Un grupo de 18 cubanos pide asilo político en Guyana Francesa

Los migrantes llegaron a sus costas a bordo de una embarcación comandada por cuatro traficantes brasileños

Algunos de los cubanos interceptados en Guyana Francesa que pretendían seguir su camino hasta Brasil desde Surinam. (Captura)
Algunos de los cubanos interceptados en Guyana Francesa que pretendían seguir su camino hasta Brasil desde Surinam. (Captura)

Un grupo de 18 cubanos –7 mujeres y 11 hombres, entre ellos un muchacho de 12 años– fue liberado por las autoridades de Guyana Francesa luego de haber entrado a ese país ilegalmente desde Surinam, informaron medios locales.

Los cubanos, cuyo objetivo inicial era llegar a Brasil –una de las nuevas rutas para seguir su camino hacia Estados Unidos, a pesar de los peligros de la Amazonía–, atracaron el viernes a la localidad de Sinnamary, donde el dueño de un hotel, Sébastien Haddad, les dio hospedaje hasta el día siguiente. "¡Cayenne, Cayenne!", dijo el hombre a la televisión guyanesa que respondieron los migrantes cuando les preguntó qué hacían, refiriéndose a la capital de ese departamento francés de ultramar, a 115 kilómetros de Sinnary.

El grupo iba a bordo de una precaria embarcación procedente de Surinam y comandada por cuatro traficantes brasileños, que fueron detenidos. Devueltos a tierra firme, los cubanos fueron liberados por los gendarmes con la simple instrucción de regresar a su país natal.

Una de las migrantes, de nombre Idennys, relató a la televisión local la mala experiencia que venían de sufrir en el país vecino. "Nos tratan muy mal, no nos pagan lo que realmente tenemos que cobrar", decía la mujer entre lágrimas. "Es mucha la xenofobia que nos tienen. Es demasiado. Nos discriminan. Y Surinam es bueno por una parte, pero por otra no. Todos los cubanos estamos pasando lo mismo, nosotros no somos los únicos, porque nos maltratan".

El alcalde de Sinnamary, Michel-Ange Jérémie, declaró a las cámaras que había "un vacío jurídico ante este tipo de problema", ya que los migrantes en situación irregular están libres de moverse en el territorio mientras esperan una solución administrativa

Los 18 migrantes fueron sometidos a una prueba de covid (todos dieron negativo) antes de presentar una solicitud de asilo político, que deberán ratificar en la sede del gobierno local, en Cayenne, donde llegaron el sábado para quedarse en el campamento de refugiados cubanos.

El alcalde de Sinnamary, Michel-Ange Jérémie, declaró a las cámaras que había "un vacío jurídico ante este tipo de problema", ya que los migrantes en situación irregular están libres de moverse en el territorio mientras esperan una solución administrativa que no llega. "Los traficantes están al tanto y se aprovechan".

Al otro lado de Surinam, en la frontera con la Guyana británica, se desató el pasado diciembre una pequeña crisis al juntarse un millar de cubanos que pretendían cruzar el río Corentyne para solicitar asilo a través de la embajada estadounidense en Georgetown.

El fiscal general guyanés, Anil Nandlall, decidió entonces suspender el reinicio del enlace marítimo entre su país y Surinam, previsto para el 12 de diciembre, y se produjeron momentos de tensión entre los migrantes y la Policía surinamesa al intentar desalojarlos.

Días después, los agentes acabaron desalojando a unos 300 cubanos que habían permanecido acampados en el lugar durante tres semanas.

Guyana y Surinam no requieren visado por parte de los cubanos, por lo que se han convertido en un "trampolín" para desplazarse por tierra hacia Estados Unidos.

En septiembre pasado, la prensa local de Guyana Francesa se hizo eco de la situación de medio centenar de cubanos que habían llegado a ese territorio francés a finales de julio y habían solicitado asilo.

Ilyes Zouari, presidente del Centro de Estudio y Reflexión sobre el Mundo Francófono (CERMF), explicó a 14ymedio el pasado diciembre que los cubanos que se encuentran en Guyana Francesa "no tienen intención de ir a los Estados Unidos, quieren quedarse", y lamentaba la decisión de los que continuaban hacia el norte, por una vía "conocida por ser muy peligrosa y a veces fatal".

En Guyana Francesa, detalló Zouari, se reciben más de 3.000 solicitudes de asilo al año en promedio desde 2016, que equivale al 1% de la población del territorio. Pese a que la situación es difícil en un comienzo, pues a los solicitantes de asilo no se les permite trabajar durante los primeros seis meses, Zouari aseguraba que "las cosas se resuelven con bastante rapidez en la gran mayoría de los casos después de unos meses", incluso para aquellos que no reciben el asilo, como los haitianos, "a los que casi nunca se lo dan pero permanecen en el territorio".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez colaborando económicamente con nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0