Lula y Bolsonaro escarban en el pasado para atacarse en el último debate

El combate verbal mostró a dos candidatos más preparados que en los encuentros anteriores

El momento más caldeado del debate giró en torno a la detención el pasado domingo del exdiputado Roberto Jefferson, un aliado de Bolsonaro. (EFE)
El momento más caldeado del debate giró en torno a la detención el pasado domingo del exdiputado Roberto Jefferson, un aliado de Bolsonaro. (EFE)

(EFE).- El presidente Jair Bolsonaro y el ex gobernante Luiz Inácio Lula da Silva escarbaron en el pasado este viernes para desgastar a su respectivo contrincante en el último debate de cara a las elecciones de Brasil, el próximo domingo.

El debate tuvo un tono áspero, duro, y se centró más en los ataques cruzados por los supuestos fallos de los respectivos gobiernos que encabezaron ambos candidatos, que en propuestas de futuro.

La tensión en el ambiente de los estudios de la televisión Globo, la de mayor audiencia en el país, se sintió desde los primeros minutos, cuando Bolsonaro invitó a Lula a quedarse a su lado durante una réplica y el ex mandatario, con un gesto de desaire, dijo que no quería estar cerca de él.

El combate dialéctico mostró a dos candidatos más preparados que en debates anteriores, que acudieron al plató después de haber limado los errores del último cara a cara entre ambos y hoy dieron respuestas mucho más calculadas a los temas más espinosos.

La estrategia de Bolsonaro se basó en señalar las mentiras de Lula durante la campaña electoral y, también, en reprocharle los escándalos de corrupción

La estrategia de Bolsonaro se basó en señalar las mentiras de Lula durante la campaña electoral y, también, en reprocharle los escándalos de corrupción que empañaron su Gobierno (2003-2010) y el de su correligionaria Dilma Rousseff.

Para responder a Bolsonaro, Lula se dirigió tres veces al espectador para "pedir disculpas" por la falta de propuestas en un debate donde la palabra "mentira" fue protagonista. Incluso se habló de Viagra, después de que Lula cuestionó la compra en grandes cantidades del medicamento usado para tratar la disfunción eréctil por parte de las Fuerzas Armadas brasileñas durante el Gobierno del líder de derecha.

Lula se refirió principalmente el empobrecimiento de la población en los últimos cuatro años y la cuestionada gestión de la pandemia por parte de Bolsonaro, que llevó a Brasil a sufrir 690.000 muertos por durante la pandemia.

"Algún día usted tendrá que pagar por las cerca de 300.000 personas que murieron por el atraso en el proceso de inmunización contra la covid en Brasil", achacó Lula a Bolsonaro, recordando que atrasó la decisión de compra de vacunas y se resistió a reconocer la gravedad de la enfermedad.

Bolsonaro le espetó que si consiguió vacunarse fue porque él compró vacunas, diciéndole que debería agradecerle por ello.

El momento más caldeado del debate, probablemente, giró en torno a la detención el pasado domingo del ex diputado Roberto Jefferson, un aliado de Bolsonaro que lazó granadas y disparó decenas de tiros de fusil contra los policías que trataban de arrestarle.

Lula aprovechó ese tema para cuestionar la política de liberación de ventas de armas que promueve el líder de la derecha, asegurando que "quien se beneficia de esa política es el crimen organizado".

Bolsonaro usó el tema de la seguridad para sugerir que Lula visitó una favela de Río de Janeiro para hacer un mitin "con el permiso del narcotráfico"

Bolsonaro usó el tema de la seguridad para sugerir que Lula visitó una favela de Río de Janeiro para hacer un mitin "con el permiso del narcotráfico", una idea que el equipo del actual jefe de Estado ha repetido varias veces durante la campaña.

Lula recogió el guante y se jactó de ser "el único jefe de Estado con moral de entrar en una favela", para encontrarse con la "gente extraordinaria" que vive en las zonas pobres. En su minuto final, pidió el voto para "restablecer la armonía" en el país, asegurando que Brasil "probablemente" vivió su mejor momento durante su gestión.

"No había odio. La cultura funcionaba, la educación funcionaba, el salario aumentaba.... podemos reconstruir este país", dijo Lula. Bolsonaro aprovechó su alegato final para defender los valores más conservadores, afirmando que sus adversarios defienden la liberación de las drogas y la legalización del aborto, algo que el propio Lula negó durante el debate.

El mandatario concluyó repitiendo su lema de campaña "Brasil por encima de todo, Dios por encima de todos".

Lula llega a la segunda vuelta como candidato más votado en la primera ronda, con el 48,4 % de los sufragios cosechado el pasado 2 de octubre frente al 43,2 % que recibió Bolsonaro. Los sondeos de intención de voto señalan que esa diferencia se mantiene sin cambios, entre cuatro y siete puntos de diferencia sobre el actual mandatario.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2