En la nueva tienda Thaba, se puede mirar los productos, pero no comprarlos por el momento

El establecimiento, en su primer día de funcionamiento, estaba siendo objeto de una auditoría

Cola delante de la tienda de Thaba, en La Habana, este miércoles. (14ymedio)
Cola delante de la tienda de Thaba, en La Habana, este miércoles. (14ymedio)

Al día siguiente de su apertura, anunciada con bombo y platillo por la prensa oficial este martes, la tienda de la empresa Thaba en el municipio habanero de Cerro ya estaba siendo objeto de una auditoría. La inauguración levantó mucha expectación, pues se adelantó que el establecimiento pondría a la venta artículos como guantes, mascarillas, mochilas y gorras, muy difíciles de hallar en la Isla, a bajos precios y en pesos.

"No se puede comprar en este momento porque están auditando la tienda", explicaba en la puerta este miércoles el hombre que se presentó como el administrador del local a la gente que se aglomeraba en una cola desde primeras horas de la mañana. Y remachó malhumorado, con maneras de agente del Ministerio del Interior: "Pueden pasar a mirar pero sin interrumpir en ningún momento lo que están haciendo allá dentro".

La mayoría de los que aguardaban, dieron media vuelta, pero otros, curiosos, sí accedieron. En el minúsculo local, varios de ellos sacaron sus teléfonos móviles para hacer fotos a los productos y sus precios, pero fueron advertidos severamente por una empleada: "Se puede hacer fotos, pero no se pueden publicar en las redes sociales".

En el mostrador, relucía una moderna caja electrónica. Los pagos, informaron los trabajadores, no se podrán hacer en efectivo, solo por las aplicaciones EnZona o TransferMovil

En el mostrador, relucía una moderna caja electrónica. Los pagos, informaron los trabajadores, no se podrán hacer en efectivo, solo por las aplicaciones EnZona o TransferMovil.

La atracción del comercio es, sin duda, los guantes de goma (a 70 pesos), inencontrables en Cuba desde hace mucho tiempo. Por lo demás, la oferta se limita a varias mochilas, unas pocas gorras –todas con banderas cubanas– y mascarillas.

Para decepción de los que entraron, los nasobucos no eran quirúrgicos –a pesar de que cientos de miles de azulitas nacionales se acumulan en el almacén de la planta estatal Gardis–, sino de tela, y a 30 pesos cada uno.

En el local, un delantal de cuero alcanza los 1.400 pesos, mientras que un cinturón de los usados por estibadores y personas que cargan mercancías cuesta 400, un bolso 800 y una maleta de mano, de estructura dura, 2.000.

Todos los artículos salen de la estatal Thaba, dedicada a producir en distintas fábricas a lo largo del país "medios de protección de todo tipo", entre ellos guantes, delantales, muñequeras, bolsos, sombrillas y casas de campaña. La planta incluso es la designada para producir guantes de béisbol.

La gran novedad que ofrece el comercio es, sin duda, los guantes de goma, inencontrables en Cuba desde hace mucho tiempo. (14ymedio)
La gran novedad que ofrece el comercio es, sin duda, los guantes de goma, inencontrables en Cuba desde hace mucho tiempo. (14ymedio)

"¿Para este chinchal tanta tanta barriga que vino aquí ayer?", comentaba una mujer al salir, desencantada, aludiendo a los altos funcionarios que inauguraron la tienda este martes, como el primer secretario de La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar. "Ahorita inauguran a bombo y platillo hasta un carrito de granizado estatal".

Ubicado en la calle Suzarte, en el reparto de Palatino, el establecimiento tiene como objetivo, según Tribuna de La Habana, "satisfacer las necesidades de la población, buscando la manera de que los precios sean competitivos". La nota oficial incide en esto último, reiterando que los costos estarán "sobre todo por debajo de los del mercado informal, de los TCP y de las nuevas formas de gestión no estatal".

La apertura de una tienda en pesos, en medio de la crisis económica que atraviesa la Isla, es un hecho cada vez más esporádico. Si se le suma la presencia del más alto dirigente partidista de la ciudad, la expectativa creada entre los potenciales clientes del comercio fue bastante elevada, pero han bastado unas pocas horas para aterrizar esas ilusiones.

El desfile de funcionarios no se detuvo con Torres Iríbar: este miércoles, la ministra de Comunicaciones, Mayra Arevich Marín, visitó la tienda para "comprobar la utilización de los pagos electrónicos en CUP realizados por la población a través de las plataformas Transfermóvil y Enzona", contó la empresa Thaba en su cuenta de Facebook.

El mismo día que Arevich felicitaba a los empleados por sus habilidades con el uso de esta tecnología de pagos, una decena de clientes se frustraba frente a la puerta de la tienda porque una auditoría impedía vender los productos. "Lo que mal empieza, mal termina", sentenció un anciano que decidió volver sobre sus pasos y regresar otro día.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2