El Vaticano defiende su decisión de prohibir la presencia de manifestantes cubanos

Alex Otaola insiste en que el veto del domingo se debió a "una manipulación de la Embajada cubana, con su poder satánico dentro del Vaticano"

Convocados por el presentador e influencer cubano Alex Otaola muchos llegaron vestidos de blanco y cubiertos con la bandera nacional. (Captura)
Convocados por el 'influencer' Alex Otaola, decenas de cubanos se manifestaron frente al Vaticano el pasado domingo, tras impedírsele acceder a la plaza de San Pedro. (Captura)

Las explicaciones tardías del Vaticano sobre su decisión de impedir la entrada en la plaza de San Pedro a cientos de cubanos anticastristas el pasado domingo contrastan con el silencio que mantuvieron esas mismas autoridades cuando, hace 13 años, un grupo de militantes italianos procastristas irrumpió en ese mismo lugar con una pancarta pidiendo la liberación de los cinco espías de la Isla detenidos en Estados Unidos.

"El domingo pasado algunas personas quisieron entrar a la plaza de San Pedro para una manifestación política durante un evento espiritual y religioso, el ángelus dominical que oficia el Santo Padre", dice este jueves la Oficina de Prensa del Estado eclesiástico en respuesta a una pregunta de Radio Televisión Martí. "Por lo que sabemos, se les ofreció entrar a la plaza como individuos, no como manifestantes, pero se negaron y continuaron su manifestación en Via della Conciliazione, a poca distancia de la plaza, sin que, según nos parece, ocurriera ningún incidente particular".

En realidad, sí ocurrió un pequeño "incidente" en la propia plaza de San Pedro, donde la Policía decomisó una bandera cubana a un joven arrodillado que había logrado colarse. Según el digital católico Vida Nueva, que cita "fuentes vaticanas" anónimas, este hecho obedeció al "celo excesivo" de un agente. De esto no habla el comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

En realidad, sí ocurrió un pequeño "incidente" en la propia plaza de San Pedro, donde la Policía decomisó una bandera cubana a un joven arrodillado que había logrado colarse

En una transmisión en vivo por Facebook el sábado, el influencer Alex Otaola, que había convocado esa manifestación en Roma, había adelantado que la Policía les informó que sí podían entrar a la plaza de San Pedro pero que las manifestaciones dentro del Vaticano están prohibidas, por lo que sugería a sus seguidores encontrarse allí "como peregrinos, como religiosos, como personas de fe".

Al influencer, las explicaciones oficiales no le satisfacen, e insiste en que el veto del domingo se debió a "una manipulación de la Embajada cubana, con su poder satánico dentro del Vaticano".

Ese día, luego de que les fuera prohibida la entrada a la plaza, cientos de cubanos residentes en Italia y otros países europeos se acostaron en la calle, frente al Vaticano, en reclamo al papa Francisco por la libertad en la Isla.

Muchos llegaron vestidos de blanco y cubiertos con la bandera nacional, y en varios momentos levantaron sus manos para hacer una señal de libertad con sus dedos. Entre los carteles que portaban se leían frases como "Misericordia por el pueblo cubano" y "Patria y vida". También llevaron imágenes de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

"El Papa es cómplice de la dictadura comunista. Ve al pueblo cubano sufriendo, muriendo de hambre por causa del comunismo. Hace 62 años que el pueblo cubano vive en prisión (...) y este hombre [el Papa] no dice nada por los presos de Cuba, por los presos políticos de nuestro país, no dice nada, es un sinvergüenza como los dictadores", dijo durante la manifestación una cubana.

Al 'influencer', las explicaciones oficiales no le satisfacen, e insiste en que el veto del domingo se debió a "una manipulación de la Embajada cubana, con su poder satánico dentro del Vaticano"

"Nos arrodillamos frente al Vaticano porque no nos dejan pasar, nuestra fe no merece ser escuchada según la Iglesia católica, así nos segregan y dividen a quiénes pacíficamente queremos libertad y derechos humanos para nuestro pueblo", escribió en su cuenta de Twitter el activista radicado en España Lázaro Mireles.

La policía italiana, protestó por su parte Otaola, "no tiene autoridad para actuar dentro del Vaticano, para impedir la entrada al Vaticano. La policía entraba a la plaza de San Pedro, incluso con armas, a quitar banderas y quien único puede autorizar esto es el Papa o su grupo". Así, el activista considera lo que pasó "un acto discriminatorio, porque había banderas españolas, peruanas y de muchos otros países, pero las cubanas no fueron permitidas".

Una semana después de las masivas protestas del 11 de julio en la Isla, el papa Francisco expresó su preocupación por los "momentos difíciles" que vivía Cuba e instó al "diálogo y la solidaridad".

"Estoy cerca del querido pueblo cubano en estos momentos difíciles, en particular a las familias, que mayormente sufren. Rezo al Señor para que ayude a construir en paz diálogo y solidaridad una sociedad cada vez más justa y fraterna", dijo el pontífice.

Francisco, el primer Papa latinoamericano de la historia, visitó Cuba en 2015 y entonces se reunió con Fidel Castro en su domicilio de La Habana, unos meses antes de su muerte, en 2016. Su intervención en el proceso de negociaciones entre EE UU y la Isla para iniciar una normalización de las relaciones diplomáticas bilaterales en 2014 fue admitida por Barack Obama.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 42