Los privados ya pueden importar y exportar pero a través de empresas estatales

Las operaciones deben hacerse mediante cuentas en monedas libremente convertibles, todas de origen extranjero

Cubanos dedicados a la importación de productos, llamados popularmente 'mulas', en Georgetown, Guyana. Esta antigua colonia británica se ha convertido en uno de los destinos principales para las mulas porque permite ingresar a ciudadanos cubanos solo con un visado que se obtiene a la llegada al país
Cubanos dedicados a la importación de productos, llamados popularmente 'mulas', en Georgetown, Guyana. (14ymedio)

Desde este lunes los trabajadores no estatales ya pueden importar y exportar bienes, tal y como confirma la Gaceta Oficial de Cuba. El texto detalla las nuevas normas jurídicas y el reglamento general para las operaciones entre las entidades de comercio exterior y las formas de gestión no estatal.

La nueva legislación regula que las operaciones deben hacerse mediante cuentas en monedas libremente convertibles, todas de origen extranjero. También obliga a los interesados en realizar importaciones o exportaciones a hacerlo a través de empresas estatales, como se había anunciado previamente

El documento dispone que tanto los cuentapropistas como las cooperativas no agropecuarias que quieran importar o exportar sus bienes tienen que tener cuentas en moneda libremente convertible y que estas solo podrán recibir depósitos directos de las ganancias "propias del proceso, o a partir de transferencias realizadas desde el exterior".

Para abrir una cuenta en moneda libremente convertible, "las entidades autorizadas a realizar actividades de comercio exterior a las formas de gestión no estatal requieren Licencia Específica del Banco Central de Cuba", especifica la Gaceta.

Los emprendedores temen que la mediación de las empresas estatales frene su potencial exportador

Los clientes tendrán que ratificar que el origen de los fondos depositados es "totalmente lícito" y tendrán que contar, además, con una cuenta bancaria en pesos convertibles (CUC) para recibir "el contravalor", en el caso de los que exporten productos para su venta en el mercado internacional.

La medida, que fue anunciada el pasado 16 de julio en medio de una profundización de la crisis económica en la Isla, ha estado rodeada de críticas incluso antes de publicarse en la Gaceta. Los cuentapropistas lamentan que se mantenga como intermediario al Estado, una situación que podría generar más burocracia y corrupción.

Durante el anuncio, Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, adelantó que "hay trabajadores por cuenta propia que no tienen personalidad jurídica, la tendrán cuando tengamos la legislación lista para la constitución de las micro, pequeñas y medianas empresas. Pero no tenemos que esperar por ese paso para que ellos puedan exportar".

Como requisito para exportar, Malmierca detalló que los bienes y servicios deben tener calidad y ser competitivos. Sin embargo, los emprendedores temen que la mediación de las empresas estatales frene su potencial exportador, especialmente porque las sanciones generadas del embargo estadounidense están centradas en las empresas oficiales pero afectan al sector privado.

El sector privado, que aglutina a más de medio millón de cuentapropistas que generan aproximadamente un tercio de los puestos de trabajo en el país, se ha visto especialmente golpeado por la pandemia, al desaparecer el turismo y reducirse drásticamente el número de clientes en sus negocios.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 121