El ICAIC restaura la obra de un cineasta al que censuró y condenó al exilio

Al frente del proyecto está Ernesto Daranas, que recuperará la filmografía de Nicolás Guillén Landrián

Nicolás Guillén Landrián falleció en 2003. Meses antes, la Muestra de Jóvenes Realizadores le había realizado un homenaje. (panoramas.pitt.edu)
Nicolás Guillén Landrián falleció en 2003. Meses antes, la Muestra de Jóvenes Realizadores le había realizado un homenaje. (panoramas.pitt.edu)

La filmografía del documentalista cubano Nicolás Guillén Landrián, fallecido en Miami en 2003, donde vivía exiliado, está siendo restaurada por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).

El cineasta Ernesto Daranas está al frente del proceso, según el portal oficial Cubacine, e incluirá a todo el patrimonio que conserva el Instituto sobre el director de documentales tan polémicos como En un barrio viejo (1963), Ociel del Toa (1965), Reportaje (1966) y Coffea Arábiga (1968).

Daranas destacó que el proyecto cuenta con el apoyo de la viuda de Landrián, Gretel Alonso, y de Livio Delgado, fotógrafo de varios de sus documentales más importantes.

El trabajo pasa por limpiar, en primer lugar, los rollos de celuloide para luego escanearlos en 4K y crear un clon digital lo más parecido posible a la obra original.

Aunque, según comentó Daranas, la restauración permitirá el necesario acercamiento a la obra del cineasta "para poder apreciarla tal y como él la concibió", lo cierto es que la filmografía de Guillén Landrián estuvo censurada durante años por la industria cinematográfica cubana. Su epistolario así lo recoge: "Fui humillado y proscrito durante toda mi permanencia en el ICAIC y censuraron mi cine".

Fue un creador marginado por los funcionarios y especialistas y sus documentales, desconocidos por el público, solo fueron proyectados en las pantallas del país unos meses antes de su muerte

Fue un creador marginado por los funcionarios y especialistas y sus documentales, desconocidos por el público, solo fueron proyectados en las pantallas del país unos meses antes de su muerte cuando el equipo coordinador de la Muestra de Jóvenes Realizadores preparó un homenaje en el que se estrenaron la mayoría de sus títulos.

La situación actual por el rebrote del coronavirus en La Habana ha afectado el proceso de búsqueda de algunos filmes de Guillén Landrián, pero los restauradores están recopilando todo el material bibliográfico que permita comprender las creaciones del camagüeyano, nacido en 1938 y que también se dedicó a la pintura.

Guillén Landrián fue expulsado en 1973 del ICAIC y en 1989 llegó a Estados Unidos como exiliado político. Gretel Alonso, que emigró con él, contó a La Fuga: "Los años 80 fueron una década particularmente miserable. Nicolás sabía que no había retorno al cine, sino una lucha por la sobrevivencia y una persecución constante. Así fueron los 80, poco alimento, acusaciones vagas de 'peligrosidad', visitas policíacas constantes".

Alonso también comentó que algunos filmes que no aparecen, como El morro (1963), Congos reales (1962), Rita (1965) y El son (1972), continúan perdidos. "No aparecen, de modo que no podemos decir nada de ellos. Cada uno de los documentales que he estudiado tiene su propia importancia antropológica, sociológica, estética; su belleza inmanente y la memoria de Nicolás".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9