El Museo del Prado en Santiago de Cuba

De las 16 obras prestadas en 1894 por España, 12 siguen en la Isla y 4 podrían estar en EE UU

Paisaje con un río (de Matías Jimeno) es una de las 16 obras que el Museo del Prado de Madrid hizo llegar a Cuba cuando la Isla formaba parte del Imperio español
'Paisaje con un río' (de Matías Jimeno) es una de las 16 obras que el Museo del Prado de Madrid hizo llegar a Cuba cuando la Isla formaba parte del Imperio español.

Paisaje con un río (de Matías Jimeno) es una de las 16 obras que el Museo del Prado de Madrid hizo llegar a Cuba cuando la Isla formaba parte del Imperio español y que nunca regresaron. El envío lo logró Manuel Crespo Quintana, diputado en las Cortes por Cuba, quien en 1893 hizo una solicitud en nombre de la Diputación de Santiago para que se decorase la Biblioteca Pública con algunos lienzos de los que la pinacoteca estaba repleta. La práctica fue habitual en aquellos años y se conoció como "El Prado disperso".

La reina regente Maria Cristina accedió entonces a la petición y cedió las pinturas, como consta en los archivos del museo, "en calidad de depósito, y con destino a la Diputación Provincial de Santiago de Cuba, de los cuadros que figuran en la adjunta relación".

Los cuadros, que fueron seleccionados por el entonces director de la pinacoteca, Federico de Madrazo y Küntz, incluían paisajes, retratos y obras de temática alegórica y mitológica. Su llegada a la Isla se produjo justo un año antes del Grito de Baire y el inicio de la Guerra de Independencia.

La llegada de los cuadros a la Isla se produjo justo un año antes del Grito de Baire y el inicio de la Guerra de Independencia

El blog InvestigArt aborda esta historia y se pregunta qué ha ocurrido con aquellos cuadros, propiedad del Estado español, que se cedieron como depósito pero nunca regresaron. Doce de ellos, según la web, se encuentran en el Museo Provincial Emilio Bacardí Moreau de Santiago de Cuba y en ellos se indica claramente su procedencia. Además de los tres paisajes de Matías Jimeno (escuela flamenca) viajaron obras como David con la cabeza de Golia t  (escuela italiana), los retratos de Amadeo I, Margarita de Austria y María Josefa Amalia de Sajonia (considerado una rareza por las escasas pinturas de la soberana que se conservan), Las cuatro estaciones, (Primavera, Verano, Otoño e Invierno) de José de Madrazo, y el Asunto mitológico llamado actualmente Arco Iris.

Lo que sucedió con las cuatro restantes obras es ahora un misterio. Se trata de un retrato de Isabel de Borbón y otro de Fernando VII, El sueño de Diana y Paisaje con figuras. La posibilidad que se maneja en InvestigArt es que fueron requisadas por EE UU acogiéndose a la renuncia que hizo España en el Tratado de París a los bienes que eran de dominio público y correspondían a la Corona. Sin embargo, se ignora dónde están y se sospecha que terminaron en manos privadas.

Si España podría o no recuperar los cuadros que permanecen en Cuba (y cuya cesión del Prado se reconoce) es una duda que tendría que resolver el derecho. Pero un siglo después no parece que las instituciones culturales españolas las hayan reclamado ni que esta historia sea conocida más allá de en los círculos especializados.

________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez   haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0