Terrazas llenas y selfies con Putin: Kiev desafía a los misiles rusos

"¿Qué otra cosa podemos hacer? Dejar de vivir sería dar una victoria a los rusos", dice una joven universitaria que pasa la mañana con amigos en una terraza

ese a que el riesgo es real, algo que se confirma cada cierto tiempo en forma de tragedia, el grueso de los vecinos de Kiev optan por seguir viviendo y disfrutar de su ciudad desafiando a la guerra. (Captura)
ese a que el riesgo es real, algo que se confirma cada cierto tiempo en forma de tragedia, el grueso de los vecinos de Kiev optan por seguir viviendo y disfrutar de su ciudad desafiando a la guerra. (Captura)

01 de febrero 2024 - 10:14

Kiev/(EFE).- Pese a haber sufrido tres bombardeos en menos de 48 horas, el último poco antes del mediodía del lunes, la capital ucraniana mantiene su pulso vital como cualquier otra ciudad europea, con terrazas llenas de gente que disfruta del sol e incluso un fondo para hacerse selfies con el presidente ruso, Vladímir Putin, vestido de prisionero.

Minutos después de las once del lunes, con las calles llenas de camiones de reparto, transeúntes y coches, el ruido ya familiar de las explosiones llenó el cielo de Kiev a una hora poco habitual.

Después de meses de bombardeos casi exclusivamente nocturnos, como el que despertó a muchos ciudadanos de la ciudad durante las madrugadas del domingo y de este mismo lunes, Rusia atacaba Ucrania a plena luz del día con 11 misiles de crucero y balísticos.

Todos ellos fueron destruidos en el cielo por las defensas antiaéreas de la capital, provocando una sucesión de estruendos conocida ya por todos los ucranianos ante la que cada cual reacciona de una forma.

Los más prudentes esperan a que pase escondidos en los sótanos o las paradas del metro a las que han corrido a refugiarse siguiendo los consejos de las autoridades

Los más prudentes esperan a que pase escondidos en los sótanos o las paradas del metro a las que han corrido a refugiarse siguiendo los consejos de las autoridades.

Otros, la mayoría, aguardan en sus casas o en el lugar donde les pille a que pase, esperando que los fragmentos del dron o el misil interceptado no caigan justo donde están, como le ocurrió, por ejemplo, al hombre de 41 años que murió el domingo de madrugada durante el mayor ataque con drones contra Kiev desde que empezó la guerra.

Pese a que el riesgo es real, algo que se confirma cada cierto tiempo en forma de tragedia, el grueso de los vecinos de Kiev optan por seguir viviendo y disfrutar de su ciudad desafiando a la guerra.

"¿Qué otra cosa podemos hacer? Dejar de vivir sería dar una victoria a los rusos", dice a Efe Mariia Stepanenko, una joven universitaria que pasa la mañana con amigos en una terraza de una de las principales arterias de Kiev.

Cerca de allí hay instalado un 'photocall' para hacerse selfies en el que aparece el presidente de Rusia, Vladímir Putin, vestido con un uniforme naranja de prisionero junto a dos jueces de la Corte Penal Internacional de La Haya.

Al lado de Putin sale también, haciendo la señal de la victoria, el comandante en jefe del ejército ucraniano, Valery Zaluzhny.

Los vecinos de Kiev pasan por delante del mural. Algunos lo fotografían o se hacen selfies con él de fondo.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

También te puede interesar

Lo último

stats