Ruiz Urquiola propone una campaña de retorno a los exiliados para asediar al Gobierno

La intervención del científico en la ONU se aplaza al viernes

Ariel Ruiz Urquiola en la entrada de la sede de Naciones Unidas en Ginebra.
Ariel Ruiz Urquiola en la entrada de la sede de Naciones Unidas en Ginebra.

Ariel Ruiz Urquiola ha propuesto hoy a los exiliados cubanos que regresen a la Isla a la vez para limitar la capacidad de reacción del Gobierno. El biólogo y activista, que ha llamado a su propuesta Operación Retorno, ha hablado en Ginebra desde la explanada delante de la sede de Naciones Unidas donde su intervención, prevista en la sesión plenaria de este jueves, ha sido aplazada a mañana.

"Viva Cuba libre", ha reivindicado Ruiz Urquiola, vestido con camisa y corbata y sosteniendo una bandera de la Isla en la que podía leerse Justice4Ariel y No+ dictadura. "Ellos podrán meter presas a algunas personas, pero si todos los cubanos que viven fuera de Cuba nos unimos, no nos pueden encarcelar a todos, no nos pueden matar a todos. Eso creo que sería una forma inédita de destruir pacíficamente a un régimen dictatorial que está en el poder desde hace seis décadas", ha reclamado en su alegato. 

"Nos toca a nosotros sacarlos, ponerlos fuera con actividades pacíficas y cívicas. Ellos no pueden controlarnos más. Libertad o liberación"

Al finalizar la sesión de la mañana en Ginebra sin que el cubano hubiera intervenido, muchos de sus seguidores mostraron su preocupación, pero el activista ha aclarado que la intervención estaba aplazada, presuntamente, sin el límite de tiempo que iba a tener hoy. Ruiz Urquiola, que exhibía sonriente su acreditación y explicó con todo detalle la buena atención recibida, ha aprovechado para rechazar la intervención de la delegación cubana hoy en lo relativo al tráfico de personas. El biólogo ha recordado que las brigadas médicas son asimilables a este tipo de delito. 

A continuación, el activista ha vuelto a pedir a los cubanos residentes fuera de la Isla que participen en la Operación Retorno, una idea que ya se había planteado con anterioridad por otros exiliados. "Nos toca a nosotros sacarlos, ponerlos fuera con actividades pacíficas y cívicas. Ellos no pueden controlarnos más. Libertad o liberación", clamó. "Ellos podrán aplastar una hormiga pero no pueden aplastar a todas las hormigas, somos tres millones y no podemos vivir como ratas". 

Hace una semana, UN Watch aseguró al activista que podría usar su tiempo de intervención ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas después de que Ruiz Urquiola protestara ante la oficina de la Alta Comisionada, Michelle Bachelet, a quien quería entregar una carta pidiéndole presentar su caso "sin intermediarios en plenaria, como víctima de crimen de lesa humanidad, de tortura, por parte de la dictadura cubana". 

En la misiva, el activista subrayaba que Cuba es miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU desde 2006 y que, aunque ha firmado los pactos internacionales de Derechos Civiles y Políticos, así como Económicos, Sociales y Culturales en 2008, estos no han sido aún ratificados por La Habana. 

Además, recordó que, en mayo de 2018, el grupo de trabajo sobre Detención Arbitraria respaldó su denuncia cuando estuvo detenido durante un año y que Amnistía Internacional lo reconoció como preso de conciencia.

En diciembre de 2019, el activista denunció ante varias ONG alemanas que el Gobierno de su país le inoculó el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Urquiola asegura que tiene pruebas médicas de que una cepa del virus le fue inoculada en el Hospital Provincial Abel Santamaría de Pinar del Río, cuando se encontraba en la fase final de su anterior huelga de hambre y sed. "Todas las pruebas están en manos de infectólogos suizos y alemanes", dijo Ruiz Urquiola.

El activista denunció ante varias ONG alemanas que el Gobierno de su país le inoculó el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Urquiola asegura que tiene pruebas médicas de que una cepa del virus le fue inoculada

Tom Haeck, funcionario del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, se acercó el pasado miércoles a conversar con el científico, que había comenzado una huelga de hambre y sed para reivindicar sus posiciones y a quien la policía suiza tuvo que pedir que se apartara del lugar. En la mañana de hoy, los agentes también se acercaron al grupo de cubanos para interesarse por los motivos de la grabación ante la sede de Naciones Unidas.

Haeck, encargado de México, Cuba y Brasil en el organismo, escuchó las demandas del cubano y aseguró que trataría de mover contactos para ver que Ruiz Urquiola pudiera presentar su caso y ser escuchado.

Biólogo y doctor en Ciencias, Urquiola ha participado en varios proyectos de investigación sobre la biodiversidad cubana, en especial vinculados a especies marinas y terrestres. Fue expulsado del Centro de Investigaciones Marinas bajo el argumento oficial de ausencias injustificadas, pero, según el científico, se trató de un complot en su contra por no resultar "confiable" para las autoridades del centro científico debido a sus inclinaciones políticas.

Con anterioridad, Urquiola ha realizado al menos otras tres huelgas de hambre. Una de ellas frente al Hospital Oncológico de La Habana, cuando a su hermana, Omara, no le suministraron un medicamento contra el cáncer que padece. Las otras dos las llevó a cabo durante su arresto en 2018 cuando fue condenado a un año de prisión por el supuesto delito de "desacato". En esa oportunidad, el ayuno terminó con la liberación del científico.

La sesión plenaria de de este jueves ha dedicado un espacio a la situación de los derechos humanos en Nicaragua. Bachelet ha afirmado que sigue habiendo "persistentes violaciones de derechos humanos contra quienes el Gobierno (nicaragüense) percibe como opositores, incluso personas defensoras de derechos humanos, periodistas, líderes sociales y expresos políticos".

Bachelet ha afirmado que sigue habiendo "persistentes violaciones de derechos humanos contra quienes el Gobierno (nicaragüense) percibe como opositores"

"El derecho a la reunión pacífica continúa siendo sistemáticamente coartado con despliegues policiales, detenciones arbitrarias y ataques de elementos progubernamentales cuando críticos al Gobierno intentan reunirse pacíficamente", indicó, entre otras.

Además, en cuanto a la pandemia, que se analizaba en la sesión de hoy "existe poca transparencia y falta de claridad en la información pública sobre los casos" de covid-19. Las medidas gubernamentales no se ajustan a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y la comunidad médica nicaragüense, especialmente respecto al distanciamiento físico, y la pandemia ha incrementado la violencia contra las mujeres, añadió la alta comisionada.

La delegación nicaragüense se defendió de ambas acusaciones y acusó al Alto Comisionado de no tomar en cuenta la versión de las autoridades. "Nicaragua, además de luchar contra la pandemia, debe también combatir las campañas de desinformación y odio que emanan de sectores adversos al Gobierno de reconciliación y unidad nacional", aseguró.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 20