Un desertor de los antimotines nicaragüenses revela que fue entrenado por cubanos

"El entrenamiento es para prepararlos psicológicamente: que avancemos, avancemos y nunca para atrás"

Julio César Espinoza Gallegos, en una entrevista para el canal nicaragüense 'Noticias 12'. (Captura)
Julio César Espinoza Gallegos, en una entrevista para el canal nicaragüense 'Noticias 12'. (Captura)

Julio César Espinoza Gallegos desertó de la Policía nicaragüense en agosto de 2018, cuatro meses después del inicio de la gran represión de abril, pero solo ahora ha hablado con la prensa de su país, a la que ha contado, entre otras cosas, que su formación corrió a cargo de oficiales cubanos.

"Mi curso de antimotín yo lo pasé con gente cubana y el entrenamiento es para prepararlos psicológicamente: que avancemos, avancemos y nunca para atrás. Uno está preparado para ese tipo de choques", contó a Nicaraguainvestiga.com.

"Habían venido a Nicaragua con el objetivo de adiestrar varones y no mujeres. Decían que si nos echábamos para atrás, mejor nos fuéramos de las filas de la Policía", asegura desde su nueva residencia en Costa Rica, donde se exilió en noviembre de 2020 por las amenazas que recibía.

Espinoza, que ahora tiene 32 años, ingresó en el cuerpo en 2012, en la Dirección de Operaciones Especiales Policiales (DOEP). A día de hoy, se considera engañado por la propaganda sandinista que, cuenta, insistía a los nuevos agentes a su ingreso en lo mucho que el Gobierno de Daniel Ortega hace por cada uno de ellos y que los convence de que las manifestaciones de los nicaragüenses son una "simple locura".

A partir del incidente en que murieron quemados en un incendio provocado por policías y paramilitares varios opositores en una vivienda, es cuando, relata, abrió los ojos

Como parte de su formación, el exagente habla de menciones a una supuesta revolución amarilla. "Ellos sabían que en cualquier momento iba a reventar lo de abril, porque los antimotines estábamos preparados para eso", dice.

En abril de 2018, cuando los nicaragüenses comenzaron sus protestas en contra de las reformas de la seguridad social, Espinoza se incorporó como refuerzo. "Me mandan a Masaya, que es donde revienta, y salgo lesionado con una pedrada", dice. Eso fue lo que lo mantuvo apartado durante tres meses de la actividad represiva.

En ese periodo, y sobre todo a partir del incidente en que murieron quemados en un incendio provocado por policías y paramilitares varios opositores en una vivienda, es cuando, relata, abrió los ojos y se dio cuenta de que no había juramentado para reprimir a la población, por lo que decidió retirarse.

"El comisionado (...) me dice que trabaje con ellos que me van a ascender, me van a dar grados, me van a asignar un vehículo y arma. Yo les digo que no", recuerda. En ese momento, dos personas de inteligencia de El Chipote, la temida prisión de la época de Somoza, lo interrogaron y advirtieron de consecuencias si no regresaba al trabajo.

"Como yo no quise reprimir, toman esa represalia conmigo", dice ahora desde un exilio que la pandemia le ha complicado y mientras espera respuesta a su solicitud de asilo

Según su relato, pocos días después llegaron a buscarlo y detuvieron a toda su familia. Espinoza fue acusado por terrorismo, vandalismo, secuestro y traición a la patria.

"Como yo no quise reprimir, toman esa represalia conmigo", dice ahora desde un exilio que la pandemia le ha complicado y mientras espera respuesta a su solicitud de asilo.

Aunque no fue hasta esta crisis cuando Espinoza salió del cuerpo, acusa a la Policía de tener "manchada las manos de sangre" desde mucho antes y sostiene que quien se dedica a ello es porque "le gusta matar". "La Policía no es un trabajo que van a despedir, en la policía usted tiene que recibir órdenes y si te toca matar, vas a matar", afirma.

Nicaragua irá a las urnas el próximo 7 de noviembre, un proceso que muchos temen que sea irregular. Este mismo domingo, la exguerrillera y exministra sandinista de Salud Dora María Téllez, ahora una férrea crítica del régimen, pidió a la Unión Europea que tome medidas antes de que se consume un fraude. "El régimen de Ortega no entiende con palabras dulces, el régimen de Ortega entiende con mensajes contundentes", señaló.

Según la agencia EFE, este martes la Comisión de Buena Voluntad, formada por intelectuales de Nicaragua, anunció un plan para unir a la oposición, con el objetivo de enfrentarse como un solo bloque en las elecciones. El colectivo se encuentra "ajustando la estrategia de acercamiento de los bloques democráticos opositores, para lo cual está desarrollando sesiones de trabajo con apoyo de la Organización de Profesionales Independientes de Nicaragua y el Grupo de Propuesta para Nicaragua".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8