La ONU dice a Rusia que no podrá ganar la guerra y que debe negociar

Ucrania afirma que contiene la ofensiva rusa, cuyas posiciones están estancadas

Ante la presión rusa contra Odesa, los abuelos ucranianos deciden quedarse

Soldados del ejercito ucraniano observan un vehículo militar calcinado  en Kiev. (Diego Herrera/ Europa Press)
Soldados del ejercito ucraniano observan un vehículo militar calcinado en Kiev. (Diego Herrera/ Europa Press)

El secretario general de la ONU, António Guterres, advirtió este martes a Rusia de que le va a ser imposible hacerse con el control de toda Ucrania y urgió a Moscú a detener los ataques y negociar la paz.

Guterres, en declaraciones a los periodistas, destacó que hay "progreso diplomático" en varios asuntos clave del conflicto que debe ser "suficiente" para que se declare ahora mismo un cese de las hostilidades y se avance a una negociación seria.

"Esta guerra no se puede ganar. Antes o después, tendrá que moverse del campo de batalla a la mesa de paz. Esto es inevitable", insistió el jefe de Naciones Unidas, que denunció que los ucranianos están viviendo "un infierno".

"Desde hace más de dos semanas Mariúpol ha estado rodeada por el Ejército ruso y bombardeada sin descanso. ¿Para qué? Incluso si Mariúpol cae, Ucrania no puede conquistarse ciudad a ciudad"

En ese sentido, Guterres llamó la atención sobre los "bombardeos sistemáticos que aterrorizan a los civiles"; los ataques contra hospitales, escuelas, viviendas y refugios y sobre cómo toda esa campaña se está intensificando cada día que pasa.

"Desde hace más de dos semanas Mariúpol ha estado rodeada por el Ejército ruso y bombardeada sin descanso. ¿Para qué? Incluso si Mariúpol cae, Ucrania no puede conquistarse ciudad a ciudad, calle a calle, casa a casa. El único resultado de todo esto es más sufrimiento, más destrucción y más horror", señaló.

Guterres, que no aceptó preguntas, se mostró muy contundente en sus críticas a Rusia durante sus declaraciones de hoy, las más duras desde que arrancó el conflicto, refiriéndose al movimiento de Moscú como una "invasión masiva" de un territorio soberano en violación de la Carta de la ONU.

"Continuar la guerra en Ucrania es moralmente inaceptable, políticamente indefendible y un sinsentido militarmente", subrayó el portugués, que recalcó que "es hora de acabar con esta guerra absurda".

El vigesimoséptimo día de invasión rusa de Ucrania comenzó con las posiciones rusas aparentemente estancadas, mientras el Gobierno ucraniano destaca que su ejército está consiguiendo frenar la ofensiva rusa, condicionada además por la falta de provisiones y combustible. Según el último parte de guerra del Ministerio de Defensa de Ucrania emitido este martes, "no se han notado cambios significativos en la posición y naturaleza de las acciones de las fuerzas de defensa durante el último día".

Incluso, dice el parte, "las fuerzas de ocupación rusas que operan en Ucrania tienen reservas de municiones y alimentos para no más de tres días. La situación es similar con el combustible, que se repone con camiones cisterna".

Lo que sí se ha observado, según Ucrania, son "más acciones activas de aviones enemigos en las últimas 24 horas", pero también actos de desobediencia civil porque "una gran parte de la población no apoya la política de los ocupantes y no tiene deseos de tomar las armas ".

Lo que sí se ha observado, según Ucrania, son "más acciones activas de aviones enemigos en las últimas 24 horas", pero también actos de desobediencia civil

El último parte de inteligencia militar publicado este martes por el ministerio de Defensa del Reino Unido, en la misma línea, afirma que "pese a los intensos combates, las fuerzas ucranianas continúan repeliendo los intentos rusos de ocupar el sur de la ciudad de Mariúpol". También indica que "las fuerzas rusas de otros lugares de Ucrania han soportado otro día de progresos limitados con la mayoría de sus fuerzas estancadas".

No obstante, el ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, acusó a Rusia de estar cometiendo un "auténtico acto de genocidio contra la ciudad ucraniana de Mariúpol", tras reunirse en Londres con su homólogo británico, Ben Wallace. Durante una rueda de prensa conjunta, Reznikov declaró que desde hace tres semanas "400.000 ciudadanos se vieron rodeados sin agua, comida y casi sin conexiones".

El político apuntó que, durante 25 días de contienda, el Ejército ruso mató a "150 niños ucranianos y destruyó más de 400 escuelas y guarderías", así como 110 hospitales, y aniquilado a "miles y miles de civiles".

Mientras los rusos van intensificando las acciones contra la región de Odesa, en el suroeste de Ucrania, tras el ataque de ayer desde dos barcos, los abuelos ucranianos se sientan tranquilos en el parque para jugar al ajedrez ya que ante la imposibilidad física, mental y económica de huir, solo les queda una opción: quedarse en la ciudad y esperar.

En la plaza Soborna, en el centro de Odesa, las alarmas antiaéreas se mezclan con el repique de las campanas de la Catedral de la Transfiguración, que empiezan a sonar cuando se activan las sirenas ante un posible ataque. A pesar de esos sonidos, varios abuelos se reúnen cada día para jugar y sin protegerse en ningún refugio.

"Los refugios subterráneos son de antes de la II Guerra Mundial, así que no estoy seguro de que puedan soportar las armas modernas"

"Los refugios subterráneos son de antes de la II Guerra Mundial, así que no estoy seguro de que puedan soportar las armas modernas", dice a Efe Andriy, un pensionista de 70 años, en el momento en el que suena una de las alarmas, aunque prefiere quedarse en el parque mientras se prepara para ver una partida de ajedrez.

La ciudad de Odesa, la llamada perla del mar Negro, vive en tensión prácticamente desde que comenzó la guerra de Rusia contra Ucrania el pasado 24 de febrero, al ser uno de los objetivos más preciados de Moscú por ser uno de los puntos más estratégicos del país.

Pero ayer los habitantes vivieron un pico de tensión después de días de relativa calma cuando dos barcos rusos atacaron con artillería a las afueras de la urbe, la primera vez que se acercan tanto a la ciudad, dañando edificios residenciales, pero sin víctimas, según informaron las autoridades municipales de Odesa.

Además, un funcionario de alto rango del Pentágono aseguró ayer de que habían detectado un aumento de la actividad naval rusa en el mar Negro e indicó que algunos de los ataques de artillería contra Odesa son resultado de las actividades de esa flota rusa, "sobre todo de las embarcaciones de combate anfibias".

No obstante, la fuente aseveró que esto no significa que iba a haber un asalto anfibio a la localidad desde el puerto de Odesa, algo que la población teme desde el principio de la guerra. A pesar de esta amenaza contra la ciudad, Andriy, que se acaricia su espeso bigote, solo le tiene preocupado una cosa: su pensión mensual.

"Venimos cada día aquí, al parque, porque no sabemos qué va a pasar y sobre todo qué va a pasar con nosotros. Si no nos pagan nuestra pensión mensual, ¿qué vamos a hacer? No podemos trabajar", afirma Andriy, de 70 años, que recibe una pensión de unos 250 euros.

"Venimos cada día aquí, al parque, porque no sabemos qué va a pasar y sobre todo qué va a pasar con nosotros. Si no nos pagan nuestra pensión mensual, ¿qué vamos a hacer? No podemos trabajar"

Irse de la ciudad no está entre los planes de Andriy ni el de ninguno de sus colegas que le acompañan a estas partidas de ajedrez matutinas que se pueden alargar hasta la caída del sol. Llevando un sombrero de lana llamado papaja, Andriy, que antes trabajaba como agente de seguridad, dice que no sabe "cómo vivir en el extranjero". Por eso, insiste en que no se va a ir porque, además, "se necesita dinero para huir" y "no todo el mundo puede dejar la ciudad".

En una de las mesas del parque con el tablero de ajedrez y el cronómetro de cuerda ya preparado, Vladimir y Anatoliy, ambos también de 70 años, se concentran en su partida. Mientras que Boris, de 71 años, espera el jaque mate para tomar la posición del perdedor, asegura a Efe: "¿Por quién nos vamos a ir? Rondamos entre los 70 y 80 años, ¿dónde vamos a ir? Si fuera joven, sí me iría".

Cuando Vladimir se levanta tras haber perdido la partida encadenando un cigarro tras otro, afirma a Efe entre bromas que Odesa significa "la sonrisa de Dios" y que no le va a pasar nada. "¿Quién nos va a proteger? No tenemos protectores", explica e incide en el tema de las pensiones: "No tiene sentido que nos vayamos cuando tenemos dinero".

Según las últimas cifras de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), los ciudadanos ucranianos, en su mayoría mujeres y niños, que han dejado su país a consecuencia de la invasión rusa se elevan a 3,48 millones. Entre refugiados y desplazados internos, Acnur teme que unos 10 millones de ucranianos, casi la cuarta parte de la población total del país, se han visto obligados a dejar sus hogares.

El Pentágono está ayudando a recopilar pruebas de crímenes de guerra ante posibles procesos en el futuro para que los autores rindan cuentas ante la justicia. El portavoz del Departamento de Defensa de EE UU, John Kirby, destacó este lunes que el Pentágono está constatando "ataques indiscriminados contra civiles" ucranianos por parte de Rusia y subrayó que "en muchos casos" son intencionados.

El presidente, Joe Biden, ha alertado de que Rusia está "explorando opciones" para lanzar posibles ciberataques contra Estados Unidos, y pidió al sector privado del país que actúe

Además, el presidente, Joe Biden, ha alertado de que Rusia está "explorando opciones" para lanzar posibles ciberataques contra Estados Unidos, y pidió al sector privado del país que actúe urgentemente para reforzar sus defensas.

Estados Unidos temía desde hace tiempo que Rusia pudiera responder con ciberataques a las sanciones que ha impuesto a Moscú por su invasión de Ucrania, y este lunes aseguró que ha detectado "actividad preparatoria" en ese sentido.

"Tenemos información de inteligencia en evolución que indica que Rusia está explorando opciones para potenciales ciberataques", dijo Biden en un comunicado.

En Europa, los ministros de Exteriores de los Veintisiete dieron el lunes su acuerdo político para financiar con otros 500 millones de euros armas para que Ucrania se defienda y decidieron seguir explorando nuevas sanciones contra Moscú que podrían afectar las exportaciones energéticas, en concreto de petróleo o carbón.

Preguntado por la posibilidad de que la UE adopte nuevas sanciones contra Rusia, más allá de las cuatro tandas de medidas restrictivas que han golpeado duramente a su economía y los círculos de poder, el alto representante para la política exterior de la UE, Josep Borrell, afirmó que "algunos Estados miembros han planteado cuestiones relacionadas con la energía", pero subrayó que "no era día de decisiones".

"No es que uno, dos o tres estén a favor o en contra, se trata de conseguir una respuesta eficaz que no signifique un coste inasumible para los Estados miembros", comentó. Varios países aludieron a la posibilidad de vetar el comercio de petróleo o carbón ruso, mientras que el gas es una cuestión más delicada por la gran dependencia que tienen de ese carburante diferentes Estados miembros.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 277