Bolivia sigue atascada en su crisis una semana después de la salida de Morales

Regresan los cuatro médicos cubanos que estaban detenidos en el país en un segundo grupo de 207

Este domingo, La Paz vivió marcas pidiendo que regrese la calma al país. (EFE)
Este domingo, La Paz vivió marcas pidiendo que regrese la calma al país. (EFE)

(EFE).- Bolivia permanece atascada en la crisis que dejó hace una semana la renuncia de Evo Morales, sin hallar de momento los caminos definitivos para atenuar las protestas sociales de algunos sectores y sin un diseño claro de la ruta que conduzca a nuevas elecciones.

Los esfuerzos de las nuevas autoridades interinas no convencen del todo a las voces de sectores políticos y sociales que piden la paz y que exigen de una vez una convocatoria de nuevos comicios presidenciales por parte del Ejecutivo de transición.

La petición de pacificación del país es prácticamente general, principalmente para atenuar los conflictos que en los últimos días se registraron en La Paz y Sacaba, una pequeña ciudad cercana a Cochabamba, en el centro de Bolivia. Según la Defensoría del Pueblo, la cifra de muertos durante casi un mes de conflicto se eleva ya a 23 y los heridos en distintos enfrentamientos superaron los 700.

Varios de los asistentes participaron en una liturgia católica vestidos de blanco y sosteniendo en las manos la bandera nacional o la wiphala

Este domingo la Policía boliviana convocó un acto religioso en una plaza de La Paz con la presencia de agentes de la tropa y ciudadanos para pedir por la paz. Varios de los asistentes participaron en una liturgia católica vestidos de blanco y sosteniendo en las manos la bandera nacional o la wiphala, enseña que representa a los pueblos indígenas del país.

El comandante de la Policía, Rodolfo Montero, dijo a los medios que se han hecho esfuerzos para dialogar con los sectores que protestan en El Alto, la segunda ciudad más poblada de Bolivia, para habilitar el funcionamiento de una planta que provee combustibles a La Paz que fue cercada y así "recuperar la normalidad".

El Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales, ha exigido a las autoridades interinas el "repliegue" de las fuerzas armadas como garantía para conseguir la pacificación. También denunció una supuesta "persecución judicial" contra varios de sus legisladores y dirigentes políticos.

La diputada por el MAS Sonia Brito ha pedido "condiciones para la paz" al Gobierno de transición y que no se "masacre" a la población al mismo tiempo que se desarrollan las gestiones para acordar una salida a la crisis.

El MAS, que posee mayoría en el Senado y la Cámara de Diputados, ha convocado mediante la diputada Betty Yañiquez a una reunión este lunes a los legisladores de Unidad Demócrata (UD) y del Partido Demócrata Cristiano (PDC) para hablar de situación de Bolivia. Los legisladores del partido de Morales han cuestionado el decreto que exime de responsabilidad penal a policías y militares en las protestas y han anunciado una demanda por inconstitucionalidad contra la medida.

La presidenta interina recibió este domingo al representante de la Unión Europea (UE) en Bolivia, el español León de la Torre Krais, quien ofreció cooperación para que se celebren elecciones "transparentes y creíbles"

La presidenta interina recibió este domingo al representante de la Unión Europea (UE) en Bolivia, el español León de la Torre Krais, quien ofreció cooperación para que se celebren elecciones "transparentes y creíbles". Parte del apoyo ofrecido por la UE está enfocado a que el nuevo Tribunal Supremo Electoral cuente con los recursos suficientes para administrar las futuras elecciones y con el apoyo para que esa entidad tenga funcionarios cualificados para su labor. El diplomático de la UE afirmó que las muertes ocurridas los últimos días "son una desgracia" y que cada vez que se produce un deceso se "dificulta el proceso de pacificación".

Las manifestaciones no han cesado. Algunos grupos decidieron en La Paz bloquear los surtidores de gasolina para que se normalice la provisión y otros en El Alto mantienen métodos similares para pedir la renuncia de Áñez. La conexión terrestre en la carretera que une La Paz con las demás regiones bolivianas está obstaculizada lo que ha impedido que lleguen a esta ciudad alimentos fundamentales como la carne de res y pollo.

Las filas en los mercados de abasto han sido extensas mientras que el precio de la carne ha llegado a triplicarse por la escasez. No obstante, el ministro interino de la Presidencia, Jerjes Justiniano, ha anunciado que este domingo se ha ordenado el traslado de unas 60 toneladas de alimentos de primera necesidad que se distribuirán en los mercados paceños y alteños.

Las mujeres, muchas indígenas aimaras, lloraban mientras rezaban arrodilladas y sosteniendo la whipala en sus manos en la carretera que comunica el altiplano con El Alto

El Alto, uno de los bastiones electorales de Morales, está dividido entre quienes desean que regrese la normalidad y los que solo ven como salida a la crisis en Bolivia que retorne su líder. Un grupo de mujeres rezaba ayer de rodillas en medio de una carretera bloqueada para que no puedan pasar los militares, antes de que comiencen a arder las barricadas de que quienes exigen que Evo Morales vuelva a Bolivia.

Las mujeres, muchas indígenas aimaras, lloraban mientras rezaban arrodilladas y sosteniendo la whipala en sus manos en la carretera que comunica el altiplano con El Alto, la segunda mayor ciudad de Bolivia y fundada hace solo 34 años en su mayoría por emigrantes del campo, que ahora cuenta con cerca de un millón de habitantes.

La lucha tocaba este domingo frente a una refinería de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), para que no lleguen a abastecerse los militares, que junto con la Policía están en las calles de un país convulso, con su gente dividida.

Lo peor no es que haya dos "fejuves" en El Alto, dos federaciones de Juntas Vecinales, sino la división en toda Bolivia entre los que solo quieren tranquilidad y los que no están dispuestos a rendirse hasta que retorne "el hermano Evo", asilado en México.

Los médicos fueron recibidos en el aeropuerto José Martí con banderas cubanas e imágenes de Fidel Castro. (Minsap)
Los médicos fueron recibidos en el aeropuerto José Martí con banderas cubanas e imágenes de Fidel Castro. (Minsap)

Senkata es como se llama el punto de bloqueo frente a los tanques de combustible, ante la mirada incrédula de unos pocos soldados desde el interior de la refinería. Gritos de libertad, consignas para que se vayan los militares de las calles y con ellos la presidenta Jeanine Áñez, la sucesora provisional del líder indígena.

"Qué se vayan, carajo, Bolivia no les quiere", proclaman desde un improvisado escenario en medio de la carretera, con la consigna de que "tiene que haber una lucha constante". La multitud se sobresaltaba cuando alguien alertaba de que "están viniendo los pacos", los policías, pero los que aparecen son dos militares que, pese a no ir de uniforme, fueron descubiertos y llevados a empujones.

Atados con manos a la espalda con una cuerda y un cinturón, tuvieron que disculparse ante la multitud demostrando que ellos también eran alteños, solo querían llegar a casa y no están actuando como infiltrados del Ejército. Muchos se acercan a las cámaras para que el mundo sepa qué pasa en esta ciudad a casi 4.100 metros de altura, aunque pocos dan sus nombres.

Áñez tiene que irse y que vuelva Morales, aunque para ello tengan que estar indefinidamente en las calles, mantienen unos. Otros como Justina, una mujer mayor, lamenta que sus hijos sufren, incluso de noche lloran, porque sea quien sea el que gobierne, solo quieren vivir en paz.

"Sufren los inocentes", exclama, por un conflicto que se prolonga desde las elecciones del 20 de octubre, con al menos 23 muertos, más de setecientos heridos y más de 1.100 detenidos según datos oficiales.

Unas cifras que tienen nombres, como el de Andrea, una mujer de mediana edad, que denuncia que estuvieron a punto de lincharla, no por alguna cuestión política, sino por incontrolados que aprovechan el caos en las calles del extrarradio de El Alto.

"Evo, te estamos esperando en tu querido El Alto", sentencia una joven, para arengar a la multitud: "El Alto en pie, nuca se rinde". Para ellos sigue siendo su presidente

"Evo, te estamos esperando en tu querido El Alto", sentencia una joven, para arengar a la multitud: "El Alto en pie, nuca se rinde". Para ellos sigue siendo su presidente, aunque anunciara justo hace una semana que dejaba el poder para acabar saliendo rumbo a México. "Te esperamos con los brazos abiertos", se escuchaba entre los congregados.

El camino de regreso a la vecina La Paz deja atrás la carretera bloqueada para mostrar otra cara de El Alto, con comercios y restaurantes abiertos en una imagen bien distinta en espera del devenir de un país dividido.

Por otra parte, los cuatro médicos cubanos que permanecían detenidos desde mediados de la pasada semana fueron liberados y han sido repatriados dentro del segundo grupo de profesionales de la salud que ha regresado este domingo a La Habana.

Los galenos Amparo García Buchaca, Idalberto Delgado Baró, Ramón Emilio Álvarez Cepero y Alexander Torres Enríquez habían sido detenidos por la policía boliviana el pasado miércoles en la ciudad de El Alto acusados de estar supuestamente vinculados a los graves disturbios que han provocado 23 muertos y más de 700 heridos en el país andino.

Estos cuatro doctores llegaron la madrugada del lunes junto a otros 207 médicos que prestaban servicio en Bolivia al Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, donde fueron recibidos con un acto de homenaje. Un primer grupo de 224 médicos cubanos ya había llegado el sábado a Cuba desde Bolivia.

En El Alto, bastión de Evo Morales, las protestas piden mayoritariamente el regreso del líder indígena y la salida de Áñez. (EFE)
En El Alto, bastión de Evo Morales, las protestas piden mayoritariamente el regreso del líder indígena y la salida de Áñez. (EFE)

Otros dos miembros del grupo, uno de ellos la coordinadora de la brigada médica cubana en Bolivia, Yohandra Muro, y el responsable de logística Jacinto Pérez, también estuvieron detenidos por unas horas en La Paz y fueron liberados el pasado viernes.

El Gobierno de Cuba denunció que sus profesionales destinados en Bolivia han sido objeto del acoso y la incitación a la violencia y negó que estuvieran alentando o financiando las protestas de los seguidores de Evo Morales. Asimismo, las autoridades de La Habana exigieron pruebas, la liberación de los detenidos y anunciaron el viernes la retirada inmediata de su personal destinado en misión de colaboración en Bolivia por razones de seguridad.

"No descansaremos hasta que podamos abrazar al último miembro de esta Brigada que regrese a nuestra Patria, con la convicción de que cumplieron con su deber, e hicieron su contribución al andar de #CubaPorLaSalud de los pueblos", escribió el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal, en otro mensaje.

La brigada médica cubana se mantuvo trabajando 13 años en la nación andina, donde salvó 110.000 vidas y devolvió o mejoró la visión a unas 700.000 personas, según datos oficiales.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 36