China justifica la expulsión de un estudiante alemán que investigó sobre DD HH

Las autoridades alegan que el joven se extralimitó en sus funciones y no obedeció las leyes chinas

David Missal estudiaba un máster de periodismo en la Universidad de Tsinghua, en Pekín. (@DavidJRMissal)
David Missal estudiaba un máster de periodismo en la Universidad de Tsinghua, en Pekín. (@DavidJRMissal)

(EFE).- China justificó este martes la deportación de un estudiante alemán de periodismo que filmó un documental sobre la situación de derechos humanos en el país, señalando que es "inconcebible que se extralimitara en sus funciones y no obedeciera las leyes chinas".

"China ha manejado el caso de acuerdo con la ley y no hay nada que se pueda objetar al respecto", publica este martes un editorial del periódico oficial Global Times.

David Missal, que estudiaba un máster de periodismo en la Universidad de Tsinghua (Pekín), recibió este mes una notificación de las autoridades avisándole de que debía abandonar China en diez días porque le habían denegado un nuevo visado para el siguiente semestre. El domingo se vio obligado a volver a su país.

El estudiante había participado en la grabación de un filme sobre la situación de abogados y activistas chinos defensores de los derechos humanos para un trabajo del máster que estaba cursando.

El estudiante había participado en la grabación de un filme sobre la situación de abogados y activistas chinos defensores de los derechos humanos para un trabajo del máster que estaba cursando

"Es inconcebible que un estudiante investigue un tema tan delicado como el de esos abogados radicales. Incluso subió algunos de sus trabajos a internet. Su comportamiento muestra que no ha entendido nada sobre la lógica de las leyes y la política chinas", apunta el editorial.

Aunque Missal sí obtuvo la aprobación de su profesor, posteriormente recibió dos avisos para que no filmara el documental, que contaba con entrevistas a abogados como Lin Qilei y el activista Qin Yongmin, condenado en julio a 13 años de prisión por un delito de "subversión al poder del Estado".

También entrevistó a la esposa de Wang Qanzhang, otro de los activistas detenidos y sentenciados a 13 años de prisión.

Según Missal, al viajar a Wuhan para entrevistar a Qin Yongmin, fue trasladado a una comisaría donde le ordenaron que regresara a Pekín.

Las autoridades le aconsejaron entonces que se mantuviera alejado de temas políticamente sensibles, pero el estudiante decidió seguir adelante porque "quería aprender más sobre la política y la sociedad de China".

Las autoridades le aconsejaron que se mantuviera alejado de temas políticamente sensibles, pero el estudiante decidió seguir adelante

Poco después, le comunicaron que no le iban a renovar el visado porque se había "extralimitado" en las condiciones del permiso.

"Missal no aprendió nada sobre China. Quizá nunca quiso aprender nada. Es muy joven, y tampoco podíamos esperar mucho de él", dice Global Times, para el que los medios occidentales "han estado hinchando el caso" bajo el pretexto de que "creen que sus leyes son universales".

"Piensan que todo lo que ellos defienden es justo, y se supone que sus valores deben extenderse sin obstáculos", señala el periódico, añadiendo que las leyes chinas tienen la jurisdicción sobre este asunto, y que China "no ha hecho nada mal" al respecto.

Más de 300 abogados y activistas dedicados a casos de derechos humanos fueron arrestados, interrogados o "hechos desaparecer" en julio de 2015 en una dura e insólita campaña oficial contra este colectivo.

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5