Un capitán perdido en la Copa Oro

La Federación de Fútbol sigue sin reformar lo necesario para salvar este deporte, porque en realidad no determina nada

Raúl Mederos, seleccionador del equipo cubano de fútbol, en la rueda de prensa tras el juego con Martinica. (El Universal)
Raúl Mederos, seleccionador del equipo cubano de fútbol, en la rueda de prensa tras el juego con Martinica. (El Universal)

La noticia corrió velozmente por la prensa internacional. El capitán del equipo cubano de fútbol, Yasmani López, había abandonado la delegación en la Copa Oro de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (CONCACAF) en EE UU. Algún medio lo llamó "el primero de los futbolistas cubanos que se fuga" en este evento, como si otros pudiesen seguirlo.

Igual que tantas veces, la jefatura del equipo demoró en hacer declaraciones, aguardando instrucciones de La Habana, que a su vez esperaba medir la repercusión del suceso. Por fin, el director de la selección, Raúl Mederos, reconoció el hecho, que ocurrió después del primer partido contra México.

Igual que tantas veces, la jefatura del equipo demoró en hacer declaraciones, aguardando instrucciones de La Habana, que a su vez esperaba medir la repercusión del suceso

"El equipo, como por todos es sabido, no llegó a la Copa Oro con la delegación completa", dijo Mederos, "y efectivamente abandonó la concentración el sábado por la noche el zaguero número cuatro. Es una decisión de él. Ninguno de los compañeros, somos 30, tenemos que ver con eso", puntualizó en conferencia de prensa antes del segundo juego, ante Martinica.

La curiosa declaración deja ver el temor de que en La Habana quieran buscar a supuestos cómplices del "desertor" y, además, revela que un tercio del grupo estaba integrado por "no atletas", algo habitual en estas delegaciones, que acuden a citas internacionales bien escoltados para evitar "fugas".

El "zaguero número cuatro" al que aludía Mederos es el capitán y defensor de 31 años que había debutado con el conjunto nacional en la Copa Oro de 2013 y desde entonces se había convertido en pieza importante de la escuadra. "Solo venimos al terreno a dar lo que tenemos, entregando el corazón", fueron sus últimas palabras, antes de dejar la selección.

La repercusión mediática y el desvelo de la dirección del equipo son lógicas. Es tradicional ya que en topes de la CONCACAF nuestros futbolistas aprovechen para pedir asilo en EE UU, como hicieron el noviembre pasado 12 miembros de la selección sub-20 en la Florida.

Solo en las últimas seis ediciones de la Copa Oro han abandonado el equipo 11 atletas, sin hablar de otros eventos futbolísticos en otros lugares. Algunos continúan practicando el deporte y han tenido éxito. Otros no. Pero nada indica que esa sangría vaya a detenerse.

Solo en las últimas seis ediciones de la Copa Oro han abandonado el equipo 11 atletas, sin hablar de otros eventos futbolísticos en otros lugares

Esta XV Copa Oro se celebra (al mismo tiempo que el otro principal torneo en el continente, la Copa América) del 15 de junio al 7 julio, y participan 16 selecciones. Cuba participó antes en cinco ocasiones, empezando en 1998 y, por última vez, en 2007, pero únicamente en 2003 avanzó a la segunda ronda. Ahora competía en el grupo A con México, Canadá y Martinica.

Ya la Isla había perdido al anterior capitán, el mediocampista Yordan Santa Cruz, de 25 años, a quien se le negó la visa por motivos no confirmados. Según unos, por una alteración del orden público en Jamaica en 2015. Según otros, por una acusación no demostrada de violación en Estados Unidos. Santa Cruz está contratado en el Jarabacoa FC de Dominicana e hizo el gol que le dio el pase a Cuba para este torneo.

Cuando comenzó la Copa, los muchachos de Mederos parecían el conjunto más débil de la justa. Su debut el sábado 15 frente a México, que los masacró 7-0, confirmó con creces todo temor, aparte de que sea cierto que los cubanos han tenido problemas con la llegada a tiempo y hasta con el uniforme.

El miércoles 19, perdido ya el segundo capitán, Cuba cayó también en el segundo juego, 3-0, ante Martinica, que había sido goleada 4-0 por Canadá. De esa manera, sin haber marcado un solo gol, los cubanos quedaban eliminados ya en la fase de grupo, cumpliendo la mayor parte de los pronósticos.

Si unos creen que este puede ser un golpe insuperable para la nueva generación de futbolistas que no acaba de ver el sol, otros consideran que este desastre puede encender las alarmas y llamar la atención sobre una disciplina muy marginada a pesar de la enorme y creciente popularidad que tiene el balompié en nuestro país.

Las críticas sobre esta actuación, una de las peores en los últimos 20 años, comienzan por la mala selección de los jugadores a partir del reciente Campeonato Nacional y por el mal manejo de la alineación, pero sobre todo en el pésimo trabajo de la Federación de Fútbol, que mantiene en lamentables condiciones los terrenos de juego y se niega a considerar la inclusión de atletas que están por su cuenta en ligas foráneas.

Al final, la culpa termina siempre apuntando hacia esa zona oscura desde donde bajan las instrucciones para las autoridades deportivas, que, en definitiva, no importa si tienen o no intenciones de realizar las reformas imprescindibles para salvar el deporte, porque ellas no determinan nada.

_________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11