China suspende en igualdad de género pese a su gran avance socioeconómico

Marcha feminista en China
Un informe del Foro Económico Mundial sobre la igualdad de género ubica a China en el puesto número 100 entre un total de 144 países. (EFE)

(EFE).- La igualdad de género parece ser todavía una asignatura pendiente para China según los expertos, a pesar de que en los últimos años el gigante asiático ha experimentado un gran avance socioeconómico, propio de los países más desarrollados del mundo.

Según un informe del Foro Económico Mundial (FEM), publicado a principios de este mes sobre la igualdad de género, parece que la paridad de sexos se le atraganta a la segunda economía mundial por noveno año consecutivo, ya que éste la sitúa en el puesto número 100 entre un total de 144 países.

Aunque el país asiático se posiciona por delante de algunos de sus vecinos regionales, como India (108), Japón (114) o Corea del Sur (118), el FEM señala que China no ha conseguido, pese a su gran progreso -especialmente económico-, distribuir los beneficios del mismo de forma igualitaria.

El documento del FEM, que analiza los niveles de igualdad de género en salud, educación, poder político y oportunidades económicas, asegura que la brecha en igualdad de género a nivel global sólo se cerrará en cien años. Serán Islandia, Noruega y Finlandia los primeros en conseguirlo, en alrededor de 80 años.

"La mejora de la igualdad de género no es una prioridad para China, a pesar de la famosa cita de Mao 'Las mujeres sostienen la mitad del cielo'", asegura a Efe Chenni Xu, experta en desigualdad de género en China y responsable de la Red de Mujeres de Pekín Brunswick.

"Aquella no fue más que una manera de duplicar la mano de obra que no invitaba a una discusión real sobre la igualdad", añade.

Bajo el paraguas de reformas ejecutadas por el líder chino Deng Xiaoping, muchas de aquellas políticas que protegían a las mujeres a nivel laboral fueron eliminadas a favor de la privatización

Años después, bajo el paraguas de reformas ejecutadas por el líder chino Deng Xiaoping, muchas de aquellas políticas que protegían a las mujeres a nivel laboral fueron eliminadas a favor de la privatización, tal y como explica a Efe Cara Wallis, profesora del departamento de Comunicación de la Universidad de Texas.

"Tener que apaciguar a una extensa población rural profundamente patriarcal fue siempre un acto de equilibrio en el que habitualmente ganaba lo patriarcal", afirma Wallis.

Según ambas analistas, en la esfera laboral la mujer china aún es "abiertamente discriminada" en muchos de los procesos de selección de personal, en los que es habitual que sean preguntadas por su estado sentimental o su deseo de tener hijos.

Coincide con ellas Ke Li, profesora en la facultad de Justicia Penal en la Universidad de Nueva York y experta en litigios de Género en China, quien además apunta que las mujeres que trabajan fuera de casa se encargan también de la crianza y cuidado de los hijos, una situación que se agrava en familias de zonas rurales.

"Se trata de mujeres que se han traslado a los centros urbanos para trabajar mientras sus familias en el campo siguen esperando de ellas que cumplan con sus obligaciones como madres, esposas y nueras", lamenta.

Sin embargo, hay que destacar que en el mundo corporativo hay muchas más mujeres que hombres ejerciendo el papel de consejeras delegadas de grandes empresas, siempre y cuando éstas sean de su propiedad. En el caso de ser asalariadas, las mujeres chinas se encuentran de nuevo con muchas barreras para siquiera promocionar.

"En última instancia esto es un problema legal", asevera Chenni, quien considera que a pesar de la existente regulación para la igualdad de oportunidades de hombres y mujeres, éstas son "confusas, no se implementan o no son supervisadas".

No obstante, parece que China ha dado algunos avances, como la implementación de su primera Ley de Violencia Doméstica a mediados de este año. Lo que para Chenni refleja "cierto progreso" no convence a Wallis, que percibe la actitud del Gobierno en igualdad como "regresiva", especialmente en la esfera política.

Sólo dos mujeres forman parte del Politburó, una de las instituciones de más poder en el Partido Comunista (con un total de 25 miembros), y ninguna ha conseguido entrar en el hermético Comité Permanente

Por ejemplo, sólo dos mujeres forman parte del Politburó, una de las instituciones de más poder en el Partido Comunista (con un total de 25 miembros), y ninguna ha conseguido entrar en el hermético Comité Permanente, "históricamente un grupo exclusivo para hombres".

"Hoy en día el sexismo y la misoginia impregnan el Partido Comunista a pesar de la gran retórica utilizada en los años de Mao y de la revolución", comenta con Efe Leta Hong, académica en las universidades de Harvard (EEUU) y Tsinghua (China) y especialista en asuntos de género en China.

Para Hong, la brecha de ingresos por género ha aumentado "dramáticamente" desde los años 90, mientras la mano de obra femenina ha disminuido y el Gobierno ha impulsado "de forma agresiva" la desigualdad de género a través de sus políticas y propaganda.

________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1