Las croquetas de Di tú son de “dudosa calidad”, según la prensa oficial

Esta la primera vez que el oficialismo reconoce que los alimentos cocinados ofrecidos en su red de comercios también sufren de adulteración

Los medios oficiales no han especificado si las croquetas industriales, destinadas a los establecimientos estatales, son vendidas en circuitos ilegales. (guantanano city.org)
Los medios oficiales no han especificado si las croquetas industriales, destinadas a los establecimientos estatales, son vendidas en circuitos ilegales. (guantanamo city.org)

Pese a una inspección nacional realizada hace casi dos años, la popular cadena estatal de comida Di tú sigue vendiendo ilegalmente croquetas "caseras" de pésima calidad, según una nota publicada este martes por el diario Granma.

El diario del Partido Comunista recuerda que, a raíz de las quejas de los consumidores, la Empresa Productora de Alimentos (Prodal), única suministradora de la cadena, hizo un estudio a mediados de 2016 y "se comprobó que el 75% de las muestras eran introducidos por otras vías".

El consumo de estas croquetas, que se venden a 10 centavos de CUC y suelen estar hechas con pollo, es muy popular en la Isla, una situación que para los administradores y empleados de estos locales estatales es visto como una oportunidad para obtener beneficios.

"Resulta un negocio redondo porque la croqueta es lo que tiene más salida en estos lugares, y aprovechan ese margen para venderle a la gente otras que traen los particulares, y entre todos se reparten las ganancias", afirmó al diario Granma Berta González, residente del municipio 10 de Octubre.

Fruto de esta manipulación, los consumidores sostienen que las croquetas de Di tú ahora son más pequeñas y el sabor y aspecto de su masa no son los mismos que antes, lo que les lleva a sospechar que han sido víctimas de un cambiazo.

Los consumidores sostienen que las croquetas de Di tú ahora son más pequeñas y el sabor y aspecto de su masa no son los mismos que antes

Desde la prensa oficial se da la razón a las quejas de los clientes y se recuerda que estos productos no cumplen con los requisitos sanitarios ni tienen el mismo tamaño ni sabor que las croquetas originales de la cadena. En su elaboración se debe seguir una serie de estrictos parámetros que determinan los ingredientes y la preparación de este producto que se vende en los puestos de comida estatales.

Pese a la inspección técnica realizada por las autoridades, los medios oficiales no han especificado si las croquetas industriales, destinadas a los establecimientos estatales, son vendidas en circuitos ilegales.

Para corregir la situación y cumplir con la demanda, el Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria ha hecho en los últimos meses inversiones destinadas a "incrementar las capacidades de producción", según comentó a la prensa oficial Iris Quiñones, presidenta de Prodal.

La entidad estatal procesar unas 15.000 toneladas anuales de carne, aves, pescados y mariscos para la distribución a la red hotelera y el mercado interno en CUC. Su producción se centra fundamentalmente en picadillo, croqueta, albóndiga, filete y hamburguesa, que también terminan en las mesas de los comedores de centros laborales, docentes y hospitalarios.

'Granma' cuestiona de dónde los particulares sacan la infraestructura para hacer una "croqueta casera tan parecida a la que realmente produce la industrial "

Granma no solo lamenta el "acto ilegal de introducir mercancías" en el circuito estatal y obtener por ello "una ganancia que no va a parar a ningún libro contable", sino que también se cuestiona de dónde los particulares sacan la infraestructura para hacer una "croqueta casera tan parecida a la que realmente produce la industrial".

La inventiva popular ha logrado fabricar máquinas que remedan el acabado de una croqueta de producción estatal. Recientemente, el sitio digital El Toque contó la historia de un habitante de Placetas, en Villa Clara, que armó uno de esos aparatos a partir de piezas de bicicleta, un dispositivo culinario de moler carne y un pedazo de una botella plástica de refresco.

Con anterioridad se han detectado también pequeñas industrias domésticas que se dedican a la falsificación de cervezas y refrescos. Sin embargo, es la primera vez que el oficialismo reconoce que los alimentos cocinados ofrecidos en su red de comercios también sufren de adulteración.

____________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 29