Conmoción en Holguín por la pérdida de 67 vecinos en el accidente aéreo

Dos de los fallecidos eran pastores de la comunidad nazarena

La ciudad de Holguín amaneció este sábado en un denso silencio tras la muerte de 67 residentes, entre ellos al menos una veintena de miembros de la Iglesia del Nazareno, en el accidente de aviación ocurrido el día anterior en La Habana. Dos pastores de la comunidad nazarena, Ronni Alain Pupo Pupo y su esposa Yurisel Milagros Miranda Mulet, se hallan entre los fallecidos.

Ambos líderes religiosos viajaban a bordo del Boeing 737 que cayó a tierra poco después de despegar de la terminal 1 del aeropuerto José Martí, en la capital cubana, según pudo confirmar este diario con fuentes de la comunidad nazarena en la provincia de Holguín.

Otras nueve parejas holguineras de esta denominación cristiana también fallecieron en la tragedia aérea. Se trata de los pastores de pequeñas iglesias ubicadas en repartos holguineros como Ciudad Jardín y en asentamientos rurales como La Jíquima.

El sitio digital de la Iglesia publicó declaraciones de su director regional para Mesoamérica, Carlos Saenz, sobre el viaje de una “decena de parejas pastorales nazarenas” en el vuelo que regresaban a Holguín después de “participar en un retiro ministerial y matrimonial”.

El reverendo Leonel López, presidente de la Iglesia del Nazareno en Cuba, contó en un comunicado que recién varios de los miembros de esa denominación acababan de llegar de Medicina Legal donde habían entregado documentos y evidencias para la identificación de los fallecidos.

El religioso lamentó que en la comunidad han quedado “varios niños, adolescentes y jóvenes huérfanos de padres y madres, algunos de ellos sin otra familia”.

En horas de la noche de este viernes, decenas de feligreses de esta religión cristiana protestante se reunieron en el templo principal ubicado en la intersección de las calles Carlos Manuel de Céspedes e Independencia, en el reparto de Vista Alegre.

Las calles de Holguín amanecieron en un denso silencio. (14ymedio)
Las calles de Holguín amanecieron en un denso silencio. (14ymedio)

Allí oraron por el consuelo de la única hija de Pupo Pupo y Miranda Mulet. Además dedicaron plegarias por el dolor de las familias holguineras, cubanas y de otros países, que perdieron a seres queridos en el siniestro.

La comunidad religiosa holguinera ha vivido las últimas horas entre el estupor y el dolor. Para Alberto Vázquez, 68 años, nadie “está preparado para recibir un golpe como este” y pone sus energías en dar “aliento y fuerzas a esos hijos que se quedaron huérfanos de padre y madre”.

“Estaba viendo el noticiero del mediodía y lo menos que imaginaba era que en ese avión venían hermanos de nuestra Iglesia”, cuenta a este diario Pedro Borrego, 59 años. De los fallecidos se queda con el recuerdo de “la ejemplaridad que dejaron”.

La fe también ayuda a Isabel María Chacón, 48 años, a transitar por estas horas de tristeza y recalca la manera en que los cristianos ven la muerte, no obstante “es un momento de mucho dolor”, reconoce.

Los más jóvenes, como Luis Alberteris, 39 años, han llegado al templo holguinero para dar también su apoyo y envía un “abrazo solidario y sincero” a todas las familias que están sumidas en el duelo por la pérdida de un ser querido en el trágico suceso.

Este sábado la ciudad de Holguín amaneció completamente nublada y con un silencio poco habitual. La tristeza ante la pérdida de 67 holguineros se reflejaba en la mirada de los transeúntes. En la calle Aguilera, los vecinos acompañan en su dolor a Ana Báster, de 81 años y tía de Iskander Báster, de 36 años, que falleció en el fatídico vuelo DMJ 0972.

La casi totalidad de las 110 personas que murieron en el accidente eran cubanos. Cinco pasajeros eran extranjeros, entre ellos dos argentinos, y los seis miembros de la tripulación eran mexicanos.

Las sobrevivientes son Emiley Sánchez de la O, residente en la provincia de Holguín, de 39 años,  Mailen Díaz Almaguer, de 19 años, residente en Holguín y a Gretel Landrovell Font, de 23 años, y residente en La Habana. Tanto Díaz como Landrovell tienen graves heridas cerebrales. Las tres mujeres están hospitalizadas en el hospital Calixto García de La Habana.

Especialistas recuperaron “en buenas condiciones” una de las cajas negras del avión, según informó este sábado el ministro de Transporte de Cuba, Adel Yzquierdo.

__________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 24