‘Granma’ oculta el aniversario del hundimiento del remolcador ‘13 de marzo’

El órgano oficial del Partido Comunista, muy dado a las efemérides y a los recordatorios históricos, ha pasado por alto uno de los sucesos más aciagos de la historia cubana

Imagen de un acto de homenaje a las víctimas del Remolcador 13 de Marzo en Miami. (Twitter)
Imagen de un acto de homenaje a las víctimas del Remolcador 13 de Marzo en Miami. (Twitter)

El diario oficial Granma optó por recordar la llegada a Cuba de los supuestos restos de Ernesto Che Guevara mientras escamoteó este lunes el aniversario del hundimiento del remolcador 13 de marzo y del fusilamiento del general Arnaldo Ochoa, ambos sucesos ocurridos un 13 de julio de 1994 y 1989 respectivamente.

El órgano oficial del Partido Comunista, muy dado a las efemérides y a los recordatorios históricos, ha pasado por alto uno de los sucesos más aciagos de la historia cubana. El hundimiento de una embarcación en el verano de 1994, que dejó 37 personas fallecidas, entre ellas al menos varios niños de entre 6 meses y 12 años de edad.

En la madrugada del 13 de julio de ese año, 62 personas intentaron escapar de Cuba rumbo a Estados Unidos a bordo del remolcador 13 de Marzo. La nave fue interceptada y hundida por otros tres barcos, Polargo 2, Polargo 3 y Polargo 5, según testimonios recopilados entre los sobrevivientes. Muchos de los cuerpos de los fallecidos nunca fueron rescatados.

A diferencia del bombo y el platillo con el que se recibieron en 1997 en la Isla los restos de Guevara, el hundimiento del remolcador fue apenas reseñado en la prensa oficial

A diferencia del bombo y el platillo con el que se recibieron en 1997 en la Isla los restos de Guevara, el hundimiento del remolcador fue apenas reseñado en la prensa oficial y nunca se juzgó a los implicados, a pesar de que los testigos reportaron que las Polargo embistieron a la nave y arrojaron chorros de agua sobre la cubierta para evitar su salida de las aguas cubanas.

Un día después del hundimiento, Granma publicó una nota del Ministerio del Interior en la que se aseguraba que la embarcación había "zozobrado" y que en su interior solo viajaban "antisociales". Poco después, cuando los detalles sobre lo sucedido se supieron, el diario oficial aseguró que las Polargo habían estado involucradas en una "lamentable colisión" durante las maniobras para impedir el robo de la embarcación.

Nadie fue juzgado por el hundimiento del remolcador y el suceso fue borrado de las efemérides, los debates públicos y las investigaciones académicas. Algo similar a lo ocurrido con la Causa 1 de 1989, por la que otro 13 de julio, cinco años antes, fueron fusilados el general Arnaldo Ochoa, el coronel Antonio de la Guardia, el capitán Jorge Martínez y el mayor Amado Padrón.

Buena parte del juicio contra estos oficiales, por un presunto delito de narcotráfico, fue transmitido por la televisión nacional y para muchos analistas marcó un antes y un después en el proceso político cubano. 

Los supuestos vínculos de los acusados con los carteles colombianos, sus turbios negocios con marfiles en África y las actividades de tráfico que se les achacaron durante la vista oral han sido por décadas fuente de especulaciones sobre una posible implicación de la dirigencia cubana, especialmente de Fidel Castro, en tales manejos. 

En el Tribunal Supremo, presidido por el general Juan Escalona Reguera, entonces fiscal general de la República, se pidió la pena capital para cuatro de los acusados, una condena que fue apoyada y ratificada por el Consejo de Estado pocos día después.

Para muchos fieles militantes, el fusilamiento de Ochoa catalizó su ruptura con el Partido Comunista y su desengaño con el modelo político

Para muchos fieles militantes, el fusilamiento de Ochoa catalizó su ruptura con el Partido Comunista y su desengaño con el modelo político. En la comunidad internacional, numerosas voces también se alzaron en repulsa a lo que calificaron como un "asesinato institucional". Pero, a pesar de su importancia, la prensa oficial no ha vuelto a recordar aquella causa judicial ni a sus implicados.

Por otro lado, la autenticidad de los restos de Ernesto Che Guevara que reposan en el Mausoleo de Santa Clara ha sido cuestionada en varias ocasiones. Un extenso reportaje de investigación publicado en la revista mexicana Letras Libres pone en duda el hallazgo. "Sólo una prueba de ADN realizada por expertos totalmente independientes permitirá comprobar si el esqueleto atribuido al Che le pertenece realmente", apunta el texto.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12