Detenida en La Habana una doctora por vender Abdala a extranjeros residentes en Cuba

Se sospecha que puede haber proporcionado el fármaco a cambio de dinero

Sala de espera de un consultorio de Nuevo Vedado, La Habana, donde se aplica el candidato vacunal Abdala. (14ymedio)
Sala de espera de un consultorio de Nuevo Vedado, La Habana, donde se aplica el candidato vacunal Abdala. (14ymedio)

La doctora Karla Medina, que trabajaba en el consultorio 3 del Policlínico Plaza de la Revolución, en La Habana, fue detenida la pasada semana y está siendo investigada bajo sospecha de haber vacunado con Abdala, a cambio de dinero, a uno o más residentes extranjeros en Cuba, según una información obtenida por 14ymedio de fuentes cercanas al caso.

Medina sigue siendo interrogada en la estación policial de Picota, en La Habana Vieja. Hasta el momento su familia ha podido llevarle solo en una ocasión algunos productos de aseo personal. "Al principio nos dijeron que solo le iban a invalidar su título de Medicina, que iba a ser un castigo solo administrativo y profesional", explica una enfermera de la zona.

"Pero creo que eso nos lo dijeron para que habláramos y colaboráramos con la investigación, porque después hemos sabido por la familia que la están investigando para un proceso penal, para llevarla a los tribunales", lamenta la mujer. "Ella no es de La Habana, vino para acá desde el oriente y vivía alquilada en El Vedado".

La investigación ha podido dar al menos con uno de los extranjeros a los que vacunó con Abdala, pero en la lista de personas atendidas en el 'vacunatorio' hay al menos otros diez

La investigación ha podido dar al menos con uno de los extranjeros a los que vacunó con Abdala, pero en la lista de personas atendidas en el vacunatorio en el que Medina estaba prestando servicios hay al menos otros diez que parecen estar en la misma situación, aunque bajo nombres cambiados, explica la misma fuente.

Según colegas y familiares que conocen detalles de la investigación, la policía ha señalado que el modus operandi de Medina se basaba en una extensa red de contactos que ha cultivado durante años, desde que se mudó a la capital cubana. "En ese grupo de gente hay también extranjeros residentes, especialmente que viven cerca del lugar donde está alquilada".

La doctora les habría facilitado el acceso al candidato vacunal Abdala, que todavía se encuentra en ensayo clínico. Los extranjeros de paso o con residencia temporal no tienen acceso al Sistema de Salud Pública y, por tanto, a las vacunas, aunque el Gobierno difundió a finales de enero un video en el que invitaba a los turistas a aprovechar su estancia en Cuba para inyectarse con Soberana 02.

Para recibir atención médica los extranjeros deben apelar a los servicios sanitarios de clínicas internacionales, como la conocida Cira García ubicada en el municipio de Playa, donde los tratamientos y consultas tienen precios elevados en divisas.

Los investigadores se interesan también por dos subordinadas de Medina supuestamente implicadas en la vacunación de personas que no pertenecen a la zona

"Estamos con mucho miedo porque la investigación se ha extendido a todos los trabajadores de Salud Pública del vacunatorio donde la doctora Medina estaba trabajando cuando fue detenida. Las únicas que han quedado fuera ya de las pesquisas policiales son una enfermera y una estudiante de medicina", añade un empleado de la Dirección municipal de Salud Pública.

Los investigadores se interesan también por dos subordinadas de Medina supuestamente implicadas en la vacunación de personas que no pertenecen a la zona. Las dosis faltantes de Abdala "fueron usadas y terminaron en el hombro de alguien", puntualiza el trabajador.

"Parece que alguien se fue de lengua, porque llegaron las autoridades municipales de Salud a revisar los listados", explica. "Cuando empezaron a verificar los nombres se dieron cuenta de que había como diez personas fantasmas, e incluso estaba apuntado el nombre de la madre de la doctora, que reside en otra provincia".

Aparentemente, Salud Pública notó las irregularidades pero no advirtió a la doctora, con el fin de detectar si continuaba actuando así. "Eso fue lo que hizo, siguió vacunando por la izquierda y creando listados de supuestos vacunados. Al constatarse la irregularidad, fue citada en el Policlínico para una reunión que, aseguran sus colegas, fue "muy dura".

Medina se defendió alegando que era muy difícil cumplir con la cantidad de vacunados que se les exigía diariamente, en especial porque cada bulbo contiene diez dosis y solo se puede comenzar a inyectar cuando ese número de personas está presente

Medina se defendió alegando que era muy difícil cumplir con la cantidad de vacunados que se les exigía diariamente, en especial porque cada bulbo contiene diez dosis y solo se puede comenzar a inyectar cuando ese número de personas está presente ya en el local, algo que retrasa el proceso. En varios centros de vacunación visitados por 14ymedio el personal sanitario lamenta tener que quedarse hasta avanzada la noche a la espera de los pacientes.

"Era tirarla por la taza del baño y hacer parecer que se la pusieron a los pacientes o realmente encontrar a alguien y ponérsela. En lugar de tanta investigación y tantos días detenida lo que deberían es darle una medalla, porque al menos vacunó a gente que lo necesitaba", opina un familiar de Medina.

En el municipio de Salud Pública se ha creado una comisión con administrativos, militantes del Partido Comunista y personal sanitario para investigar los posibles implicados. También el Departamento Técnico de Investigaciones (DTI), del Ministerio del Interior, ha estado indagando entre el personal sanitario de la zona.

"Quieren expulsar de la carrera a dos estudiantes de sexto año, a punto de graduarse, que lo único que hicieron fue preparar a los pacientes, tomarles la presión y pincharles el hombro", lamenta un familiar de una de las jóvenes.

"Las están presionando para que digan quiénes son las otras personas a las que vacunó por fuera de los listados, pero ellas no saben, las pobres, no pueden ni dormir porque con todo esto se están jugando su futuro después de años de sacrificios".

Las irregularidades con los candidatos vacunales apenas parecen haber comenzado. Este diario comprobó en varios sitios digitales de clasificados la venta de "vacuna Abdala a 100 dólares la primera dosis y 100 dólares la segunda". Los vendedores dejaron solo un correo electrónico de contacto y tras varias gestiones respondieron que "por el momento está agotada, contacte la primera semana de julio".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 35