Un periodista nicaragüense abandona la embajada de Honduras en Managua y viaja a EE UU

Ortega arremete de nuevo contra la Conferencia Episcopal, a quien acusa de formar parte de las fuerzas golpistas

Carlos Pastora, gerente de 'Canal 10', en una foto de archivo. (Cortesía, vía diario digital Confidencial, Nicaragua)
Carlos Pastora, gerente de 'Canal 10', en una foto de archivo. (Cortesía, vía diario digital Confidencial, Nicaragua)

(EFE).- El periodista nicaragüense Carlos Pastora, quien desde el 22 de agosto estaba bajo la protección de la Embajada de Honduras en Managua, dejó este lunes de manera voluntaria la legación diplomática y viajo a Estados Unidos, informó una fuente oficial en Tegucigalpa.

La cancillería hondureña indicó en un escueto comunicado que Pastora, quien además es hondureño "por naturalización" y "se encontraba bajo la protección del Gobierno de Honduras en la Embajada de Honduras en Nicaragua, salió voluntariamente" de las instalaciones de la misión diplomática hondureña.

Pastora salió de la Embajada "acompañado por el delegado del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras, en misión tutelar y posteriormente abordó el vuelo de American Airlines en Managua con destino a los Estados Unidos de América", añade la información oficial.

El comunicador nicaragüense se refugió en la Embajada de Honduras en Managua por temor a ser "asesinado" tras ordenar coberturas de la crisis sociopolítica

Señala además que el periodista solicitó "protección del Estado de Honduras el 22 de agosto de 2018 invocando su condición de hondureño, permaneciendo en la Embajada de Honduras en Managua desde aquella fecha".

Pastora, gerente del Canal 10 de la televisión de Nicaragua, pidió protección del Estado de Honduras en el marco de la crisis política y social en el vecino país.

La situación en Nicaragua afectó al Canal 10, el más visto de Nicaragua, cuyos ejecutivos expresaron en agosto que no cederían a las presiones del Gobierno que preside Daniel Ortega, para cambiar su línea "independiente".

El comunicador nicaragüense se refugió en la Embajada de Honduras en Managua por temor a ser "asesinado" tras ordenar coberturas de la crisis sociopolítica.

El Gobierno de Nicaragua "ejerció presión" sobre periodistas y medios "para que se suspendieran ciertas coberturas de los últimos acontecimientos de esta coyuntura, de las protestas, testimonios de las víctimas, secuestrados, fallecidos y torturados", dijo en agosto a Acan-Efe Mauricio Madrigal, directivo de Canal 10.

El presidente acusó a "algunos jerarcas" de la Conferencia Episcopal de Nicaragua de formar parte de "las fuerzas golpistas" y de "sumarme alegremente al golpe terrorista y criminal"

La salida de Pastora se produjo el mismo día que Daniel Ortega señalaba otro de sus objetivos. El presidente acusó a "algunos jerarcas" de la Conferencia Episcopal de Nicaragua de formar parte de "las fuerzas golpistas" y de "sumarme alegremente al golpe terrorista y criminal" que, a su juicio, intentó derrocarlo durante las protestas iniciadas en abril pasado.

"Después de que los invitamos y le pedimos que fueran mediadores" y testigos de un diálogo nacional para superar la crisis, que se encuentra suspendido desde julio tras dos meses de haber comenzado, "dejaron de ser mediadores y pasaron a ser parte activa de las fuerzas golpistas", dijo el mandatario nicaragüense en un discurso ante dirigente universitarios afines.

Según Ortega, parte de esos jerarcas, que no mencionó, estaban detrás de los bloqueos en las vías públicas que se instalaron entre mayo y julio para presionar al Ejecutivo, y donde, de acuerdo con el Gobierno, se cometían "crímenes".

"Por principios, como cristianos, como pastores, deberían de rechazar cualquier crimen. No tienen nada que ver con aquel Cristo que iba siendo flagelado cuando lo llevaban a crucificar", reprochó. "No tienen nada de cristianos y actúan con una mentalidad terrorista, criminal", acusó el líder sandinista, para quien algunos obispos "se sumaron alegremente al golpe terrorista y criminal".

El mandatario ofreció ese discurso al clausurar el XVI Congreso de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), en el que condecoró con la orden de la independencia cultural Rubén Darío a Fidel Moreno Briones, secretario general de la Alcaldía de Managua y a quien Estados Unidos sancionó por violaciones de derechos humanos en el marco de la crisis sociopolítica que vive el país desde abril.

El mandatario ofreció ese discurso al clausurar el XVI Congreso de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), en el que condecoró con la orden de la independencia cultural Rubén Darío a Fidel Moreno Briones

Moreno Briones fue su vicepresidente en el período 1997-2000 y recibe ahora la mayor distinción que otorga el Gobierno de Nicaragua.

El 5 de julio, Estados Unidos sancionó por su participación en la violencia en Nicaragua al jefe de la Policía Nacional, Francisco Díaz, consuegro de Ortega; así como al vicepresidente de la petrolera Albanisa, Francisco López; y a Moreno Briones, hombre de confianza de la pareja presidencial y que ha actuado como líder de la Juventud Sandinista.

Esos individuos han visto congelados todos sus activos bajo jurisdicción estadounidense y tienen prohibido hacer transacciones financieras en territorio estadounidense.

Ortega también condecoró con esa misma orden a Flor de María Valle, rectora de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, filial León, (Unan-León); y a Ramona Rodríguez, rectora de la UNAN-Managua y presidenta del Consejo Nacional de Universidades.

Además otorgó esa orden a Julio Orozco, Alonso García, Bismarck Santana, Jasser Martínez, César Pérez, Walpa Pineda e Isaac Bravo, todos afines al Gobierno y que fueron presidentes de la UNEN.

Asimismo, condecoró al actual presidente de la UNEN, Luis Andino, y Leonel Morales, dirigente de una de las universidades de Managua y "sobreviviente del intento de asesinato perpetrado por terroristas golpistas"

Asimismo, condecoró al actual presidente de la UNEN, Luis Andino, y Leonel Morales, dirigente de una de las universidades de Managua y "sobreviviente del intento de asesinato perpetrado por terroristas golpistas", según dijo la vicepresidenta del país, Rosario Murillo.

Otros condecorados fueron los dirigentes sindicales y actuales diputados oficialistas Maritza Espinales y Freddy Franco.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno de Ortega y dejado un saldo de entre 325 y 545 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de "golpe de Estado".

________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5