Carnival se libra de la Helms-Burton por el uso del puerto de Santiago de Cuba

El juez considera que el demandante no tiene derecho a reclamar al no estar en posesión de los derechos sobre la propiedad antes de la entrada en vigor de la ley 

Desde que se activó el Título III de la Ley Helms-Burton se han presentado 14.000 demandas, 8.000 de las cuales han sido certificadas por el Departamento de Justicia de EE UU. (14ymedio)
Desde que se activó el Título III de la Ley Helms-Burton se han presentado 14.000 demandas, 8.000 de las cuales han sido certificadas por el Departamento de Justicia de EE UU. (14ymedio)

Carnival y Royal Caribbean pueden albergar esperanzas tras el susto de final de año, cuando la jueza Beth Bloom las sentenció, junto con Norwegian Cruise Line y MSC Cruises al pago de más de 400 millones de dólares en aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton, de 1996 y activada por Donald Trump en 2019.

Una sentencia de la corte de apelaciones del distrito 11 del sur de Florida ratifica la decisión del juez James Lawrence King, que falló a favor de ambas navieras en julio de 2020 frente a la pretensión del cubanoamericano Javier García-Bengochea, heredero de los terrenos que acogen el puerto de Santiago de Cuba (la sentencia del pasado diciembre afectaba al puerto de La Habana).

La decisión, notificada el 23 de noviembre de 2022, apenas había trascendido fuera de los circuitos legales de Florida, hasta que este martes el diario económico español Cinco Días ha puesto sus ojos sobre ella al considerar que sienta jurisprudencia en los casos que afectan a varias empresas hoteleras españolas que se encuentran en similar situación.

Javier García-Bengochea, neurocirujano y residente en Jacksonville, heredó la propiedad en 2000 de un primo costarricense, Desiderio Parreño, quien a su vez los había recibido de su hermano fallecido en 1972, Albert Parreño. Los terrenos habían sido expropiados en 1960 por el Gobierno cubano, que los destinó a convertirse en la terminal Sierra Maestra.

En ella atracaron barcos de ambas navieras desde 2016 hasta que EE UU prohibiera los cruceros a Cuba, motivo por el que, tras la activación del título III de la Ley Helms-Burton durante la presidencia de Donald Trump, García-Bengochea presentó una denuncia en 2019 para reclamar una compensación como dueño legítimo de los terrenos.

"Sigue existiendo un grupo de herederos que podrán reclamar ante los tribunales la aplicación de la Helms-Burton y se trata de los que recibieron esos bienes antes de la entrada en vigor de esa ley"

En 2020, el magistrado James Lawrence King rechazó el fondo de la cuestión al considerar que, aunque el demandante recibió legalmente su herencia, no está permitido que los ciudadanos no estadounidenses traspasen sus reclamaciones sobre propiedad confiscadas a estadounidenses aprovechando las disposiciones de la Ley Helms-Burton. El juez señaló, específicamente, que el Congreso intentó evitar este tipo de estratagema con la redacción de su ley.

Pero, y este es el punto que el juez desarrolla más ampliamente, García-Bengochea recibió la herencia con posterioridad a la aprobación de la Ley Helms-Burton. La sentencia de apelación, redactada ahora por el juez –precisamente cubanoamericano– Adalberto Jordán, retoma esta argumentación y subraya que el demandante no tiene derecho a reclamar al no cumplir con el requisito establecido en la sección 6082 de la norma, que pide estar en posesión de los derechos sobre la propiedad antes del 12 de marzo de 1996, fecha de entrada en vigor.

Cinco Días, interesado por la cuestión por cuanto puede ser el argumento definitivo para librar de las demandas a las hoteleras españolas inmersas en algún litigio, consultó con Ignacio Aparicio, socio de corporate y M&A y director de Cuban Desk, de la firma legal Andersen, que coincide al considerar la sentencia puede abrir la puerta a que las demandas presentadas contra Meliá, Iberostar, Barceló o NH decaigan.

"La norma establecía que la adquisición de los terrenos debía haberse producido antes de la entrada en vigor de la ley Helms-Burton para evitar la especulación. Con la posibilidad abierta en 2018 para que los ciudadanos estadounidenses demandaran la recuperación de bienes nacionalizados durante el castrismo podría haber gente que cediera los derechos sobre una propiedad para lograr un beneficio", ha declarado.

El diario destaca que también las hoteleras afectadas son optimistas con la sentencia, aunque hasta la fecha no han sufrido ninguna condena y sí, afirma el texto, "decenas de desestimaciones tanto de los juzgados estadounidenses como españoles".

Sin embargo, el juez Jordan agrega al final de su sentencia unas consideraciones que alegrarán las familias cubanas afectadas por las confiscaciones de los años 60: "Sigue existiendo un grupo de herederos que podrán reclamar ante los tribunales la aplicación de la Helms-Burton y se trata de los que recibieron esos bienes antes de la entrada en vigor de esa ley".

Desde que se activó el Título III de la Ley Helms-Burton se han presentado 14.000 demandas, 8.000 de las cuales han sido certificadas por el Departamento de Justicia de EE UU. De estas solo se admitieron 36, de las que 32 están en fase de apelación.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4