El Gobierno cubano lamenta su poco éxito en atraer inversiones extranjeras

En los dos últimos años se aprobaron solo 47 negocios, de los que apenas 25 se han constituido

Hotel que construye Gaesa en la esquina de la 3ª avenida con la calle 70, en el municipio de Playa, en La Habana. (14ymedio)
Hotel que construye Gaesa en la esquina de la 3ª avenida con la calle 70, en el municipio de Playa, en La Habana. (14ymedio)

Marcados por el covid-19, los dos últimos años fueron catastróficos para la inversión extranjera, según el ministro del ramo, Rodrigo Malmierca Díaz, que admitió que en ese plazo se han aprobado solo 47 negocios, de los que apenas 25 se han constituido.

No había sorpresas en su comparecencia de este lunes ante los diputados, pues el discurso se despegó poco del que ofreció el pasado mes ante el Consejo de Ministros, cuando dijo: "Los resultados en la inversión extranjera están muy por debajo de las necesidades del país". Este lunes volvió a reconocer que "a pesar de las acciones desarrolladas, no se han logrado los resultados deseados" y dio las cifras que lo avalan.

En siete años desde que se aprobó la Ley de Inversión Extranjera fueron autorizados 285 negocios de los que 49 están en la Zona Especial de Desarrollo Mariel y 29 son reinversiones. De un total de 302 empresas con capital foráneo, 104 son mixtas, 54 únicamente extranjero y 144 contratos de asociación económica internacional, relacionados con los sectores del turismo, alimentos, energía e industria ligera.

Malmierca no dudó en sacar el viejo comodín del 'bloqueo' para justificar la situación, aunque también usó el nuevo, la pandemia. Sin embargo, también reconoció errores propios

Malmierca no dudó en sacar el viejo comodín del bloqueo para justificar la situación, aunque también usó el nuevo, la pandemia. Sin embargo, también reconoció errores propios, algo más inusual entre las autoridades nacionales. Así, señaló que ha habido errores en la concepción de los proyectos, escasa preparación de las oportunidades y una promoción poco intencionada y efectiva. Hasta aquí la autocrítica.

Entre los factores externos que complican la inversión extranjera, a juicio del ministro, está la calificación de Cuba como país de alto riesgo. Malmierca culpó de esta situación a las malas relaciones con EE UU, así como al alto nivel de endeudamiento de la Isla, pero obvió la parte de responsabilidad que compete a su Gobierno. Fidel Castro lideró varios movimientos que han dejado a Cuba fuera de los mercados. En 1964 ordenó la salida del Fondo Monetario Internacional y en 1987 abanderó para los países del Tercer Mundo la negativa a pagar la deuda externa.

El ministro también citó las peculiaridades de la economía cubana que convierten al país en poco atractivo, entre ellos los "problemas de convertibilidad" de la moneda, los precios poco competitivos de sus bienes y servicios, la escasa capacidad constructiva, la falta del mercado financiero interior y la escasa conectividad y, con ella, desarrollo de la automatización.

Además, Malmierca llamó la atención sobre otros asuntos a los que Cuba da importancia y que chocan con los intereses de los inversores potenciales, entre ellos la obligación de contratar a través de agencias estatales a su personal, la imposibilidad de transferir en propiedad algunos bienes, los problemas de garantías financieras, las dificultades de empleados extranjeros para adquirir algunos bienes, las restricciones a participar en el mercado minorista, además de los plazos de vigencia de los negocios o las limitaciones para participar en actividades con capacidad de generar ingresos en divisas. En resumen, el panorama empresarial cubano choca con el internacional.

En el capítulo de los errores atribuibles a Cuba, el ministro citó varias causas que van desde la falta de preparación, las prolongadas negociaciones, la burocracia y los errores en la documentación, entre otros.

En todo caso, las autoridades siguen confiando en sus propios atractivos, entre los que destacó algunas novedades como la incorporación de nuevos principios (bancario-financiero, redes hidráulicas y sanitarias, telecomunicaciones, cultura, audiovisual y seguros), y la eliminación de restricciones para el turismo, la biotecnología y el comercio mayorista, así como la que existían a la hora de establecer una cuenta bancaria en el exterior o el permiso para invertir en cooperativas agropecuarias.

"La atracción de inversiones no puede realizarse sacrificando soberanía ni renunciando a esencias del modelo socialista"

El ministro citó algunas otras novedades, como la eliminación de la dualidad monetaria o la simplificación de trámites, como motivos sobrados para que el capital extranjero llegue a Cuba sin ser consciente, aparentemente, de que el recital de motivos que había dado minutos antes por los que las empresas no quieren saber nada de poner su dinero en la Isla no se mitigan con una ventanilla única.

Malmierca lo confirmó cuando dijo que hay "cuestiones de carácter político que requieren de la adopción de decisiones en correspondencia", frase completamente invalidada por otra que pronunció en el mismo discurso: "La atracción de inversiones no puede realizarse sacrificando soberanía ni renunciando a esencias del modelo socialista".

El ministro detalló también que el Comité de Gestión y Aprobación de Programas y Proyectos para la Cooperación que Cuba Recibe, creado en mayo, ha aprobado 50 proyectos por la cantidad de 137,7 millones de dólares, en los sectores agroalimentario, hidráulico, salud, energía y medioambiente.

Añadió que Cuba "ofrece su cooperación" en 74 países, donde ha enviado a 29.954 colaboradores, mientras que 8.599 estudiantes extranjeros se forman en la Isla. No añadió, eso sí, qué dividendos proporcionan estos programas, de los cuales la mayoría van a parar a las arcas del Estado, que gestiona los salarios de los trabajadores en el exterior y les paga apenas una pequeña parte. En el caso de los sanitarios, el porcentaje que perciben puede llegar a quedarse en un exiguo 10%.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 29