Las vacunas aplicadas a más de un millón de cubanos siguen en fase experimental

A pesar del triunfalismo, autoridades sanitarias reconocen que faltan estudios por finalizar

Una persona recibe el candidato vacunal Abdala, en un consultorio de La Habana. (EFE/Yánder Zamora)
Una persona recibe el candidato vacunal Abdala, en un consultorio de La Habana. (EFE/Yánder Zamora)

Las autoridades sanitarias de la Isla aseguran que hay ya un total de 1.115.335 cubanos a los que se les ha aplicado al menos una dosis de algún candidato vacunal patrio –Soberana 02 y Abdala– contra el covid en su última fase de ensayos.

La cifra la dio Ileana Morales Suárez, directora nacional de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública, en un nuevo especial sobre vacunas del programa Mesa Redonda este jueves –el último fue hace apenas dos semanas–, que, como de costumbre, fue pródigo en tono triunfalista y escaso en información precisa.

La funcionaria dijo que en Cuba se están llevando a cabo "tres momentos" simultáneos de las pruebas: "ensayos clínicos", "estudio de intervención" e "intervención sanitaria". Se trata de un vocabulario no convencional en estudios científicos estándar, pues un "ensayo clínico" puede englobar una "intervención". Tanto el "estudio de intervención" como la "intervención sanitaria" no serían más que una vacunación encubierta con candidatos vacunales en fase 3, los cuales aún no han sido aprobados siquiera por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos (Cecmed).

La funcionaria dijo que en Cuba se están llevando a cabo "tres momentos" simultáneos de las pruebas: "ensayos clínicos", "estudio de intervención" e "intervención sanitaria", un vocabulario no convencional en estudios científicos estándar

A pesar de que no existen aún datos concretos ni publicaciones científicas aprobadas por pares de ningún candidato vacunal cubano, María Eugenia Toledo Romaní, investigadora principal de Soberana 02 en el Instituto Pedro Kourí (IPK), aseguró en el espacio televisivo que "el número significativo de dosis aplicadas de este candidato vacunal en cada una de las etapas permite afirmar que realmente estamos ante una plataforma de vacuna muy segura".

Sobre los efectos secundarios, Toledo Romaní aseguró que no se presentó ninguno grave, y muy pocos moderados, como hipertensión arterial; la mayoría fueron "no significativos": dolor en el brazo por el pinchazo, cefaleas y malestar general.

En cuanto a la respuesta inmune, refirió que "más del 76% de los sujetos incrementan cuatro veces sus títulos [nivel de anticuerpos] iniciales, y ello debería tener relación con la respuesta clínica, es decir, con la protección que la vacuna brinda. Después de la tercera dosis estos títulos se sitúan por encima de un 90%".

Eso sí, la especialista reconoció que esto no significa que la persona no se enferme y que faltan estudios por finalizar: "Es preciso terminar el estudio de inmunogenicidad que sería un muy buen indicador de que la vacuna estimula la respuesta inmune, pero hay que hacer el estudio de eficacia clínica: comprobar si realmente la vacuna es capaz de proteger contra la enfermedad sintomática".

La funcionaria cerró el programa anunciando que "en próximos días se dará información sobre nuevos ensayos", sin detallar si se refería a los otros dos candidatos vacunales de los que hace meses que no habla la prensa oficial

"Un sujeto se puede infectar, pero el mayor efecto que se espera de la vacuna es que la persona no desarrolle síntomas graves de la enfermedad o llegue a la muerte, y la probabilidad de que eso ocurra se incrementa en la medida que se completa el esquema de inmunización", prosiguió. "Aún no tenemos la respuesta total a esa pregunta", concedió.

De Abdala habló Sonia Resik Aguirre, jefa del Departamento de Virología del IPK, siempre reconociendo también que aún se encuentra en fase 3. Sin dar mayores detalles, mencionó que "se han realizado evaluaciones" y que existe "una correlación muy positiva entre los niveles de anticuerpos y la inhibición de estos anticuerpos a la unión con el receptor en los voluntarios".

Fue llamativo el hincapié que hizo Ileana Morales Suárez en el aspecto ético de los ensayos, algo que había sido cuestionado por diversos especialistas fuera de la Isla al dudar si existe un verdadero consentimiento informado y si se respeta el principio de voluntariedad. La funcionaria se refirió al "comité de ética centralizado" que han establecido tanto para Soberana 02 como para Abdala como "una forma novedosa, nueva, innovadora" (sic). Sin embargo, la presencia de un comité de ética es requisito obligado en cualquier estudio científico.

La funcionaria cerró el programa anunciando que "en próximos días se dará información sobre nuevos ensayos", sin detallar si se refería a los otros dos candidatos vacunales de los que hace meses que no habla la prensa oficial: Soberana 01 y Mambisa.

Cuando comenzaron los ensayos de la primera, llamada Soberana a secas, el pasado agosto, las autoridades aseguraron que estos finalizarían en enero de este año y sus resultados serían publicados hacia el 15 de febrero. No hay constancia de ninguno de los dos hechos.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 81