'Fresa y chocolate' fue la respuesta a 'Conducta impropia', según el cineasta Orlando Jiménez Leal

Este domingo se estrenó una versión restaurada del documental sobre las UMAP a partir de un master encontrado por su codirector, Orlando Jiménez Leal

El cineasta cubano Orlando Jiménez Leal, codirector del documental 'Conducta impropia'. (EFE)
El cineasta cubano Orlando Jiménez Leal, codirector del documental 'Conducta impropia'. (EFE)

(EFE).- Conducta impropia, el conocido documental que en 1984 sacó a la luz los campos de concentración adonde el castrismo envío homosexuales, disidentes y religiosos, estrenó este domingo en Miami una versión restaurada a partir de un máster que encontró en su oficina el codirector de la cinta, Orlando Jiménez Leal.

"Se reestructuró, se le cambiaron los títulos, se le arreglaron los colores; es una versión más corta la de ahora pues se suprimieron unos veinte minutos. La dejamos en una hora y media pero sigue siendo un largometraje", dice Jiménez Leal en una entrevista con Efe.

"Un cineasta amigo, Eliecer Jiménez, y yo descubrimos un máster que había aquí en mi oficina en buenas condiciones; vimos que (el descubrimiento) coincidía con el 35 aniversario y decidimos hacer una versión restaurada de la película", detalla el cineasta cubano de 77 años, de los cuales, apuntó, lleva 57 exiliado".

Producido por la televisión francesa y con entrevistados excepcionales, como los escritores Reinaldo Arenas, Heberto Padilla y Guillermo Cabrera Infante, Conducta impropia reconstruyó a partir de testimonios un capítulo de la Revolución cubana "oscuro" durante muchos años, las denominadas Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP).

"El documental tuvo un impacto muy grande. Se trata de una cosa brutal, de la creación de campos de concentración en el trópico, lo único que no gaseaban a los prisioneros, pero eran campos de concentración por donde pasaron miles de personas y los llevaban a trabajos forzados", recuerda Jiménez Leal, codirector de la cinta junto al hispano-cubano Néstor Almendros (Barcelona, 1930-Nueva York, 1992).

De acuerdo con Jiménez Leal, que vive actualmente en Miami, se trataba de "gente totalmente inocente, no solo homosexuales, sino también disidentes, Testigos de Jehová, escritores. Ahí estuvieron Pablo Milanés y el cardenal (Jaime) Ortega Alamino (exarzobispo de La Habana)".

"Conducta impropia" se rodó en 1984, cuatro años después del éxodo marítimo de Mariel, donde también fueron expulsados homosexuales y "antisociales", y en poco tiempo se exiliaron de la Isla unas 10.000 personas.

Jiménez Leal recapitula el impacto que tuvo a nivel mundial el largometraje, en el que intelectuales de la talla de la estadounidense Susan Sontag y el escritor español Juan Goytisolo denuncian al Gobierno castrista, curiosamente hablando los dos en francés.

"A partir de Conducta impropia ellos (el castrismo) recibieron una condena brutal de parte de la gente que le dolía más, que es la izquierda, sobre todo europea. La película fue producida por la televisión francesa durante el gobierno de (François) Mitterrand, que era un Gobierno de izquierda y amigo de Castro, y sacó a (el disidente Armando) Valladares de Cuba", recuerda el director.

"Aquello los descolocó, de tal manera que no sabían cómo lidiar con eso", dice Jiménez Leal.

El cineasta, que también en 1984 estrenó el documental La otra Cuba, cree que la famosa película Fresa y chocolate, estrenada una década más tarde, fue una respuesta a Conducta impropia.

"Todos los puntos que se tratan en Conducta impropia se tratan también en Fresa y chocolate para justificar aquella barbarie de una manera amable, edulcorada. Un amigo mío le llamó (a la película de Tomás Gutiérrez Alea) Chocolate impropio", dice Jiménez Leal.

La versión restaurada que se estrenó ayer en el Coral Gables Art Cinema mantiene las entrevistas realizadas en diferentes ciudades del mundo (Miami, Nueva York, París) y ofrece junto con la denuncia un recuerdo a grandes intelectuales.

Un Reinaldo Arenas joven y elocuente narra cómo el castrismo lo persiguió y encarceló. "Cuando salgo de la prisión es cuando más conocido soy en el extranjero, pero en Cuba era como un personaje de Orwell, un non-persona", afirma el autor de Antes que anochezca.

Conducta impropia, sin embargo, parte de un proyecto de película de ficción inspirada en diez bailarines del Ballet Nacional de Cuba que desertaron durante una gira en París, indicó Jiménez Leal.

Un Reinaldo Arenas joven y elocuente narra cómo el castrismo lo persiguió y encarceló. "Cuando salgo de la prisión es cuando más conocido soy en el extranjero, pero en Cuba era como un personaje de Orwell, un non-persona"

"Néstor y yo pensábamos hacer una comedia ácida a lo Ninotchka, esa película fabulosa que hizo (Ernst) Lubitsch. Empezamos a hacer entrevistas a esta gente, primero a los diez bailarines y a la gente que los había ayudado. Nos impactaron tanto las entrevistas que decidimos hacer un documental mientras se confeccionaba el guión", reveló.

Pero la película de ficción nunca se hizo y el documental, dice el director, "tomó vida propia".

Coautor junto con Alberto Sabá Cabrera Infante (1933-2002) del cortometraje PM (1961), el primer documental censurado por el castrismo y que exhibía "ingenuamente" cómo era La Habana de noche, Jiménez Leal afirma que "Cuba no existe".

"Recuerdo una frase de (Vladimir) Nabókov, a quien le preguntaron si extrañaba a Rusia, y dijo que Rusia no existe en su vida, que eso fue un sueño que tuvo", zanjó el realizador.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 36