Cuba silencia a Ruiz Urquiola en la ONU con el apoyo de China, Venezuela y Corea del Norte

La delegación gubernamental invoca cuestiones de orden y logra paralizar tres veces la intervención del activista

Ariel Ruiz Urquiola intenta intervenir en Naciones Unidas en medio de las constantes interrupciones de la delegación cubana.
Ariel Ruiz Urquiola intenta intervenir en Naciones Unidas en medio de las constantes interrupciones de la delegación cubana.

La delegación de Cuba ha paralizado tres veces la intervención de Ariel Ruiz Urquiola en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas este viernes en Ginebra. El activista comenzó a hablar en torno a las 11:25 de la mañana denunciando las misiones médicas cubanas como tráfico de personas. Apenas unos segundos después, Cuba pidió la palabra para plantear una "cuestión de orden" (artículos 113 y 7 del reglamento) y solicitar al presidente de la mesa que retirara la palabra al activista.

El rifirrafe continuó al volver a hablar Ruiz Urquiola, que continuó su alegato como si nada estuviera ocurriendo, a lo que la delegación cubana intervino nuevamente. Esta vez la siguieron en su reclamación Venezuela, China, Corea del Norte y Eritrea, que demandaron que el interviniente se ajustara al tema previsto en la agenda, la trata de niños, y consideraron una violación del orden del día que el orador utilizara su tiempo para otros asuntos. Mientras, Australia pidió la palabra para apoyar la intervención del biólogo cubano solicitando que se le permitiera avanzar.

Finalmente, después de hasta tres interrupciones, Ruiz Urquiola tuvo que dar por finalizada su intervención al expirar los 90 segundos disponibles para cada orador

Ruiz Urquiola siguió, esta vez sosteniendo que Cuba niega tratamientos médicos a opositores, como su hermana (paciente oncológica) y él mismo, que afirma ser víctima de la inoculación del VIH en un hospital de la Isla. Pero las interrupciones volvieron en el mismo sentido, reclamando que se respetase la autoridad del vicepresidente regresando al tema de la agenda. En todos los intentos de Ruiz Urquiola por hablar, la delegación cubana golpeaba la mesa para dificultar la escucha del parlamento.

Finalmente, después de hasta tres interrupciones, Ruiz Urquiola tuvo que dar por finalizada su intervención al expirar los 90 segundos disponibles para cada orador.

Ariel Ruiz Urquiola había logrado intervenir gracias a la cesión del tiempo de la ONG UN Watch. El orden del día indicaba que el tema previsto en esta jornada, que se inició ayer, era el tráfico de personas, específicamente mujeres y niños.

Tras la intervención de los países llegó el turno de las organizaciones no gubernamentales. Cuando le tocó hablar, Ruiz Urquiola estableció el vínculo con el tema del día al unirlo a las condiciones de trabajo a las que están sometidos los sanitarios que participan en las misiones de Cuba en el extranjero. Sin embargo, la delegación cubana consideró que la cooperación médica no tiene ninguna relación y el orador solo buscaba desviar la atención criticando al Gobierno lo que consideraron "una falta de respeto" con el pleno.

Ruiz Urquiola obtuvo el turno de la ONG UN Watch después de pasar varios días protestando, incluso con una huelga de hambre y sed, ante la oficina de la Alta Comisionada, Michelle Bachelet, a quien quería entregar una carta pidiéndole presentar su caso "sin intermediarios en plenaria, como víctima de crimen de lesa humanidad, de tortura, por parte de la dictadura cubana".

En la misiva, el activista subrayaba los incumplimientos de Cuba en sus compromisos con los derechos humanos y reivindicaba lo injusto de su detención, así como su condición de preso de conciencia reconocida por Amnistía Internacional.

El activista subrayaba los incumplimientos de Cuba en sus compromisos con los derechos humanos y reivindicaba lo injusto de su detención, así como su condición de preso de conciencia

Tom Haeck, funcionario del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, conversó con el científico y aseguró que trataría de mover contactos para que pudiera presentar su caso y ser escuchado.

Biólogo y doctor en Ciencias, Urquiola ha participado en varios proyectos de investigación sobre la biodiversidad cubana, en especial vinculados a especies marinas y terrestres. Fue expulsado del Centro de Investigaciones Marinas bajo el argumento oficial de ausencias injustificadas, pero, según el científico, se trató de un complot en su contra por no resultar "confiable" para las autoridades del centro científico debido a sus inclinaciones políticas.

Con anterioridad, Urquiola ha realizado al menos otras tres huelgas de hambre. Una de ellas frente al Hospital Oncológico de La Habana, cuando a su hermana, Omara, no le suministraron un medicamento contra el cáncer que padece. Las otras dos las llevó a cabo durante su arresto en 2018 cuando fue condenado a un año de prisión por el supuesto delito de "desacato". En esa oportunidad, el ayuno terminó con la liberación del científico.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 147