Pablo Iglesias deja la Moncloa pero Podemos sigue en el Gobierno de España

El vicepresidente segundo abandona su cargo para postularse como presidente de la Comunidad de Madrid

Pablo Iglesias ha dado la noticia de su candidatura por Madrid en un video difundido a la prensa y en sus redes sociales. (P.I.)
Pablo Iglesias ha dado la noticia de su candidatura por Madrid en un video difundido a la prensa y en sus redes sociales. (P.I.)

Pablo Iglesias, hasta ahora vicepresidente segundo del Gobierno de España, ha anunciado que deja el Ejecutivo para presentarse como candidato a las elecciones regionales de la Comunidad de Madrid que se celebrarán el próximo 4 de mayo. La salida del líder de Podemos es personal y no supone la ruptura de la coalición de Gobierno, cuya futura composición queda ahora en manos del presidente, Pedro Sánchez. Iglesias ha propuesto que lo suceda en el cargo Yolanda Díaz, actual ministra de Trabajo y el miembro más valorado del Gobierno por la parte de Unidas Podemos, según las encuestas.

La noticia, que ha pillado por sorpresa al propio Partido Socialista Obrero Español (PSOE), ha sido comunicada por Iglesias en un breve video en el que se pone al servicio de su organización para que ratifique su postulación como candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Es previsible que así suceda, puesto que el actual vicepresidente mantiene un férreo control organizativo sobre Podemos y sus bases.

"Madrid necesita un Gobierno de izquierdas y creo que puedo ser útil. Lo he estado meditando mucho y hemos decidido que, si los inscritos quieren, voy a presentarme"

"Madrid necesita un Gobierno de izquierdas y creo que puedo ser útil. Lo he estado meditando mucho y hemos decidido que, si los inscritos quieren, voy a presentarme", dice Iglesias en el video, en el que ha instado al líder de Más Madrid, Íñigo Errejón, a formar una candidatura conjunta.

Errejón e Iglesias, amigos de la universidad, fundaron juntos Podemos, pero las diferencias ideológicas acabaron imponiéndose en un congreso en el que los inscritos optaron por la ortodoxia del segundo frente al posibilismo del primero. A partir de aquel momento, la facción ganadora purgó a los errejonistas de los órganos del partido y se produjo una gran fractura, por lo que las conversaciones no se prometen sencillas. Mientras en clave nacional Podemos tiene supremacía (35 escaños en el Cogreso frente a los 3 de Más País, versión nacional del partido de Errejón), en la Comunidad de Madrid la situacion es completamente inversa (7 de Podemos y 20 de Más Madrid).

Las elecciones de la Comunidad de Madrid fueron convocadas de forma anticipada por la presidenta regional Isabel Díaz Ayuso la pasada semana. El movimiento llegó en una semana convulsa para la política española a nivel autonómico por los fuertes problemas que está viviendo Ciudadanos (liberales), un partido que fue clave en las últimas elecciones regionales para formar una multitud de Gobiernos. Sin embargo, desde las elecciones generales de 2020, el partido de centro se desplomó, pasando de más de 50 diputados a tan solo 10, lo que supuso la dimisión de su líder, Albert Rivera, que había apostado por pactos preferentes a la derecha (PP). Esos pactos facilitaron que en muchas regiones en las que el PSOE ganó sin mayoría, los socialistas no pudieran gobernar al producirse la alianza de centroderecha. Ese fue el caso de Madrid, entre otras.

La sucesora de Rivera, Inés Arrimadas, modificó parcialmente la estrategia y ha llegado a varios acuerdos con el PSOE a nivel nacional, lo que algunos vieron como una actitud responsable para facilitar la gobernabilidad, pero otros entendieron como una traición. La pasada semana, y como consecuencia de varios problemas en el seno del Gobierno de la región de Murcia, Ciudadanos decidió romper la coalición y dar el Ejecutivo a los socialistas a través de una moción de censura, situación que fue revertida por el PP, que se aseguró la lealtad de otros diputados del partido liberal.

Díaz Ayuso, asegurando que a ella también le iban a presentar una moción de censura, decidió convocar elecciones para el 4 de mayo

Sin embargo, el terremoto tuvo una seria réplica en Madrid. Díaz Ayuso, asegurando que a ella también le iban a presentar una moción de censura, decidió convocar elecciones para el 4  de mayo. La oposición y su antiguo socio de Gobierno sostienen que nunca se planteó la ruptura en Madrid y que la presidenta ha querido aprovechar la debilidad de Ciudadanos para ganar diputados en una eventual nueva elección. El horizonte sería gobernar en solitario o con Vox, liderado en la región por la hispanocubana Rocío Monasterio, con quien Díaz Ayuso mantiene buenas relaciones, y las encuestas creen que la líder del PP tiene opciones para ello.

No obstante, también existe la posibilidad de que la izquierda se haga con una región clave. El socialista Ángel Gabilondo ganó las últimas elecciones y con Más Madrid y Podemos suma en la actual cámara 64 diputados, a tres de la mayoría.

Podemos en Madrid obtuvo un 5,56% de voto en las últimas elecciones, a pocas décimas de quedarse fuera del Parlmento autonómico; y se especulaba con su posible desaparición. Ahora, con la jugada de Iglesias, se enfrentarán en un marco muy polarizado dos personalidades políticas muy opuestas. Y está por ver qué opinan el resto de contendientes. Todos ellos partían con mejores perspectivas. Hasta hoy.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9