Duque acusa a Maduro de vínculos con el terrorismo y el narcotráfico en la ONU

Trump arremetió contra el "despiadado y corrupto" Maduro y de paso contra Cuba, a cuyo Gobierno acusa de manejar los hilos de Venezuela

Los países americanos se reunieron ayer, a iniciativa de EE UU, para acordar las medidas a tomar contra el régimen venezolano. (Iván Duque)
Los países americanos se reunieron ayer, a iniciativa de EE UU, para acordar las medidas a tomar contra el régimen venezolano. (Iván Duque)

(EFE).- El cerco diplomático al Gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro quedó escenificado este miércoles en los márgenes de la Asamblea General de la ONU con reuniones e intervenciones que culminaron con el incremento de sanciones por parte de EE UU y la condena del régimen al que se acusa de "narcoterrorista" de la mayoría de países latinoamericanos.

Aunque en el seno de la ONU el Gobierno de Maduro aún cuenta con un considerable apoyo -que incluye a China, Rusia, Turquía, Irán y Cuba, entre otros-, en el foro multilateral y sus actividades paralelas han sido más audibles en las últimas horas las voces de sus detractores.

Sin la presencia de Maduro, que viajó a Rusia, ni del líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de cincuenta países, el protagonismo lo cobraron ayer los países americanos que se reunieron con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para abordar la situación.

El mandatario pidió aumentar la presión internacional contra La Habana como vía para debilitar a Caracas, prometió seguir respaldando al pueblo venezolano y auguró que "todo se arreglará", sin aclarar cómo

Al cónclave con Trump en la Gran Manzana acudieron los gobernantes de Colombia, Iván Duque; Ecuador, Lenín Moreno; Chile, Sebastián Piñera; y Honduras, Juan Orlando Hernández, además de representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Panamá, Paraguay, Perú, Bahamas, República Dominicana, Haití, Jamaica y Santa Lucía.

Trump, como ya hizo el martes en su intervención en la Asamblea General, arremetió contra el "despiadado y corrupto" Maduro y de paso contra Cuba, a cuyo Gobierno acusa el inquilino de la Casa Blanca de manejar los hilos de Venezuela.

El mandatario pidió aumentar la presión internacional contra La Habana como vía para debilitar a Caracas, prometió seguir respaldando al pueblo venezolano y auguró que "todo se arreglará", sin aclarar cómo, más allá del endurecimiento de las sanciones que Washington impone sobre el régimen.

De hecho, el Gobierno estadounidense dio esta jornada una vuelta de tuerca a la presión sostenida que mantiene sobre el Ejecutivo de Maduro al anunciar que prohibirá la entrada a su territorio a altos funcionarios de Venezuela y sus familiares.

También anunció una nueva ayuda de 118 millones de dólares para aliviar la crisis humanitaria tanto en Venezuela como en los países de acogida de la diáspora de ese país.

Al encuentro con Trump acudieron asimismo los miembros de la delegación que representa a Guaidó estos días en la ONU, entre ellos su enviado diplomático, Julio Borges, quien agradeció el respaldo estadounidense, reiteró su denuncia sobre los vínculos entre Maduro y Cuba, y pidió que Latinoamérica presione a Europa para que tome medidas contra el Gobierno bolivariano.

También en el plenario de la ONU salió a la palestra la crisis venezolana, que centró buena parte de las intervenciones del colombiano Duque y el ecuatoriano Moreno, cuyos países son dos de los más afectados por la crisis humanitaria que ha llevado a más de cuatro millones de venezolanos a dejar su país.

El Gobierno colombiano ha elaborado un informe que entregará al Consejo de Seguridad de la ONU y al secretario del organismo multilateral, António Guterres, sobre esos supuestos nexos ilegales de Caracas

Duque denunció desde la tribuna los supuestos vínculos terroristas y con el narcotráfico del Gobierno de Maduro, "un eslabón más de la cadena del terrorismo transnacional" que alimenta "la violencia en Colombia" por su protección a grupos armados en la frontera con el país cafetalero.

El Gobierno colombiano ha elaborado un informe que entregará al Consejo de Seguridad de la ONU y al secretario del organismo multilateral, António Guterres, sobre esos supuestos nexos ilegales de Caracas que violarían una de las principales resoluciones adoptadas por la comunidad internacional en materia de lucha contra el terrorismo.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, también dedicó buena parte de su discurso en el segmento de alto nivel a la crisis venezolana, a la que a su juicio la ONU debe buscar una "solución definitiva".

Moreno, cuyo país ha acogido a más de medio millón de migrantes venezolanos, calificó al Ejecutivo de Nicolás Maduro de "gobierno de facto" y pidió a la comunidad internacional que se siente "a dialogar por las víctimas de este conflicto, para ayudarles a salir de esta catástrofe que ha provocado un Gobierno irresponsable".

Al paso de la catarata de críticas salió el canciller venezolano, Jorge Arreaza, quien, en declaraciones a la prensa, acusó a los presidentes Duque y Trump de utilizar a Venezuela para distraer de los problemas internos como el narcotráfico y las dificultades de la paz en el caso colombiano y el posible proceso de destitución presidencial en el caso del estadounidense.

Arreaza contraatacó mostrando a los periodistas fotos del líder opositor Juan Guaidó en las que, según dijo, se le podía ver junto a "paramilitares" que supuestamente le ayudaron el pasado febrero a cruzar la frontera

Preguntado por las acusaciones sobre los supuestos vínculos terroristas de Venezuela lanzadas por el mandatario colombiano, Arreaza contraatacó mostrando a los periodistas fotos del líder opositor Juan Guaidó en las que, según dijo, se le podía ver junto a "paramilitares" que supuestamente le ayudaron el pasado febrero a cruzar la frontera.

El problema venezolano también estuvo sobre la mesa esta jornada en la sede de la Unión Europea en la Gran Manzana, donde se reunieron representantes del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela -auspiciado por la UE e integrado por países europeos y latinoamericanos- y miembros del Grupo de Lima.

En este encuentro a puerta cerrada estuvo presente el ministro español de Exteriores y candidato a alto representante de Política Exterior del bloque europeo, Josep Borrell, quien abogó por una solución pacífica y negociada a la crisis venezolana que desemboque en elecciones democráticas y reiteró la "profunda preocupación" de su Gobierno por la paralización del proceso de diálogo entre el Gobierno y la oposición en Oslo.

Borrell, además, mantuvo contactos tanto con Arreaza como con Borges en los que transmitió a ambos la confianza de España de que se retomen lo antes posible las negociaciones tomando como punto de partida las propuestas que ya se concretaron en ese proceso.

_______________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 19