se basa en llegar a las granjas con amenazas a los ganaderos y sus familiares, y cometen los delitos con "total impunidad"

Tal como ocurrió en Cienfuegos esta semana con el asesinato de Yordany Díaz, productor de Juraguá, del municipio cienfueguero de Abreus, quien se enfrentó a una banda de ladrones que estaba descuartizando una vaca que habían matado en su propiedad. Según los vecinos, el hombre fue "vilmente degollado" por los delincuentes, señaló Alejo Bermúdez en redes sociales.

En medio de una crisis económica y de escasez, el hurto y robo de ganado se disparó en los últimos años por grupos que luego comercializan la carne en el mercado negro, a precios restrictivos para la mayoría de cubanos. Aunque el Gobierno suele culpar a los productores de que no vigilan sus granjas, los campesinos reclaman que los uniformados tampoco brindan seguridad y no proceden en varios casos de denuncias.

El mercado negro de carne de res es el destino final de muchas de estas vacas robadas, a pesar de que en 2021 y, por primera vez en décadas, las autoridades cubanas autorizaron a los ganaderos a sacrificar su ganado y comercializar la carne y otros derivados. La medida buscaba incentivar la producción ganadera y reducir el sacrificio ilegal, muchas veces perpetrado por los propios propietarios, pero tres años después de esta flexibilización no ha logrado frenarse el robo de animales.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0