El 'hombre nuevo' recorre La Habana en patineta

'Havana skate days' retrata la nueva generación de adolescentes y jóvenes cubanos que viven en un país al margen de los dogmas oficiales

Yojany Pérez, Mamerto, tiene trenzas estilo afro, usa piercing y le gusta el deporte extremo. Se cuelga a decenas de metros para arreglar aparatos de aire acondicionado. Trabaja por cuenta propia como dulcero y hace las entregas a toda velocidad con su patineta y un pulover con la palabra libertad en La Habana.

Mamerto, de 28 años, es protagonista de Havana skate days, un largometraje que retrata la nueva generación de adolescentes y jóvenes cubanos que viven en un país al margen de los dogmas oficiales.

"Cuando patino es como si escapara de los problemas, de la sociedad, de todo esto", dice Pérez. Hacer skate lo mantiene estable, "sin perder la cordura". A lo largo de los tres años que retrata el documental, Mamerto ve emigrar hacia Estados Unidos a Fernando, Raciel y Yoan, sus compañeros de carreras. "Te vas quedando solo pal' carajo", lamenta.

Kristofer Ríos, director del documental junto a Julian Moura-Busquets, escoge como escenario el impacto del deshielo en las relaciones entre Washington y La Habana el 17 de diciembre de 2014, y la muerte del exgobernante cubano Fidel Castro en 2016.

Los jóvenes que aparecen en el largometraje denuncian la ausencia de cambios reales en el país para las nuevas generaciones, como la falta de interés por parte del Instituto Cubano de Deportes

Los jóvenes que aparecen en el largometraje denuncian la ausencia de cambios reales en el país para las nuevas generaciones, como la falta de interés por parte del Instituto Cubano de Deportes (Inder) a la hora de fijarse en los skaters de la Isla.

El skate comenzó a ser considerado deporte olímpico en 2016 y se espera que compita por primera vez en los Juegos de Tokio de 2020. Los skaters se quejan de que el Gobierno promociona otros deportes como el boxeo o el béisbol, pero que el skate no tiene apoyo oficial.

En la cinta, de 85 minutos, se recoge la frustración de algunas organizaciones en Estados Unidos que tenían como propósito construir sitios para el desarrollo del skate en Cuba pero cuyas buenas intenciones quedaron truncadas por las trabas burocráticas.

"Ustedes conocen la Ley de Ajuste Cubano, los problemas políticos que existen con el Gobierno de Estados Unidos, sobre todo entre la comunidad de Miami y su gran fuerza por el bloqueo", responde Fidel Bonilla, representante del Inder, cuando un norteamericano le propone construir un skatepark en La Habana.

René González, uno de los cinco espías encarcelados en EE UU y declarado héroe nacional por el Parlamento, presidió el Festival sobre Ruedas demostrando que la politización alcanza incluso al primer paso dado para consolidar un movimiento de skate nacional.

El documental también destaca el trabajo discreto de agrupaciones como Amigo Skate, una asociación estadounidense que lleva decenas de tablas de skate a la Isla cada año

El documental también destaca el trabajo discreto de agrupaciones como Amigo Skate, una asociación estadounidense que lleva decenas de tablas de skate a la Isla cada año, muchas veces, de manera clandestina, para apoyar el movimiento local. En Cuba no existen tiendas para comprar patinetas ni implementos deportivos de skateboarding.

"Nosotros hacemos las competiciones sin permiso y entramos las cosas escondidos, como si fuéramos mulas", dice Rene Lencour, fundador de Amigo Skate, quien reside en Estados Unidos. Lencour cree que no se trata "de algo justo", aunque se siente feliz de ver la interacción que se logra entre los skatistas cubanos.

En febrero de este año René Lecour y un grupo de patinadores crearon, con sus propios recursos, rampas para la práctica del skateboarding en un viejo edificio de Ciudad Libertad, una antigua base militar convertida en escuela.

La juventud califica de "abuelitos" a los dirigentes del país y afirma sin temor frente a las cámaras que el sistema "ya no los representa".

El documental recoge la marcha de las antorchas, una manifestación de miles de estudiantes que conmemoran el natalicio de José Martí encabezados por Raúl Castro y Nicolás Maduro. "¿Y ustedes por qué vienen?", pregunta el documentalista. "Yo vengo por las jevas (chicas). Hay una pila (un montón) de jevas", contesta sin pensarlo dos veces un joven skater. "Todo esto es ficticio, como en los documentales de Corea del Norte", agrega.

A pesar de los obstáculos sigue soñando con un futuro para la práctica del skate en la Isla y ha creado un taller para elaborar tablas nacionales y hacer crecer el movimiento

Estos jóvenes que construyen sus propias tablas con muy pocos recursos tienen algo del espíritu de ese hombre nuevo sobre el que Ernesto Guevara y Fidel Castro teorizaron, un sujeto capaz de anteponer los intereses de su grupo a los personales, generoso y abnegado.

"Cada derrota es una enseñanza más, un golpe de la vida", dice Yojany Pérez, que si en algo tiene experiencia es en golpearse intentando hacer las piruetas más inimaginables.

A pesar de los obstáculos sigue soñando con un futuro para la práctica del skate en la Isla y ha creado un taller para elaborar tablas nacionales y hacer crecer el movimiento. "Si tú de verdad quieres hacer algo en tu país, tienes que luchar. Si el Gobierno nos dice: esto no puedes hacerlo porque no es un deporte cubano, nosotros mismos debemos poder sustentarnos".

__________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8