El embajador de EE UU en Caracas desmiente que Washington niegue la donación de vacunas a Venezuela

EE UU comienza el envío de millones de vacunas a países "con necesidades"  

La pandemia sigue desatada en Chile tras 4 meses de trepidante vacunación

Venezuela acumula 174.887 casos de covid-19 tras sumar 1.101 nuevos contagios. (EFE)
Venezuela no muestra un plan de vacunación sólido, según la opinión de EE UU. (EFE)

(EFE).- El representante diplomático de EE UU para Venezuela, James Story -quien opera desde Colombia- desmintió este jueves al presidente Nicolás Maduro, que aseguró que el país norteamericano donará vacunas contra el covid-19 a donde se necesiten, menos a su país.

"Acaba de declarar James Story que el Gobierno de Joe Biden va a donar unas vacunas al mundo, pero a Venezuela no", afirmó Maduro. "Nos tienen odio, sentimientos bajos, miserables. James Story, son ustedes miserables, que odian y desprecian a Venezuela porque somos rebeldes, somos bolivarianos, y Venezuela va a tener todas sus vacunas", añadió en un evento transmitido en el canal de la televisión estatal VTV.

En respuesta, el diplomático estadounidense reiteró la "voluntad" del Gobierno de Biden de dar respuesta a la crisis humanitaria que enfrenta Venezuela.

"Constantemente evaluamos la situación para futuras donaciones. EE UU apoya plenamente un esfuerzo sólido de vacunación que pueda llegar a todos los ciudadanos de Venezuela"

"Desmentimos rotundamente que EE UU no donará vacunas contra la covid-19 a Venezuela. Reiteramos nuestra voluntad en resolver la crisis humanitaria que enfrenta Venezuela, para lo que hemos donado más de 1.200 millones de dólares", escribió Story en Twitter, y agregó que la intención es ayudar al pueblo venezolano pero -aclaró- para ello "es necesario que exista un sistema transparente para vacunar".

"Constantemente evaluamos la situación para futuras donaciones. EE UU apoya plenamente un esfuerzo sólido de vacunación que pueda llegar a todos los ciudadanos de Venezuela", reiteró Story.

La disputa se produjo el día en que Estados Unidos empezaba el envío de millones de vacunas a países "con necesidades inmediatas" en el resto del continente americano, África y Asia. La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, precisó que "son 25 millones de dosis las que saldrán tan pronto como sea posible, muy rápidamente, algunas de ellas incluso saldrán tan pronto como hoy".

El presidente de EE UU, Joe Biden, había anunciado previamente en un comunicado su plan de distribución global de las vacunas, que incluyen una primera tanda de 6 millones de dosis que irán destinadas a Latinoamérica.

De acuerdo a la Casa Blanca, en el continente americano las vacunas se repartirán entre Brasil, Argentina, Colombia, Costa Rica, Perú, Ecuador, Paraguay, Bolivia, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá, Haití y otros países de la Comunidad del Caribe (CARICOM), así como República Dominicana.

Las vacunas se repartirán entre Brasil, Argentina, Colombia, Costa Rica, Perú, Ecuador, Paraguay, Bolivia, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá, Haití y otros países del Caribe

Las dosis llegarán a esas naciones a través de la iniciativa Covax, el esfuerzo respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para comprar y distribuir vacunas a países de ingresos bajos y medios. Además, 7 millones de vacunas irán a parar a Asia; 5 millones a África; y otros 6 millones a socios de EE UU.

"Mientras esta pandemia se prolongue en cualquier parte del mundo, el pueblo estadounidense seguirá siendo vulnerable; y Estados Unidos está comprometido con brindar la misma urgencia a los esfuerzos internacionales de vacunación que hemos demostrado en casa", argumentó Biden .

Esta será la primera vez que EE UU comparta con el resto del mundo vacunas aprobadas para uso interno -las de Moderna, Pfizer, y Johnson & Johnson-, ya que anteriormente había anunciado el envío entre mayo y junio de 60 millones de dosis de AstraZeneca, que aún no ha recibido el visto bueno de los reguladores estadounidenses.

Sobre esta decisión, Biden consideró que "es esencial un liderazgo estadounidense fuerte para poner fin a esta pandemia ahora y para fortalecer la seguridad sanitaria mundial para el mañana, para prevenir, detectar y responder mejor a la próxima amenaza". "Estados Unidos será el arsenal mundial de vacunas en nuestra lucha compartida contra este virus", agregó.

Estos 25 millones de dosis forman parte de los 80 millones de vacunas que pretende compartir con otros países en las próximas semanas. Como contraste, el momento coincide en Estados Unidos con un menor ritmo de vacunación de la población del país, a la que se intenta estimular con premios y loterias que atraigan a los estadounidenses a los centros de inoculación.

En el ámbito global, existe una gran desigualdad en la distribución de vacunas en el mundo, donde contrasta por ejemplo la abundancia de EE UU con la escasez de la India, actual epicentro de la pandemia. En concreto, el 87% de las dosis han sido administradas en países con ingresos altos y medios, mientras que las naciones empobrecidas han recibido solo el 0,2%, dicen datos de abril de la OMS.

El 87% de las dosis han sido administradas en países con ingresos altos y medios, mientras que las naciones empobrecidas han recibido solo el 0,2%, dicen datos de abril de la OMS

Uno de los más exitosos en el proceso de inoculación, Chile, sigue siendo el ejemplo de que se puede fallar pese a ello en el control de la enfermedad. Cuatro meses después de iniciar uno de los procesos de vacunación contra el coronavirus más rápidos y elogiados del mundo, la pandemia sigue desatada, las unidades de cuidados intensivos saturadas al 97% y los contagios continúan aumentando.

El anhelado retorno a la normalidad sigue lejos pese a haber vacunado con dos dosis a más del 53 % de la población objetivo y con una al 72 %, lo que equivale a casi 11 de los 19 millones de habitantes.

"Tenemos un sistema hospitalario muy exigido, con una ocupación muy alta (...) Lo que tenemos que hacer es aumentar la vacunación entre los grupos rezagados y pedir la colaboración de las clínicas para que aumenten sus camas", alertó el ministro chileno de Salud, Enrique Paris.

En las últimas 24 horas, Chile volvió a superar los 8.000 contagios nuevos, una de las cifras más altas de toda la pandemia que evidencia que el país no ha logrado dejar atrás la grave segunda ola que comenzó en marzo, tras las vacaciones del verano austral.

Quedan menos de 150 camas libres en unidades de este tipo en todo el país y ayer se han registrado más de 3.200 pacientes graves. Sin embargo, el ministro de Salud, defendió la reducción del número de fallecidos, de 200 diarios en promedio durante la primera ola de la pandemia (en junio y julio de 2020) a 120 de los últimos días.

"Atravesamos el peor momento, con equipos cansados y la red de salud superada (...) Se requiere un cambio de gobernanza de la pandemia", afirmó la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches.

Quedan menos de 150 camas libres en unidades de este tipo en todo el país y ayer se han registrado más de 3.200 pacientes graves

En la misma jornada, se anunció la suspensión temporal de la administración de segundas dosis de la vacuna de AstraZeneca en menores de 45 años tras detectarse un caso de trombosis en un joven de 31 años. Chile también autorizó la del laboratorio chino Sinovac, la de aplicación mayoritaria en el país y de la que ha recibido alrededor de 18 millones de dosis; la de Pfizer/BioNTech, de la que llegaron 4 millones de dosis, y la del laboratorio chino CanSino, al que compró 1,8 millones.

Los expertos apuntan a la negociación anticipada y diversificada, así como la amplia red de atención primaria, como factores clave de la velocidad de la inmunización, a la que ya han podido acceder de forma voluntaria todos los mayores de 25 años, así como los sanitarios, enfermos crónicos y trabajadores esenciales.

El alza de casos ha llevado a las autoridades a volver a poner en cuarentena a partir de la semana que viene a una decena de barrios, varios de ellos de la capital, Santiago, que había logrado abandonar el confinamiento que se decretó en marzo para más del 90% de la población. Chile mantiene desde entonces el cierre de fronteras, el toque de queda de 22.00 horas a 05.00 horas y los cines, museos e instalaciones deportivas clausurados en la mayor parte del país.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 14