Meliá culpa a Trump de sus malos resultados en Cuba

La cadena hotelera española registra una caída de sus ingresos del 10,6% en el primer semestre de este año

Un hotel Meliá en La Habana. (EFE)
Un hotel Meliá en La Habana. (EFE)

Los resultados económicos de la cadena hotelera española Meliá en el último semestre muestran una caída en América Latina que alcanza el -10,6% en Cuba, el -10,7% en República Dominicana y un -5,6% en México. 

Según el informe de la compañía, las tasas de ocupación y precios "se vieron afectadas en gran medida por el hecho de que la Administración Trump prohibiese las operaciones de cruceros a Cuba y eliminase las licencias para viajes destinados a programas educativos para ciudadanos estadounidenses". 

Meliá atribuye a las medidas del Gobierno estadounidense un descenso de la demanda que ha impactado negativamente en sus beneficios. A pesar de obtener en esta primera mitad de año una ganancia de 43,5 millones de euros, la cantidad supone un 24,7% menos que el mismo periodo del año anterior.

El segundo trimestre es el que deja peores datos para Meliá, que perdió un 17,1% en los ingresos por habitación de Cuba

El segundo trimestre es el que deja peores datos para Meliá, que perdió un 17,1% en los ingresos por habitación de Cuba. Las restricciones en los viajes de estadounidenses a la Isla entraron en vigor a principios de junio, por lo que la compañía, con sede en Palma, teme datos peores en adelante. 

"No descartamos caídas de precios frente al tercer trimestre de 2018, sobre todo en La Habana, Cienfuegos y Santiago de Cuba", añade el informe. Estas dos últimas ciudades sí mejoraron sus tasas de ocupación "gracias al positivo comportamiento del segmento de circuitos", pero las previsiones no son buenas.

A pesar de esto, Meliá cree que podrá compensar parcialmente las caídas con una subida de ventas a través de su canal directo.

"Nos enfrentamos a algunos retos en América que impactaron nuestras operaciones en países como México o República Dominicana", dijo el vicepresidente ejecutivo y consejero delegado Gabriel Escarrer, que atribuyó los datos a causas socioeconómicas o políticas en los países de la región, los problemas de inseguridad, las reformas de algunos hoteles. 

Brasil es uno de los pocos países que dan un respiro a la cadena, al subir un 10,6%, pero cae México, un 5,6%, resultado que el informe atribuye al aumento de la inseguridad y el alga marina sargazo. 

En España, Meliá también sufrió una caída del 6,5% por la fuga de turistas a destinos más económicos como Turquía y Túnez; aunque mantienen el tipo sus hoteles en Madrid y Barcelona. "Permanecemos cautos respecto a nuestros resorts en Baleares y Canarias", añade el texto. 

Alemania, Italia y Reino Unido impulsaron las cuentas, con un 2,8% los ingresos por habitación, y cerraron el semestre con una ocupación superior al 70%, especialmente en éste último (+8%), cuyo interés ha resucitado entre los españoles por el brexit

Además del problema del descenso del turismo, Meliá tiene otro contencioso con la Administración Trump, ya que se enfrenta a demandas millonarias como consecuencia de la activación de los títulos III y IV de la Ley Helms- Burton que permiten reclamar a afectados por la confiscación de propiedades a partir de 1959 en tribunales de EE UU.

Además del problema del descenso del turismo, Meliá tiene otro contencioso con la Administración Trump, ya que se enfrenta a demandas millonarias como consecuencia de la activación de los títulos III y IV de la Ley Helms- Burton

El pasado mayo, Escarrer estuvo en Cuba para asistir a la Feria de Turismo FitCuba, donde aseguró no tener miedo a este asunto e informó de nuevas inversiones en la Isla.

"No temblamos frente a las presiones que podemos sufrir de exteriores", explicó. "En estos 31 años lo hemos tenido muy claro: que la apuesta por Cuba es incondicional. Nosotros creemos que es totalmente injusto, todas estas medidas. Frente a eso, seguimos con nuestra hoja de ruta: seguiremos colaborando estrechamente con las autoridades cubanas en el desarrollo de la industria turística de este país, que creo que es modélica en todos los sentidos".

La cadena hotelera tiene ya al menos una demanda de acuerdo a esta ley, la de los descendientes del empresario Rafael Lucas Sánchez Hill, que piden como indemnización unos 10 millones de euros por las tierras ubicadas en la actual provincia de Holguín, que les fueron expropiadas en 1960 y de las que Meliá se beneficia al administrar varios hoteles construidos en ellas por los militares cubanos.

_________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 62