El cineasta francés Jean-Luc Godard, padre de la 'Nouvelle Vague', optó por el suicidio asistido para morir

El creador no fue sencillo de seguir para el público, a excepción de su mítica 'À bout de souffle', pero la crítica lo mantuvo siempre entre sus favoritos

Jean-Luc Godard, fallecido a los 91 años, en una imagen de archivo tomada en Suiza en 2002.
Jean-Luc Godard, fallecido a los 91 años, en una imagen de archivo tomada en Suiza en 2002.

(EFE).- El cineasta franco-suizo Jean-Luc Godard, uno de los padres de la Nouvelle Vague, murió este martes a los 91 años, anunció el diario Libération, que cita fuentes de sus allegados.

La información no divulgó inicialmente las causas del fallecimiento, pero posteriormente se ha conocido que el artista recurrió al suicidio asistido, una figura legal vigente en Suiza –donde residía– y a la que en varioas ocasiones había hecho referencia.

Su esposa Anne-Marie Miéville y sus productores dijeron al diario francés que el cineasta "ha muerto en paz en su casa, rodeado de sus seres queridos", en Rolle, a orillas del lago de Ginebra. "No estaba enfermo, simplemente estaba agotado", precisó un familiar a Libération–, así que tomó la decisión de poner fin. Fue su decisión y para él era importante que se supiera".

Forjado primero en la teoría y la crítica, Godard escribió, dirigió y supervisó el montaje de la mayoría de sus 131 películas (que incluyen un buen número de documentales y cortos), e incluso apareció en muchas de ellas con pequeños papeles y cameos.

Nacido en 1930 en París en una familia francosuiza, vivió entre los dos países durante su infancia y adolescencia hasta que a los 19 años comenzó a estudiar Antropología en la Sorbona parisina.

Pronto desarrolló una intensa pasión por el cine y comenzó a colaborar en cineclubes y en pequeñas publicaciones del Barrio Latino y logró escribir para la nueva 'Cahiers du Cinéma'

Sin embargo, pronto desarrolló una intensa pasión por el cine y comenzó a colaborar en cineclubes y en pequeñas publicaciones del Barrio Latino y logró escribir para la nueva -después convertida en la imprescindible- Cahiers du Cinéma.

En esa revista coincidió con otros aspirantes a cineastas que, por el momento, ejercían de críticos y teóricos, como François Truffaut, Claude Chabrol o Éric Rohmer, y que también acabarían consagrándose.

Su estreno con los largometrajes no pudo ser más rompedor, con la mítica À bout de souffle (Al final de la escapada, 1960), una cinta que ha pasado a los anales del cine por su muy personal montaje, que le confiere un ritmo especial.

La historia de amor parisina entre un delincuente provinciano de poca monta (Jean-Paul Belmondo) y una joven estadounidense (Jean Seberg), una relación que se dirige inevitablemente hacia la tragedia, fue, junto con Les Quatre Cents Coups (Los cuatrocientos golpes) de Truffaut, la punta de lanza de la Nouvelle Vague, la nueva ola que empezó barriendo el cine francés y luego el mundial.

La cinta ganó numerosos premios nacionales e internacionales y lanzó a la fama a su autor.

Sin embargo, Godard no pudo mantener el nivel en sus películas siguientes, que no fueron muy apreciadas por la crítica o el público, aunque por ejemplo Une femme est une femme (Una mujer es una mujer, 1961) ganó premios destacados.

Su resurrección llegó en 1965 con dos títulos: Alphaville (Lemmy contra Alphaville), una inquietante película de ciencia ficción en el París de la época y Pierrot le fou (Pierrot, el loco), de nuevo con Jean-Paul Belmondo.

Disgustado por la pervivencia de la censura en Francia y muy influido por el proceso que llevó al mayo del 68, Godard fue avanzando hacia un cine muy politizado

Disgustado por la pervivencia de la censura en Francia y muy influido por el proceso que llevó al mayo del 68, Godard fue avanzando hacia un cine muy politizado, con películas a veces con pocas ambiciones comerciales como La Chinoise (1967), sobre un grupo de jóvenes maoístas.

Durante las protestas estudiantiles parisinas que culminaron en el mayo de 1968 participó junto con otros cineastas en el proceso de elaboración de películas cortas ("cinepanfletos") sobre el desarrollo del movimiento.

Y de ahí pasó a colaborar con su amigo Jean-Pierre Gorin en películas eminentemente políticas, de escasa repercusión comercial, firmadas por el "grupo Dziga Vertov", llamado así en homenaje al teórico y realizador vanguardista soviético.

Tras poner fin a esa fase en 1973, se mudó a Grenoble y pasó a experimentar con películas rodadas en vídeo, aunque después pasadas al celuloide e incluso realizó una serie de telefilmes para el canal público FR3.

Su retorno al cine para el gran público llegó en 1980 con Sauve qui peut (la vie) (Que Se Salve Quien Pueda - La Vida) y, sobre todo, en 1983 con Prénom, Carmen (Nombre: Carmen), una revisión moderna del mito de Mérimée que le valió el León de Oro en Venecia.

Después llegó Je vous salue, Marie (Yo te saludo, María, 1985), que generó protestas y amenazas entre los ultracatólicos por lo que se consideraron una ofensa por su reinterpretación de la figura de la virgen María.

Le siguieron obras como Nouvelle vague (Nueva Ola, 1990) con Alain Delon, o Hélas pour moi, con Gérard Depardieu, y en las últimas décadas se centró en cortometrajes y documentales, entre los que destacó The Image Book (El libro de imágenes, 2018), un filme experimental sobre el mundo árabe.

El Festival de Cannes de ese año le otorgó una Palma de Oro especial por esa cinta y por el conjunto de su carrera.

"El lenguaje es algo que no se dice, que puede mostrarse parcialmente y hacerse oír. Técnicamente, el cine puede hacerlo"

En una entrevista con la publicación Cahiers du Cinéma en 2019, centrada en The Image Book, Godard habla sobre cómo el lenguaje de las imágenes (por ejemplo el del cine mudo) puede transmitir mejor que la palabra hablada, un concepto que marcó su cine: "El lenguaje es algo que no se dice, que puede mostrarse parcialmente y hacerse oír. Técnicamente, el cine puede hacerlo".

Su carrera fue también clave en su vida privada. Se casó con dos de sus actrices, Anna Karina y Anne Wiazemsky, y también fue pareja de Anne-Marie Miéville, realizadora, guionista y actriz suiza con la que también colaboró en varios de sus últimos proyectos. De hecho, Godard fue actor en dos cintas de Miéville.

A pesar de que sus giros experimentales, políticos y teóricos no siempre fueron fáciles de seguir, Jean-Luc Godard fue siempre un favorito de la crítica y los festivales debido al trabajo casi de orfebrería que imprimía a su obra.

Así, acumula un Oso de Oro y dos de Plata de la Berlinale; una Palma de Oro especial y un Premio del Jurado en Cannes, dos Leones de Oro (uno de ellos al conjunto de su carrera) y un premio especial del jurado en Venecia, dos César de honor franceses y un Oscar honorario.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4