Hong Kong da un golpe al movimiento democrático con prisión para sus líderes

El joven activista Joshua Wong es un conocido líder de la Revolución de los Paraguas. (EFE/Archivo)
Joshua Wong es una de las caras más conocidas del activismo hongkonés y la Revolución de los Paraguas. (EFE/Archivo)

(EFE).- Tres de los principales líderes estudiantiles de la llamada Revolución de los Paraguas vivida en 2014 en Hong Kong fueron condenados este jueves a penas de hasta ocho meses de prisión, unas sentencias que muestran el aumento de la presión de las autoridades locales contra el activismo democrático.

Los tres jóvenes activistas, Joshua Wong, Alex Chow y Nathan Law, fueron condenados respectivamente a seis, siete y ocho meses de prisión, una sentencia que endurece, a petición del Departamento de Justicia de Hong Kong, castigos anteriormente dictados.

Wong y Law habían sido sancionados sólo con trabajos para la comunidad, que ya habían cumplido, mientras que Chow fue condenado en un principio a tres semanas de prisión pero con libertad condicionada.

"No hay ninguna razón por la que la gente que no está en prisión no siga con la lucha o se eche atrás, ¡sigan luchando, amamos Hong Kong!"

En su cuenta de Twitter, Wong escribió este jueve al conocerse la sentencia: "Pueden encerrar nuestros cuerpos pero no nuestras mentes, queremos democracia en Hong Kong y no abandonaremos".

"No hay ninguna razón por la que la gente que no está en prisión no siga con la lucha o se eche atrás, ¡sigan luchando, amamos Hong Kong!", añadió el líder estudiantil en declaraciones a la prensa y los cerca de 200 simpatizantes que se personaron en las puertas de los tribunales para mostrar su apoyo.

Wong (de 20 años), Law (de 24) y Chow (de 26) fueron arrestados el 26 de septiembre de 2014 por participar en unas protestas en el exterior de la sede del Gobierno local en las que hubo enfrentamientos con la Policía.

Aquellos incidentes constituyeron el preludio de 79 días de protestas y acampadas pro democracia en Hong Kong durante el otoño de 2014, la conocida como Revolución de los Paraguas, en las que tres de las principales calles de la ciudad quedaron cortadas al tráfico.

Wong y Chow fueron previamente declarados culpables de asamblea ilegal y Law de incitar a otros a una reunión ilícita, recibiendo unas sentencias que este jueves han sido agravadas.

El endurecimiento de las penas se produce a raíz de que el Gobierno de Hong Kong ordenara revisar las sanciones, normalmente consistentes en trabajos para la comunidad, dictadas contra activistas políticos, al considerar la fiscalía que eran "demasiado indulgentes" y "enviaban señales erróneas a los jóvenes".

El endurecimiento de las penas se produce al considerar la fiscalía que eran "demasiado indulgentes" las sanciones habituales, consistentes en trabajos para la comunidad

Es de hecho la segunda vez esta semana que esta doctrina se aplica, después de que el martes el mismo Tribunal de Apelaciones cambiara un castigo de trabajos a la comunidad a 13 activistas por entre ocho y 13 meses de prisión, tras su participación en otra protesta en 2014.

La sentencia de este jueves impide además a Wong y Law, líderes del partido político independentista y pro democracia Demosisto, participar durante cinco años en las elecciones legislativas locales.

Ya antes a Wong, que era menor de edad cuando empezaron las protestas de 2014, se le había impedido acceder al Parlamento hongkonés por no alcanzar la edad requerida por ley (21 años), mientras que Law fue expulsado del Legislativo por usar una fórmula contraria a procedimiento al jurar el cargo.

La oposición de Hong Kong y sectores de la comunidad internacional han criticado las maniobras del Ejecutivo de Hong Kong, ligado al régimen comunista de China, ya que le acusan de utilizar los tribunales para suprimir los movimientos democráticos surgidos en 2014.

La organización Amnistía Internacional condenó la sentencia de este jueves, a la que calificó de "vengativo ataque a la libertad de expresión y de reunión pacífica" y subrayó que las vagas razones argüidas por el Departamento de Justicia de Hong Kong para revisar las penas fueron criticadas por el Comité de Derechos Humanos de la ONU.

La organización Amnistía Internacional condenó la sentencia de este jueves, a la que calificó de "vengativo ataque a la libertad de expresión y de reunión pacífica"

"El verdadero peligro a las libertades de reunión y expresión en Hong Kong es la persecución continuada de las autoridades a destacados activistas prodemocracia", subrayó en un comunicado Mabel Au, directora de Amnistía Internacional en Hong Kong.

Por su parte, el partido Demosisto, al que pertenecen Law y Wong, relacionó las condenas con la cada vez mayor injerencia del Gobierno de China, presidido por Xi Jinping, pese a la teórica autonomía de Hong Kong que contempla el principio de "un país, dos sistemas", por el que la excolonia pasó de manos británicas a chinas hace 20 años.

"Desde el ascenso de Xi al poder, las cada vez mayores restricciones en derechos civiles y políticos en Hong Kong han puesto a muchos jóvenes disidentes tras las rejas", señaló un comunicado de la formación.

El objetivo de las autoridades es "silenciar a todos los disidentes abusando de los procedimientos judiciales", añadió Demosisto, que señaló que la decisión de este jueves "es una humillación inmensa" para el movimiento democrático.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2