Diplomas de fin de curso

Diploma de fin de curso en una escuela habanera. (14ymedio)
Diploma de fin de curso en una escuela habanera. (14ymedio)

Llegaron, entusiastas y felices, a su fiesta de fin de curso. Una madre llevó una ensalada de macarrones con mayonesa, otra trajo de casa unos platos desechables y a una tercera le tocaron las croquetas. La celebración se armó en un dos por tres, mientras en las bocinas sonaba una reggaetón subido de tono. Este miércoles muchas escuelas primarias despidieron la temporada de clases y abrieron el paréntesis de las vacaciones.

Los padres cargaron con lo que pudieron, en medio de uno de los más severos desabastecimientos que se recuerda en la última década y de los llamados que hicieron las autoridades a velar por la higiene de los alimentos. El verano -con sus altas temperaturas- ha disparado las enfermedades diarreicas y en los centros docentes se extreman las medidas para evitar su propagación.

Sin embargo, no fueron las melodías que mueven al perreo ni las prevenciones sanitarias las que marcaron la jornada. El rostro del fallecido Fidel Castro se llevó el protagonismo, al ser estampado en miles de diplomas de graduación a lo largo de la Isla.

La suerte es que entre la corredera por los pasillos y los trozos de cake con merengue, la mayoría de los alumnos ni siquiera se percató de que, como el dinosaurio del cuento de Augusto Monterroso, cuando la fiesta terminó: “el dinosaurio todavía estaba ahí”.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 21