Las tiendas en dólares son "una medida de justicia social", según el ministro cubano de Economía

Alejandro Gil defendió este tipo de establecimientos argumentando que sin ellos, la situación del país "sería más compleja aún"

Para muchos cubanos transitar por sus pasillos de Carlos III es una inmersión en la fractura económica que separa a la Isla. (14ymedio)
Desde 2020, las tiendas en MLC han extendido sus ventas a alimentos, ropa, zapatos y otros artículos. (14ymedio)

El ministro cubano de Economía y Planificación, Alejandro Gil, defendió este martes la apertura de las tiendas que cobran exclusivamente en divisas argumentando que sin ellas "la situación económica del país sería más compleja aún".

Gil dijo a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) que "aunque muchos no lo vean así, se trata de una medida de justicia social, porque nos permite la redistribución de la divisa en función del aprovisionamiento de la red comercial en peso", aunque reconoció que "estas son de las medidas de ajuste que tienen un costo", pues saben "que la población no puede resolver totalmente sus necesidades en esos establecimientos en MLC".

Las tiendas en MLC comenzaron a operar en Cuba a finales de 2019, primero con ofertas de equipos electrodomésticos, ferretería o mobiliario para captar los "dólares que escapaban del país", en palabras del ministro, de las personas que viajaban a países cercanos a comprar mercancía y luego las revendían en el mercado informal.

El objetivo inicial de las MLC era utilizar la moneda extranjera "en función del desarrollo de la industria nacional y mantener un nivel estable de ofertas en pesos"

En julio de 2020, se permitió en ellas la venta de alimentos y productos de aseo, una medida muy controvertida porque son las tiendas mejor surtidas, pero la mayoría de cubanos cobra en pesos y no tiene acceso a dólares. Con la puesta en marcha en 2021 del paquete de reformas económicas conocido como Tarea Ordenamiento, ampliaron sus ventas a ropa, zapatos y otros artículos, incluso coches de bebés y cunas.

A esto se añade la creciente brecha entre el cambio oficial, a 24 pesos el dólar, y el cambio en el mercado informal, que se sitúa casi en los 100 pesos.

El objetivo inicial de las MLC era utilizar la moneda extranjera "en función del desarrollo de la industria nacional y mantener un nivel estable de ofertas en pesos", afirmó Gil, quien argumentó que "nadie calculó que una epidemia complejizaría aún más la situación".

Para el cubano medio, la entrada en vigor de estas medidas coincidió con la escasez de alimentos y medicinas, y colas de horas para adquirir productos básicos, concentrados casi siempre en las tiendas en MLC.

Al respecto, el titular del Ministerio de Economía explicó que "hay un grupo de productos que tenemos que ofertar en esta moneda, pero si mañana los ponemos en moneda nacional van a durar 15 días y después no habrá ni en divisa ni en peso".

También apuntó que de las ventas en MLC se utilizaron "más de 300 millones de dólares para aprovisionar de mercancías la red del comercio en moneda nacional", pero lo cierto es que estas siguen desabastecidas.

En cuanto a la inflación creciente en la Isla, el ministro aseguró que la manera de afrontarla "está asociada precisamente al incremento de ofertas por el Estado, en moneda nacional, lo cual no se logra de un día para otro"

Gil insistió, pese a todo, en el "carácter transitorio" de la decisión "cuyo objetivo se está cumpliendo" y reiteró que seguirán operando en dependencia "de la recuperación de la economía y de que podamos dotar al peso cubano de una capacidad real de compra".

En cuanto a la inflación creciente en la Isla, el ministro aseguró que la manera de afrontarla "está asociada precisamente al incremento de ofertas por el Estado, en moneda nacional, lo cual no se logra de un día para otro".

El ejercicio de 2021 cerró con una inflación superior al 70% en el mercado minorista, según el gobierno, aunque algunos expertos estiman una inflación real (incluyendo al mercado informal) en torno al 500%.

Como es habitual en las autoridades cubanas, Gil mencionó entre las razones de la escasez de insumos las sanciones económicas de EE UU y el impacto del covid-19, y en ningún caso, "un problema de diseño, como muchos consideran".

Meses atrás, el propio Gobierno reconoció ante la Asamblea Nacional que los "problemas de diseño" del Ordenamiento y las "dificultades" de su implementación, en parte por la situación económica nacional y global, generaron "desviaciones", "errores" y "resultados no deseados", además de "insatisfacciones múltiples entre la población".

El propio Gil anunció el pasado diciembre que se haría un "levantamiento de todas las entidades que venden en MLC no autorizadas", pero este martes no proporcionó información de cómo va ese proceso, que entonces el ministro juzgaba fundamental para ayudar a combatir el alza de precios.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 40