Rusia anuncia que reducirá "drásticamente" sus operaciones militares en Kiev y Chernígov

Biden presenta un presupuesto con más gasto en defensa ante la guerra en Ucrania

El portavoz del Kremlin afirma que nadie está pensando en usar armas nucleares en Ucrania

Rusia y Ucrania inician ronda de negociaciones presenciales en Turquía

Moscú abandona la "desnazificación" y accede a que Kiev entre en la UE

Varios voluntarios ucranianos cubren con sacos estatuas en Kiev, para protegerlas de los ataques rusos. (EFE/EPA/Sergey Dolzhenko)
Varios voluntarios ucranianos cubren con sacos estatuas en Kiev, para protegerlas de los ataques rusos. (EFE/EPA/Sergey Dolzhenko)

(Agencias).- Rusia anunció este martes la decisión de reducir "de manera cardinal" la actividad militar en torno a la capital ucraniana, Kiev, y la asediada ciudad septentrional de Chernígov tras las negociaciones celebradas en Estambul con la delegación ucraniana.

"A fin de incrementar la confianza mutua y crear las condiciones necesarias para proseguir las negociaciones y lograr el objetivo de consensuar y firmar un acuerdo, el Ministerio de Defensa de Rusia decidió reducir de manera cardinal, varias veces, la actividad militar en torno a Kiev y Chernígov" por parte de Rusia, dijo el viceministro de Defensa, Alexandr Fomin.

Indicó que Rusia da este paso al constatar que las negociaciones sobre "la neutralidad y el estatus no nuclear", además de la concesión a Ucrania de "garantías de seguridad" han entrado "en un plano práctico".

El jefe de la delegación rusa, Vladímir Medinski, aludió por primera vez a la posibilidad de un "tratado" entre Moscú y Kiev después de unas negociaciones que describió como "constructivas"

Fomin expresó su confianza en que "en Kiev se tomen las correspondientes decisiones y se creen las condiciones" para proseguir las negociaciones.

Señaló que el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia informará al presidente ruso, Vladímir Putin, a su regreso a Moscú.

Por su parte, el jefe de la delegación rusa, Vladímir Medinski, aludió por primera vez a la posibilidad de un "tratado" entre Moscú y Kiev después de unas negociaciones que describió como "constructivas", y destacó la voluntad de Moscú de dar "dos pasos para la desescalada del conflicto", uno militar y otro político.

"Después de la conversación sustantiva de hoy hemos acordado y propuesto un arreglo, según el cual la reunión de los jefes de Estado es posible simultáneamente con el iniciación del tratado", dijo, en referencia a Putin y el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Medinski matizó que la firma de dicho tratado "no será un asunto sencillo", ya que la reunión donde se consuma "posiblemente" tendrá que incluir no sólo a Rusia y Ucrania, sino también a los "países garantes de la paz y seguridad en Ucrania".

"De este modo, si se trabaja rápidamente en el tratado y en la consecución del compromiso necesario, la posibilidad de lograr la paz estará mucho más cerca", explicó.

Según Medinski, a cambio Ucrania demanda garantías internacionales de seguridad y asume que Rusia no se opondrá a su ingreso en la Unión Europea

El jefe negociador ruso indicó que las propuestas ucranianas incluye la renuncia de Kiev a su propósito de ingresar en la OTAN y el compromiso de Ucrania de neutralidad permanente, de ser un país libre de armas nucleares y no emplazar ningún tipo de armas de destrucción masiva ni tampoco tropas extranjeras.

Según Medinski, a cambio Ucrania demanda garantías internacionales de seguridad y asume que Rusia no se opondrá a su ingreso en la Unión Europea.

Las propuestas ucranianas, añadió, contemplan la renuncia de Kiev a intentar recuperar por la vía militar la península de Crimea y el puerto de Sebastopol, a los que, al igual que a los territorios de la regiones de Donetk y Lugansk que no controlan las autoridades ucranianas, no extenderán las garantías internacionales de seguridad.

A su vez, Fomin instó a Ucrania a cumplir la Convención de Ginebra en lo que se refiere al trato a los prisioneros de guerra rusos después de que Moscú denunciara abusos cometidos por el Ejército ucraniano.

Por su parte, el Gobierno de Joe Biden presentó este martes un proyecto presupuestario de 5,79 billones de dólares, con un mayor gasto en defensa coincidiendo con la guerra en Ucrania, que quiere financiar subiendo los impuestos a las corporaciones y los más ricos.

En su propuesta, de 277 páginas, la Casa Blanca solicita que el Congreso apruebe para el año fiscal 2023, que comienza el mes de octubre, un presupuesto de 5,79 billones de dólares, frente a los 5,85 billones de 2022.

En total, el Gobierno estadounidense quiere destinar 813.000 millones de dólares a defensa, lo que supone un incremento del 4% respecto al año fiscal 2022, de los que 31.000 millones de dólares serían en gasto nuevo. Para la guerra en Ucrania y reforzar el flanco este de la Otan, la Administración de Biden busca asignar 6.900 millones de dólares con el fin de "contrarrestar" la invasión rusa del territorio ucraniano.

Biden solicitó que el gasto continúe para responder "a la agresión" del presidente ruso, Vladímir Putin, a Ucrania, "con el apoyo de EE UU a las necesidades económicas, humanitarias y de seguridad" de Kiev

En un comunicado, Biden solicitó que el gasto continúe para responder "a la agresión" del presidente ruso, Vladímir Putin, a Ucrania, "con el apoyo de EE UU a las necesidades económicas, humanitarias y de seguridad" de Kiev.

En una rueda de prensa posterior, Biden subrayó que el aumento del gasto en defensa se debe a que "el mundo ha cambiado" por la competencia que suponen países como China y Rusia, lo que va a requerir de inversiones contra los ciberataques y en nuevas capacidades en el espacio, lo que incluye misiles hipersónicos. "Esta será una de nuestras mayores inversiones en seguridad nacional", apuntó Biden.

En Rusia, mientras tanto, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha afirmado que las palabras del presidente ruso, Vladímir Putin, sobre la intervención de países terceros en la "operación militar especial" no se referían a las armas nucleares y que nadie está pensando en utilizar este tipo de armas en Ucrania.

"Cualquier resultado de la operación, por supuesto, no es motivo para el uso de un arma nuclear. Tenemos un concepto de seguridad que establece muy claramente que solo cuando existe una amenaza para la existencia del estado en nuestro país, podemos usar y realmente usaremos armas nucleares para eliminar la amenaza", ha explicado.

De esta manera, ante la posibilidad de utilizar armas nucleares en el caso de que un tercer actor se involucre, Peskov ha dejado claro en una entrevista en la cadena de televisión PBS que "no cree" que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se refiriera, con sus palabras, a usar armas nucleares.

En concreto, Peskov se refería al discurso pronunciado por el presidente ruso cuando anunció la "operación militar especial" en la región del Donbás, en el que advirtió "a diferentes estados que no interfirieran en los asuntos entre Ucrania y Rusia durante la operación".

El portavoz del Kremlin ha descrito, además, como "alarmantes" las recientes declaraciones del presidente estadounidense, Joe Biden, sobre Putin

"Nadie está pensando en usar (o) ni siquiera en la idea de utilizar armas nucleares", ha dicho, agregando que Putin fue "bastante audaz" al decir (a terceras partes) "no interfieran", ya que, en el caso de hacerlo, "tenemos todas las posibilidades para impedirlo y castigar" a todos los que vayan a hacerlo.

El portavoz del Kremlin ha descrito, además, como "alarmantes" las recientes declaraciones del presidente estadounidense, Joe Biden, sobre Putin, horas después de que el inquilino de la Casa Blanca matizara que no aboga por un cambio de régimen en el país euroasiático.

"Su declaración sobre si Putin no debería o debería estar en el poder en Rusia es, por supuesto, inaceptable. No corresponde al presidente de Estados Unidos decidir quién va a ser y quién es el presidente de Rusia, es el pueblo de Rusia el que lo decide durante las elecciones", ha incidido Peskov.

Asimismo, Peskov ha descartado que Rusia planee enviar tropas a países de la Otan "si no es un acto recíproco". "Si no nos hacen hacer eso, no podemos pensar en ello, y no queremos pensar en ello", ha explicado durante la entrevista concedida a la cadena PBS.

Peskov ha reiterado además que Moscú "no acepta la jurisdicción" de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que ha ordenado a Rusia poner fin a sus operaciones militares. "No la reconocimos antes, no la aceptamos ahora y no la aceptaremos en el futuro", ha reseñado. Además, el portavoz del Kremlin ha negado que el Ejército ruso haya llevado a cabo ataques contra objetivos civiles en Ucrania y ha dicho que cuenta con "órdenes muy estricta" para no perpetrar este tipo de ataques. "No lo está haciendo", ha asegurado.

"No están atacando casas. No está atacando apartamentos. No está atacando objetivos civiles. Sólo están atacando y apuntando contra infraestructura militar en el contexto de uno de los principales objetivos de la operación"

"No están atacando casas. No está atacando apartamentos. No está atacando objetivos civiles. Sólo están atacando y apuntando contra infraestructura militar en el contexto de uno de los principales objetivos de la operación, que es desmilitarizar Ucrania", ha dicho.

En esta línea, ha argüido que los responsables de esta destrucción en ciudades como Mariúpol son "batallones nazis" que se encuentran en la localidad. "Están matando a los que quieren escapar de la ciudad. Estos batallones nazis están usando los apartamentos como escondite para pistolas, armamento, carros de combate y francotiradores. Eso está causando un fuego en respuesta. No es el Ejército ruso el que lo hace", ha zanjado.

Por otra parte, Peskov ha hecho hincapié en que los países occidentales han declarado una guerra económica total contra Rusia. "Tenemos que adaptarnos a las nuevas condiciones. Desgraciadamente, esas condiciones son bastante poco amistosas", ha dicho respecto las sanciones impuestas a Rusia.

"Los países de Europa Occidental, Estados Unidos, Canadá, Australia, en realidad están dirigiendo la guerra contra nosotros en el comercio, en la economía, en el embargo de nuestras propiedades, en el embargo de nuestros fondos, en el bloqueo de nuestras relaciones financieras. Tenemos que adaptarnos a la nueva realidad", ha destacado el portavoz del Kremlin.

El propio Peskov dijo el lunes de que Rusia no proporcionará gas "por caridad" a los países "hostiles" que no quieran pagarlo en rublos. Así, reconoció que el proceso de suministro de gas es "muy complicado" e indicó que Moscú aún evalúa los detalles de este suministro tras revelar sus planes de exigir el pago por la materia prima en rublos para los países que han impuesto sanciones en represalia a la invasión de Ucrania.

Putin expresó la intención de cambiar la moneda de pago del gas la semana pasada, aunque garantizó que Rusia continuará suministrando gas de acuerdo con los volúmenes y los precios establecidos. Por su parte, los países del G7 han expresado este lunes su rechazo ante la intención de Rusia y han considerado que la imposición es "inaceptable".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 146