La caravana de migrantes avizora la posibilidad de ser aceptada en Canadá

Las familias migrantes sufren el cierre del punto de encuentro fronterizo en EE UU, donde una manifestación con consignas xenófobas pide orden en la frontera

El cierre de la frontera en el Parque de la Amistad impide que familias de ambos lados se encuentren. (FronteraLocal)
El cierre de la frontera en el Parque de la Amistad impide que familias de ambos lados se encuentren. (FronteraLocal)

(EFE).- El Arzobispo de Canadá, Leonardo Marin Saavedra, planteó a la caravana migrante en la ciudad de Tijuana, frontera con Estados Unidos, la posibilidad de ser aceptados en aquel país si se dan las condiciones que exige el Gobierno canadiense.

El sacerdote católico, de origen colombiano, dijo que para que los viajantes lleguen a Canadá se podría crear un puente aéreo México-Canadá, un traslado en barco hasta Vancouver o pedir permiso a Estados Unidos para pasar vía terrestre en autobuses, posibilidad ésta última que consideró complicada.

"Un grupo de personas de San Francisco me llamó y me dijo usted es la persona indicada para que hable con el Gobierno de Canadá para ver si es posible que lleváramos a algunos migrantes de la caravana a Canadá y a mi me encantó la idea", contó a los centroamericanos en el albergue que se ubica en el deportivo Benito Juárez de esta ciudad.

"El sueño estadounidense es eso, un sueño y ustedes pueden tener un territorio de paz en Canadá", añadió.

El Arzobispo de Canadá, Leonardo Marin Saavedra, de origen colombiano, media para que sean aceptados si se cumplen las condiciones del Gobierno

Pidió a los migrantes "no se desanimen", "ser respetuosos" con el país que les ofrece hospedaje, en este caso México, "no hacer caso a expresiones de discriminación" y modificar "conductas y expresiones negativas".

Dijo que distintas organizaciones se encargarán de enviarle un proyecto al Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, para ver si es posible que Canadá acepte a un grupo de integrantes de la caravana, además les pidió "no hacerse ilusiones pero si tener fe".

Marin Saavedra ofrecerá una conferencia de prensa este lunes en Tijuana para ofrecer detalles de la posibilidad que planteó a un grupo de los casi 3.000 migrantes que ocupan el albergue que se ubica en la popular zona norte de la ciudad.

Las familias de migrantes sigen pagando las consecuencias del cierre del Parque de la Amistad, entre Estados Unidos y México, un punto de encuentro habitual para las personas que viven a ambos lados de la frontera, clausurado este fin de semana.

Las familias de migrantes continuaron pagando las consecuencias del cierre del Parque de la Amistad, entre Estados Unidos y México, un punto de encuentro habitual para las personas que viven a ambos lados de la frontera

"No sabía que estaba cerrado, si no, no vengo a verlos", lamentó en declaraciones a Efe Cruz Gutiérrez Corona, una inmigrante de origen mexicano que reside desde hace trece años en EE UU.

Gutiérrez Corona, que tuvo que pedir un día libre en el trabajo para poder venir, no ve a su hijo desde que cruzó la aduana en busca de una vida mejor, por lo que se mostró muy decepcionada al darse cuenta de que tal vez no pudiera verle este domingo.

El parque binacional de la Amistad es un espacio verde situado dentro del parque estatal Border Field que desde hace años ofrece a las familias separadas por la frontera la posibilidad de encontrarse y hablar, aunque sea a través de la valla que separa ambos países.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses decidieron clausurarlo durante un par de días después de que esta semana un grupo de migrantes amagara con entrar ilegalmente al país aprovechando su salida al mar, por Imperial Beach, aunque finalmente optaron por darse la vuelta y no causar problemas.

El Gobierno de EE UU vio en esta acción la confirmación de que los miles de migrantes que están llegando estos días a la ciudad de Tijuana, ubicada justo al otro lado de la frontera, podrían estar valorando la posibilidad de entrar ilegalmente al país, por lo que ha decidido cerrar el parque y reforzar las medidas de seguridad.

"No parecen problemáticos en general, solo quieren que se escuche su mensaje. Podrían cruzar a nado si quisieran", comentó a Efe Phillip Herczech, un sandieguino que actualmente reside en Europa y que este domingo se acercó al parque a ver lo que estaba pasando.

Del lado estadounidense, el lugar no ofrecía hoy el bullicio habitual del fin de semana, pero al otro lado de la valla, a unos escasos cinco metros de distancia, se podía ver a personas que incluso se llegaban a encaramar a la estructura para echar una ojeada al otro lado.

El presidente de EE UU, Donald Trump, abordó hoy esta situación a través de las redes sociales. "El alcalde de Tijuana, México, acaba de decir que 'la ciudad apenas está preparada para manejar semejante cantidad de migrantes y que el retraso podría durar hasta seis meses'. Igualmente, EE UU está mal preparado para esta invasión y no la aceptará", escribió el mandatario en su cuenta personal de Twitter.

Trump insistió, además, en que estos migrantes, de los cuales unos 5.000 atravesaron México con la caravana, "están llevando a cabo crímenes y causando problemas" en la localidad fronteriza por lo que les conminó a regresar a sus casas.

Herczech, no obstante, discrepó de manera tajante con el presidente.

"Escuchamos que ya había llegado la caravana y queríamos echar un vistazo, aunque parece que no es del todo así, pero les estamos esperando para darles la bienvenida. Necesitamos trabajadores, nadie quiere hacer esos trabajos en el campo", sentenció el joven que acudió hoy al parque con su pareja y su hijo de apenas un mes de edad.

Por su parte, la mexicana Gutiérrez Corona se mostró resignada ante la tensión actual que le ha impedido hoy tocar a su hijo puesto que, según dijo, nada se puede hacer contra las leyes.

"Yo solo lo quiero ver aunque sea aquí, de lejitos", dijo con la voz quebrada.

Finalmente, gracias a una llamada telefónica, esta mujer que no ve a su vástago desde hace trece años vio cumplido en parte su deseo y pudo atisbar desde la distancia el rostro de su hijo, entrecortado por los hierros que forman la valla.

Unas 150 personas protestaron ayer con expresiones xenófobas disfrazadas con llamamientos a la ley y al orden

El contraste entre ambos lados de la frontera resulta especialmente evidente en este lugar costero, donde hoy reinaba la paz en suelo estadounidense, mientras que al otro lado, en Tijuana, se sucedían los actos de protesta a favor y en contra de las caravanas de migrantes y también por la reapertura del Parque de la Amistad. Unas 150 personas protestaron ayer con expresiones xenófobas disfrazadas con llamamientos a la ley y al orden.

Convocados en redes sociales por el Movimiento ciudadano contra el caos de la caravana migrante, los manifestantes se reunieron en la glorieta Cuauhtémoc de Tijuana, al tiempo que se cancelaba una manifestación de apoyo a esa caravana que salió hace un mes de Honduras.

"¡Despierta México, no queremos problemas, fuera los maras (bandas centroamericanas), México para los mexicanos", corearon los manifestantes. "Los migrantes entraron violando la soberanía mexicana y humillándonos. No vamos a permitir que ellos se queden y entren como quieran a México y Tijuana, por una mejor Tijuana no debemos permitir que venga delincuentes acarreados", dijo un encapuchado, quien portaba una camiseta de la selección mexicana de fútbol.

En Tijuana, dijo, "no estamos en contra de que un migrante quiera progresar, lo único que se pide es orden y que respete la ley". Otro manifestante señaló que en Tijuana "se hizo lo que no se hizo en el resto de México" y aplaudió la manifestación de estas semana en la que vecinos de Playas de Tijuana echaron a los migrantes de esa zona.

También acusó a los organizadores de la caravana de manipular y obtener recursos de a partir de movilizar a los migrantes.

"Los centroamericanos violentaron la frontera sur y al hacer eso violentaron la soberanía nacional y a partir de ese momento se hicieron acreedores de una represión, pero los mexicanos hemos sido tolerantes"

"Los centroamericanos violentaron la frontera sur y al hacer eso violentaron la soberanía nacional y a partir de ese momento se hicieron acreedores de una represión, pero los mexicanos hemos sido tolerantes", apuntó otra de las personas que están contra de la estancia de los centroamericanos. "Ya tenemos a 6.000 haitianos trabajando en Tijuana, ya hay hondureños y guatemaltecos y esto no es una caravana, es una invasión", agregó.

El delegado municipal de la zona centro de Tijuana, Pablo Genaro López, dijo que la manifestación se desarrolló en orden y como estaba previsto. "No es tanta gente como esperábamos, nos preocupaba una doble marcha y que pudiera haber algún choque", señaló, en alusión a la marcha a favor de los migrantes que finalmente no se ha celebrado.

Al menos 3.000 migrantes, de los 5.000 que salieron en caravana hace un mes de Honduras, se encuentran ya en Tijuana donde, tras los incidentes de esta semana, la mayoría espera en un centro deportivo el momento de solicitar asilo.

El funcionario dijo que Tijuana apoya la migración "pero no queremos ser invadidos" y pidió a las autoridades federales que "tomen cartas en el asunto porque no podemos aguantar mucho tiempo manteniendo y atendiendo las necesidades de los migrantes".

En dos horas, los manifestantes lanzaron consignas como "¡Migrantes sí, invasores no!", "¡Primero nuestros pobres!", "¡Primero nuestra raza, primero nuestra panza!"

Una mujer con una pancarta en la que se leía "Basta de migración desordenada", señaló que los centroamericanos "no entraron legalmente al país, no traen documentación y no sabemos qué clase de personas son". El Gobierno mexicano "les permitió pasar, no se les dice que no pasen buscando una mejor vida pero que se apeguen a nuestras leyes, nosotros como mexicanos si violamos la ley se nos reprende y no podemos hacer lo que nos plazca, ¿por qué ellos si?", cuestionó.

En dos horas, los manifestantes lanzaron consignas como "¡Migrantes sí, invasores no!", "¡Primero nuestros pobres!", "¡Primero nuestra raza, primero nuestra panza!" y "¡Salvemos a Tijuana de más caravanas!".

Otro manifestante, Jaime Malacara, de 48 años, dijo que los migrantes "que se queden van a tener que 'sacar' sus papeles, seguir nuestra reglas y portarse bien". "Queremos que hagan lo correcto, como personas correctas, los indeseables que son pandilleros y provocadores, esos no los queremos aquí", expresó. Si llegan con actitud desafiante y haciendo lo que les plazca "en cinco años van a formar pandillas y podrían ser un catalizador la delincuencia" en una de por si violenta Tijuana, precisó.

Además de los miembros de esta primera caravana, al menos otros dos grupos de migrantes centroamericanos, principalmente hondureños y salvadoreños, están en tránsito por México con dirección a la frontera con Estados Unidos.

_________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez    haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17