Los dos grandes movimientos opositores de Nicaragua oficializan su separación

Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y Unidad Nacional Azul y Blanco emprenden caminos separados

La oposición tiene entre sus prioridades lograr la liberación de los presos políticos, considerados terroristas por Ortega. (Alianza Cívica)
Unidad Nacional Azul y Blanco, más ligada a movimientos sociales, apuesta por la movilización, frente a Alianza Cívica, interlocutor reconocido, que lo hace por la diplomacia. (Alianza Cívica)

(EFE).- Los dos movimientos disidentes más importantes de Nicaragua, Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, y Unidad Nacional Azul y Blanco, oficializaron este jueves su separación, aunque reiteraron que seguirán trabajando juntos para conformar una gran coalición opositora.

"A solicitud de la Unidad Nacional, la Alianza Cívica decidió reafirmar su propia identidad. En coordinación con otros actores (...), seguiremos trabajando de manera conjunta, coordinada y hermanada, en la construcción de una gran coalición opositora", informaron los movimientos en un comunicado.

El dirigente de la Unidad, Félix Maradiaga, explicó que "la Alianza no ha roto con la Unidad, lo que hizo fue salirse de su asamblea", y que la separación tiene como objetivo "darle mayor claridad a la relación entre las dos organizaciones", de cara a conformar la gran coalición.

Hasta ahora los representantes de las organizaciones no han explicado cómo tendrán un acercamiento después de esta separación.

La Alianza y la Unidad fueron creadas en 2018, en medio del levantamiento popular contra el presidente Daniel Ortega, acusado de la muerte, arresto y desaparición de cientos de personas desde el estallido social contra su Gobierno, en abril de ese año.

Las diferencias más evidentes han estado en las acciones contra Ortega: mientras la Unidad apuesta por manifestaciones callejeras y un paro nacional de actividades, la Alianza confía más en la diplomacia

La Alianza Cívica, que reúne a empresarios, estudiantes, trabajadores y campesinos, nació de un grupo de opositores reunidos por el Episcopado de Nicaragua en mayo 2018, para que representaran a la población nicaragüense en el primer diálogo nacional con Ortega, y es la única interlocutora del Gobierno reconocida por la comunidad internacional.

La Unidad Nacional, que aglomera a feministas, partidos políticos de centro, disidentes sandinistas, ONGs, diáspora, autoconvocados, entre otros, es más amplia, y fue formada por líderes de movimientos "autoconvocados" para protestar contra Ortega.

Las diferencias más evidentes entre ambos movimientos hasta ahora han estado en las acciones contra Ortega: mientras la Unidad apuesta por manifestaciones callejeras y un paro nacional de actividades, la Alianza confía más en la diplomacia.

La separación había surgido como rumor desde el fin de semana pasado y fue confirmada por los líderes opositores ayer miércoles.

"Continuamos unida contra el régimen y en el compromiso de no defraudar las aspiraciones unitarias de nuestro pueblo", agregaron en su comunicado.

Nicaragua atraviesa una crisis que, según la Comisión Interamericana de Justicia (CIDH), ha dejado 328 muertos en 20 meses. Organizaciones locales suman hasta 651 víctimas. Ortega reconoce 200.

En la Organización de los Estados Americanos (OEA) se mantiene abierto el proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua por quebrantamiento del orden constitucional que, de ejecutarse, suspendería la pertenencia del país al organismo.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0