Un tren de La Habana a Santiago de Cuba bajo sospecha por contagios de covid-19

A la ciudada arribaron 463 pasajeros al filo del mediodía del pasado miércoles 19 de agosto

Hasta el momento y a pesar de las indagaciones no ha sido posible precisar con claridad la razón del arribo del tren a Santiago de Cuba. (Archivo/TV)
Hasta el momento y a pesar de las indagaciones no ha sido posible precisar con claridad la razón del arribo del tren a Santiago de Cuba. (Archivo/TV)

Los pobladores de Santiago de Cuba siguen buscando respuestas a un hecho que causa mucha preocupación: la llegada a la ciudad de 463 pasajeros procedentes de La Habana, entre los cuales algunos mostraron inicialmente síntomas de estar contagiados por coronavirus.

Los viajeros arribaron en un tren al filo del mediodía del pasado miércoles 19 de agosto, según relata el periodista oficialista Anolvis Cuscó Tarradell en su página de Facebook.

Entre los pasajeros, explica Cuscó Tarradell, se encontraban tres personas con sintomatología y dos jóvenes de 19 y 20 años que se hallaban en una unidad militar en La Habana

Entre los pasajeros, explica Cuscó Tarradell, se encontraban tres personas con sintomatología y dos jóvenes de 19 y 20 años que se hallaban en una unidad militar en La Habana antes de emprender el viaje. Ambos dieron positivo al test de diagnóstico rápido, pero resultaron negativos a la posterior prueba de PCR.

Hasta el momento y a pesar de las indagaciones realizadas por 14ymedio, no ha sido posible precisar con claridad la razón del arribo del tren a Santiago de Cuba, quiénes eran las personas que se transportaban, o si se trataba de pasajeros varados en La Habana o en otras provincias.

Una de las viajeras narró su experiencia en el muro de Facebook de Cuscó Tarradell: "Soy pasajera de ese tren, lo que sucedió, y por eso estamos sufriendo esta triste pesadilla, fue una chapucería de algún dirigente", reclamó. La mujer lamenta que no se haya suspendido el abordo o se le diera información a los clientes sobre los posibles riesgos.

Gudelis Vinent, según su perfil de Facebook, es oriunda de Santiago de Cuba y residente de la misma urbe. En su relato comentó que subió al tren a las 11 de la noche en Camagüey y ya se sabía entonces que en el mismo viajaban personas con sospecha de covid-19, pero no se le advirtió nada a los nuevos viajeros.

"Solo se nos decía: ‘viene el coche ocho con problemas, tenemos que cambiarlos’. Dos veces se nos cambió y no supimos por qué. Los enfermos y los pasajeros de ese coche se quedaron en Camagüey. En estos momentos solo quisiera saber el responsable de que yo esté en aislamiento, para hacer cumplir la constitución y acusarlo por propagar enfermedad", relató Vinent.

El reporte del periodista oficial también aclara que todos los ciudadanos que viajaron, incluida la tripulación, fueron trasladados a centros de aislamientos: "Ninguna tuvo contacto con la población de Santiago de Cuba o la ciudad", puntualizó.

Sin embargo, los comentarios y dudas de los seguidores del reportero fueron inmediatas: "pero qué hacía un tren con 400 y tantas personas de La Habana a Santiago si supuestamente La Habana está cerrada", cuestionó Marytere Marzán Regüeiferos.

"Estoy seguro que el 100% de los que llegaron en ese tren son, o de Santiago o de Guantánamo, que se habían quedado varados en la capital por días y días para no decir meses. Si se hacen bien las cosas, con las pruebas y el aislamiento… no tiene por qué haber problemas", respondió a Marytere, Jorge Santander, otro seguidor de la página.

"Peor es tener un coterráneo durmiendo en un parque, una terminal, o sabe dónde. A cualquiera le pudo pasar, recuerden que muchos tienen que viajar a centros especializados en La Habana. Seamos solidarios con nosotros mismos primeros", dijo Santander.

Pero el mismo periodista escribió entre los comentarios que no sabía las causas del arribo del transporte y aunque estaba investigando al respecto, no hay una respuesta concreta de su parte.

Sobre este hecho, Luis Ricardo Manet Lahera, director del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, comentó al periódico Sierra Maestra que se hicieron "todas las acciones que desde el punto de vista sanitario tenían que realizarse, y hubo un grupo de pacientes que resultaron ser sospechosos".

"Hicimos test rápidos a todos los pasajeros, incluyendo la tripulación, y de estos hubo tres casos que inicialmente fueron positivos, quienes luego resultaron negativos al PCR; no obstante, siguen bajo vigilancia, porque tenemos que continuar realizando acciones de control sobre toda la población que viajó en ese medio", explicó Manet Lahera.

La experiencia de estar varada en La Habana la vivió Imilce Tamayo, quien en la misma publicación del periodista Cuscó Tarradell, escribió que estuvo casi cinco meses en la capital y pudo llegar hace más de 20 días a Santiago.

"Soy una persona responsable yo misma me puse en aislamiento por 14 días y le pedí a mis familiares que no me visitaran hasta que no terminara mi aislamiento. Gracias a Dios no tuve ningún contagio con los demás pasajeros que venían en el mismo ómnibus. Todos viajamos tomando las medidas higiénico sanitarias y con el nasobuco", manifestó Imilce.

El pasado sábado 8 de agosto y teniendo en cuenta la situación epidemiológica de La Habana, Artemisa, Pinar del Río, Mayabeque y Matanzas, entraron en vigor varias medidas encaminadas "a disminuir al mínimo imprescindible la movilidad entre esos territorios, así como entre estos y el resto del país", precisa una nota del Ministerio del Transporte publicada en Cubadebate.

"El que crea que La Habana está cerrada está mal, aquí a Santiago a diario llegan personas procedentes de allá", comentó un internauta

Se hizo “un llamado a toda la población, así como a las entidades estatales, a posponer los viajes que no sean imprescindibles”. Además, se orientó “la suspensión de los servicios interprovinciales de pasajeros entre estas provincias, así como de estas con el resto del país (Ómnibus nacionales, ferrocarriles, taxis y porteadores privados)”. 

"El que crea que La Habana está cerrada está mal, aquí a Santiago a diario llegan personas procedentes de allá… ¿y quién no sabe eso?, por el aire no entran", cuestionó Yari Castro al comentar el post de Cuscó Tarradel.

Por su parte, Adela Caridad Torres Angulo, aclaró en la publicación que ella estuvo en la terminal santiaguera esperando un viajero del tren: "y les digo que la policía actuó de muy buena fe para proteger a la población, y el recibimiento de los pasajeros de parte de los médicos fue como ellos saben realizar su labor, ejemplar".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5