Un patrullero de EE UU recogió a los 22 cubanos que robaron una lancha en Mariel

"Los van a virar en cualquier momento", dice un cubano que los vio y fue repatriado

Las autoridades de Belice detienen a 27 cubanos, incluyendo tres niños y una mujer embarazada

El 'Confidence' es un “barco madre” que patrulla la costa de Cayo Hueso y que, “hasta que no lo llenen de cubanos”, no viaja a la Isla para entregarlos. (CC)
El 'Confidence' es un “barco madre” que patrulla la costa de Cayo Hueso y que, “hasta que no lo llenen de cubanos”, no viaja a la Isla para entregarlos. (CC)

Los cubanos que robaron una lancha del puerto de Mariel el pasado viernes 23 de septiembre se encuentran bajo custodia de la Guardia Costera de EE UU, a bordo del barco Confidence. Así lo confirmó este miércoles el gabinete del congresista estadounidense Mario Díaz-Balart en un mensaje a la familia de una de los tripulantes, Mía Lovaina Graverán.

De acuerdo con la carta, publicada por el periodista Mario Vallejo, Lovaina y el resto de los tripulantes se encuentran "a salvo" y han sido transferidos a un patrullero, donde están siendo entrevistados por agentes de Inmigración. Se trata de "procedimientos operativos estándar" que determinarán si los tripulantes de la lancha pueden optar por el asilo político.

Vallejo publicó también la grabación de una llamada telefónica en Cuba entre la madre de otra de las tripulantes y un hombre que coincidió con ellos en el Confidence antes de ser deportado a la Isla el pasado sábado.

Según la llamada, las autoridades que trasladaron a un grupo de balseros de vuelta a Mariel, entre los cuales se incluía el interlocutor de la familia, remolcaron también la lancha robada el 23 de septiembre y la devolvieron a las autoridades cubanas.

Los tripulantes, 22 según la llamada, están siendo investigados y se encuentran "bien de salud, en perfecto estado", informó el balsero repatriado. Entre los que han solicitado asilo político, asegura, están el piloto de la embarcación y el yerno de su interlocutora. Sin embargo, es poco probable que se les conceda la protección internacional.

Entre los que han solicitado asilo político, asegura, están el piloto de la embarcación y el yerno de su interlocutora. Sin embargo, es poco probable que se les conceda la protección internacional

"Los van a virar en cualquier momento", agregó, y precisó que los detenidos no tienen permitido comunicarse con el exterior, ni siquiera con sus familiares en EE UU. De momento permanecen en el Confidence, bien alimentados, con agua y atención médica, y en espera de que se dilucide su situación.

Entre los pasajeros hay una embarazada, nuera de la mujer que participa en la llamada, que está siendo debidamente atendida, al igual que los menores de edad que formaban parte del grupo. Añadió el testigo que el Confidence es un "barco madre" que patrulla la costa de Cayo Hueso y que, "hasta que no lo llenen de cubanos", no viaja a la Isla para entregarlos.

La información de esta llamada complementa las declaraciones ofrecidas este miércoles por Daniel Calvo, cubano residente en Miami y familiar de varios de los pasajeros. Calvo expuso al periodista Mario J. Pentón que su hermano Evelio, que trabajaba como mecánico de barcos en la base de prácticos de Mariel, lo llamó la noche anterior al robo de la lancha para pedirle que estuviera atento a las noticias al día siguiente.

Calvo informa de que ha estado al tanto de los rumores que rodean al robo, en particular a los "sembrados" por la Seguridad del Estado. Entre ellos, supone, se ha llegado a comentar que esa noche salió otra embarcación, tripulada por pescadores y sus familias, rumbo al norte, y que a algunas millas de la costa se produjo un trasbordo, y la lancha robada fue dejada atrás.

Otro rumor notificado por Calvo indica que la embarcación activó una alarma y que de inmediato fue perseguida por los guardacostas cubanos, aunque pudo llegar a la costa de EE UU

Otro rumor notificado por Calvo indica que la embarcación activó una alarma y que de inmediato fue perseguida por los guardacostas cubanos, aunque pudo llegar a la costa de EE UU.

En el barco iban los sobrinos de Calvo, una niña de 11 años y un joven de 18. Además, en el grupo iba una embarazada y otra niña pequeña, de cinco años.

"No sé qué ocurrió realmente", reconoce Calvo, quien desde Houston, en el estado de Texas, ha contactado a varios políticos, incluyendo al congresista Marco Rubio y al propio Díaz-Balart, para lograr que el Gobierno de EE UU intervenga directamente en la protección legal los tripulantes.

"Que los salven, que los rescaten", pidió Calvo, quien también aspira a una movilización de familiares, prensa independiente y emigrados cubanos, que haga causa común para que el Gobierno de la Isla "no se salga con la suya".

En una conversación previa con Pentón, el hombre había denunciado que ni el régimen cubano había ofrecido una versión oficial de los hechos ni los guardacostas de EE UU habían atendido su petición de información.

Las familias de los tripulantes están preocupadas por el antecedente del secuestro, el 11 de abril de 2003, de la lancha Baraguá, que conectaba La Habana Vieja con el pueblo de Regla a través de la bahía

Las familias de los tripulantes están preocupadas por el antecedente del secuestro, el 11 de abril de 2003, de la lancha Baraguá, que conectaba La Habana Vieja con el pueblo de Regla a través de la bahía. En aquella ocasión, tres hombres fueron fusilados bajo el cargo de terrorismo, y otros siete acabaron en prisión.

En el momento en que Cuba atraviesa una oleada migratoria sin precedentes, tanto por la vía legal como por la ilícita, el Gobierno podría convertir el castigo a los 14 tripulantes de la lancha robada en Mariel en un escarmiento colectivo.

La tragedia de la migración cubana por mar es paralela a la que ocurre por tierra. Las autoridades de Belice detuvieron este miércoles a 27 cubanos, entre quienes se encuentran tres niños y una mujer embarazada, y los entregaron a las autoridades migratorias.

Según informaciones de Mario Vallejo, este grupo habría ingresado ilegalmente por la frontera occidental con Guatemala. Dependiendo de las circunstancias, la Ley de Migración de Belice castiga con cinco años de cárcel y multas de hasta 2.500 dólares a los extranjeros que ingresen de manera ilegal al país. Este sería el segundo grupo detenido en este mes.

En abril, el Gobierno de Belice expuso su preocupación por el aumento de ingresos ilegales de cubanos, una situación que se dio tras la reapertura de las fronteras terrestres en febrero. "Estos ciudadanos cubanos están utilizando el Programa de Refugiados para evitar la repatriación y están siendo entregados a [la ONG] Help for Progress", advirtió el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Exterior e Inmigración en un comunicado.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17