Uruguay condena a 12 cubanos por tráfico de migrantes desde la Isla

Hay 34 involucrados, que prometían la posibilidad de trasladarse a EE UU

Centro de contingencia instalado en la frontera de Uruguay con Brasil, en que permanecen 10 días los migrantes tras realizarles las pruebas PCR. (Captura)
Centro de contingencia en la frontera de Uruguay con Brasil, en el que permanecen 10 días los migrantes tras realizarles las pruebas PCR. (Captura)

Salir de la Isla, la promesa de un mejor futuro en Uruguay e, incluso, la posibilidad de trasladarse a Estados Unidos eran el anzuelo con el que una red de tráfico de personas seducía a cubanos en La Habana, según una investigación dada a conocer el viernes por el diario uruguayo El País.

Las labores de inteligencia encabezadas por el Departamento de Investigación de Delitos Especiales de la Dirección General de Lucha Contra el Crimen Organizado y la Interpol permitieron intervenir llamadas telefónicas, ubicar a 34 involucrados y definir la ruta de los traslados.

Los implicados son 21 hombres y 13 mujeres de entre 35 y 45 años de edad, 12 de los cuales fueron condenados por el delito de "uso de certificado público falso" a seis meses de prisión a cumplir bajo el régimen de libertad a prueba. Y se aseguraron 18 visas y 34 pasaportes.

Desde Uruguay, enviaban pasaportes cubanos originales por correo privado a México y a Perú para elaborar documentos falsos

Las pesquisas llevaron a una casa en Montevideo, en la que se hallaron evidencias de envíos de dinero a Ecuador, Honduras, México y Perú. Desde Uruguay, enviaban pasaportes cubanos originales por correo privado a México y a Perú para elaborar documentos falsos, explica la nota.

El modus operandi para el traslado, señalado en las indagatorias, no es nuevo. En el mes de julio de 2020 las autoridades uruguayas abrieron una investigación sobre una red de trata de personas que ingresaba a grupos de cubanos por la frontera con Brasil. Entonces, señalaron a funcionarios de la Dirección Nacional de Migración, pero a la fecha no hay ningún sentenciado en este caso.

En aquella ocasión también se hizo mención de la complicidad de taxistas, choferes de Uber y arrendadoras de autos, quienes intervenían en algún momento de la travesía de los cubanos para llegar a Uruguay.

Ahora se sabe que eran llevados a Guyana, donde hasta junio de este año no se les pedía visado, y ahí permanecían "en una casa de seguridad hasta la llegada de más viajeros", según un comunicado del Ministerio del Interior de Uruguay dado a conocer tres días después del reportaje.

La siguiente parada era una casa ubicada en Boa Vista, en Roraima, Brasil. Los cubanos permanecían ahí hasta que se les indicaba si seguirían por tierra en ómnibus o abordarían algunos de los "vuelos de cabotaje por Brasil, pasando por Manaos y Porto Alegre".

"Otros tomaban contacto a través de medios tecnológicos con diferentes redes criminales que les cobraban entre 6.000 y 7.000 dólares para llegar a otro destino"

Y de ahí pasaban a las ciudades brasileñas de Chuí o Santana do Livramento para posteriormente ingresar a Uruguay, donde se les establecía como refugiados. "Otros tomaban contacto a través de medios tecnológicos con diferentes redes criminales que les cobraban entre 6.000 y 7.000 dólares para llegar a otro destino", señaló el Ministerio del Interior.

Ya en 2018, Radio y Televisión Martí había alertado sobre la llegada masiva de cubanos y pagos de 5.000 dólares para ingresar a Uruguay a través de Brasil. Según información de la Dirección Nacional de Migración a la que tuvo acceso El País, en 2020 ingresaron 5.505 cubanos, sin definir si fue a través del tráfico de personas.

La relación de Cuba con Uruguay ha estado también marcada por las brigadas médicas que envía el régimen cubano. La Alianza por la Libertad Global (GLA) presentó en julio pasado una demanda ante la Fiscalía General en que denunció la explotación continua y trabajo forzoso a la que son sometidas las brigadas médicas cubanas en ese país.

Los Gobiernos firmaron dos convenios de salud: el primero inició en 2007 y un segundo acuerdo bilateral, prorrogado en 2018. Este último representó un costo para Uruguay de 174.000 dólares anuales, pero fue cancelado por Uruguay por incumplimiento de contrato. La preparación de los médicos cubanos ha sido cuestionada en varios de los países donde han trabajado como parte de convenios con el Gobierno cubano.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2