Conciertos, películas o museos sin salir de casa

Los artistas cubanos siguen la estela de colegas de todo el mundo organizando actividades 'online' para parar los contagios de coronavirus

Chucho Valdés toca el piano para sus seguidores en Facebook tras cancelar una presentación pública. (Facebook)
Chucho Valdés toca el piano para sus seguidores en Facebook tras cancelar una presentación pública. (Facebook)

El coronavirus está llegando a Cuba con retraso respecto a Europa y EE UU, pero con diez contagiados la preocupación empieza a crecer. El sector cultural es uno de los que más están sufriendo en todo el mundo, con las suspensión de eventos colectivos. Conciertos, estrenos, representaciones teatrales, museos... todas las piezas han ido cayendo a nivel internacional e incluso han llegado a Cuba que, a falta de medidas de mayor calado, sí ha cancelado actividades de ocio cultural hasta nuevo aviso.

Los artistas cubanos, como sus colegas de decenas de países, están sufriendo en su piel las consecuencias de la pandemia, pero han aprendido de estos que la música, el cine o cualquier otro arte pueden seguir adelante desde casa para aliviar la dureza de las medidas de aislamiento, algunas impuestas y otras, como en la isla, asumidas de manera individual como ejercicio de responsabilidad.

El camino en Latinoamérica lo marcaron de manera global el colombiano Juanes y el español Alejandro Sanz, que el pasado domingo ofrecieron un concierto desde la casa en Miami del madrileño que se difundió a través de su canal de Youtube

El camino en Latinoamérica lo marcaron de manera global el colombiano Juanes y el español Alejandro Sanz, que el pasado domingo ofrecieron un concierto desde la casa en Miami del madrileño que se difundió a través de su canal de Youtube.

Este martes, el pianista Chucho Valdés hizo lo propio en su página de facebook mediante una transmisión en vivo de un recital tras tener que anular sus citas internacionales.

"Hemos cancelado todas las giras que teníamos en la primavera que viene, y se me ocurre que podemos no desligarnos nunca gracias a la tecnología", dio a conocer el artista.

"Les voy a dedicar a ustedes un mini-recital con mucho cariño y amor, siempre con la esperanza que todo se va a normalizar, pero la conexión con la música y muchas cosas más se va a mantener, sobre todo el amor y la esperanza de que todo pasará, como pasan a veces las tormentas", agregó.

Con rostros tan populares arrancando este tipo de iniciativas, muchos se han inspirado para continuarlas y apuntarse a la petición global de quedarse en casa como método para reducir el brutal ritmo de contagios que muestra tener el coronavirus, muy superior al de otros similares que lo precedieron, como la gripe o el N1H1.

Un colectivo de cineastas ya ha puesto en marcha un proyecto al que han llamado Cine Cubano en Cuarentena y que ofrece en streaming algunos de los clásicos nacionales y muchos filmes independientes. Los creadores difundirán a través de su página de Facebook películas de su autoría que estaban en la plataforma de vídeo profesional Vimeo o algunos filmes libres de derechos.

"Ayudemos a que los espectadores descubran nuestros filmes en este período de reclusión y aislamiento. No importa el año de producción ni la duración del metraje ni el género ni el formato. ¡Comuníquese por privado!", anunciaron los promotores de la página.

En Instagram, un grupo de artistas se está organizando para para lanzar el festival Tunturuntu pa'tu casa, con la idea de concienciar sobre la importancia de la reclusión para controlar la expansión del Covid-19

A lo largo de estos días ya han empezado a compartir varios títulos, desde el clásico documental Coffea arabiga, de Nicolás Guillén Landrián; Reflexiones, de Yimit Ramírez y Laura Tariche y premio a la Mejor Animación en la 9ª edición de la Muestra Joven; ¿Qué remedio? La parranda, de Daniela Muñoz Barroso, que aborda el tema de la popular fiesta de Remedios; El proyecto, de Alejandro Alonso y Tierra roja, de Heidi Hassan. También el cineasta Fausto Canel compartió Desarraigo, su opera prima.

En Instagram, un grupo de artistas se está organizando para para lanzar el festival Tunturuntu pa'tu casa, con la idea de concienciar sobre la importancia de la reclusión para controlar la expansión del Covid-19.

"Queremos traer a casa de cada uno de ustedes los beneficios de la música y la cultura, en estas circunstancias", indica el comunicado, compartido por la actriz Alicia Hechavarría. Los conciertos se realizarán en vivo desde los perfiles de los artistas que propongan los participantes del festival. "Déjanos en los comentarios tus dudas y no olvides etiquetar a tu artista favorito para que se una a este festival", invitan los organizadores.

Otro que se ha sumado es el escritor Ariel Maceo, que iniciará junto a otros colegas un club de lectura a través de un grupo de WhatsApp. "Allí voy a subir audios con mis textos y los de otros autores que los lectores me pidan", cuenta el autor a 14ymedio.

Para pasar mejor el "retiro en este momento de contienda", el artista Reynier (Chino) Leyva Novo ha lanzado el proyecto Nice to meet you. Don't touch me. "Voy a diseñar de forma gratuita la tarjeta de presentación de todo el que quiera con la condición de no que no la imprima. Solo podrá ser compartida a través de las redes sociales", explica.

Otro músico que se sumó a la iniciativa virtual fue el trovador Ray Fernández que desde su página de Facebook anunció: ¡Voy en vivo desde la casa! Tuntun a domicilio *Sin censura*

Otro músico que se sumó a la iniciativa virtual fue el trovador Ray Fernández que desde su página de Facebook anunció: ¡Voy en vivo desde la casa! Tuntun a domicilio *Sin censura*.

En Italia o España, donde las cifras de propagación son elevadas desde hace días y las medidas de confinamiento se han impuesto hace más de una semana, este tipo de iniciativas se han multiplicado. No solo artistas sino cocineros que hacen recetas saludables, deportistas que organizan sesiones online contra el sedentarismo del aislamiento, cuentacuentos para niños sin clases... las actividades online empiezan a ser más de las que los afectados pueden asumir.

Pero las limitaciones de conectividad de la Isla abren un panorama incierto, sobre todo para los ancianos, primer grupo al que las autoridades de todo el mundo piden reclusión por su mayor riesgo de contagio y la letalidad de la enfermedad a partir de los 65, y que se arriesgan a una importante soledad sin el contacto con las personas queridas que facilita una tecnología cara y escasa en Cuba.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6