La empresa privada es clave para resolver la crisis económica en Cuba, dicen los ganadores de un concurso

Rogelio Rivas obtuvo el máximo galardón, con propuestas que incluían "la creación de una institución fiduciaria con la misión de resolver la privatización"

"Dar la propiedad real de la tierra: el derecho del agricultor a decidir qué sembrar y a quién vender sus productos", fue otra de las propuestas en el concurso. (yelo34)
"Dar la propiedad real de la tierra: el derecho del agricultor a decidir qué sembrar y a quién vender sus productos", fue otra de las propuestas en el concurso. (yelo34)

El habanero Rogelio Rivas ha ganado el concurso ¿Cómo salir de la crisis económica en Cuba?, organizado por el Observatorio Cubano de Conflictos (OCC) y la plataforma Apretaste. En el certamen se presentaron cerca de 900 trabajos con opiniones sobre diez medidas propuestas por expertos para salir de la crisis económica en la Isla.

El pasado 23 de diciembre, Rivas obtuvo el máximo galardón, acompañado de un monto en metálico de 300 dólares, con varias propuestas que incluían "la creación de una institución fiduciaria con la misión de resolver la privatización de gran parte de la economía cubana", la eliminación de la agencia empleadora estatal, la unificación de la moneda y la restitución del derecho a crear medianas y grandes empresas.

El 59% de los participantes del concurso apoyó en su totalidad las diez medidas presentadas por los economistas para la renovación de la economía

El 59% de los participantes del concurso apoyó en su totalidad las diez medidas presentadas por los economistas para la renovación de la economía, según la nota de prensa que difundió los resultados. "El derecho a poner en marcha y dirigir empresas fue la medida más aclamada por los cubanos de la Isla, un 91% de los trabajos se refirieron a esta".

"Dar la propiedad real de la tierra: el derecho del agricultor a decidir qué sembrar, a quién vender sus productos y fijar libremente su precio", fue otra de las propuestas ratificada por el 89% de los participantes; mientras que "liberar totalmente de trabas y disposiciones burocráticas a la agricultura, incluyendo el monopolio estatal de distribución (Acopio) y fomentar mercados libres campesinos", alcanzó un 87% de respaldo.

Entre las otras medidas destacadas figura la de "aprobar la exportación e importación privada a fin de que los privados hagan directamente sus compras, obtengan tecnología, y vendan sus productos al extranjero", a la que dieron el visto bueno el 85% de los participantes.

De los 878 trabajos que se presentaron al certamen, Villa Clara, Camagüey y Holguín fueron las provincias con mayor número de participantes y sus edades oscilaron entre 18 y 68 años.

"Los concursantes no se limitaron a expresar su opinión sobre las medidas económicas que pueden sacar a Cuba de la crisis económica, sino que hicieron propuestas de cómo llevarlas a cabo con ideas innovadoras", agrega el comunicado. El ganador, Rogelio Rivas, plantea que "es necesaria la desideologización de la economía y pasar del sistema de economía planificada a economía de mercado, lo cual no está reñido con que se mantengan determinados servicios públicos como la salud o la educación".

Muchos de los participantes se refirieron a las trabas del Gobierno para la liberación de las fuerzas productivas. "Al cubano lo que le sobra es ingenio y creatividad. El modelo político vigente es el que ha bloqueado esa creatividad durante muchos años", expresó una de las ganadoras, Lázara Sánchez, de Camagüey.

Varios participantes llamaron a "aprovechar las ventajas del poder digital en las redes sociales". "Hagamos todo lo que tengamos que hacer para que las propuestas no se queden en propuestas, sino que se materialicen para el bien de toda nuestra nación" expresó Leonardo Acosta, de La Habana.

Algunos trabajos sugirieron medidas adicionales como la necesidad de educar a los cubanos en materias económicas y una nueva Ley de Inversiones

Algunos trabajos sugirieron medidas adicionales como la necesidad de educar a los cubanos en materias económicas, una nueva Ley de Inversiones que incluya a los nacionales, la libre sindicalización y la creación de verdaderas cooperativas basadas en los principios establecidos por la Asociación Cooperativa Internacional.

El jurado también entregó cinco premios de 100 dólares cada uno que fueron a parar a manos de Ernesto Almaguer, Leonardo Acosta, Dimas Castellanos, Zaray Fernandez y Andrés González. Mientras que los cinco galardones de 50 dólares cada uno recayeron en Álvaro Leyva, Eduardo Guerra, José René Rigal, Alejandro Pérez y Lázara Fiallo.

El Observatorio Cubano de Conflictos es un proyecto apoyado por la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba y busca "exponer, educar y empoderar ciudadanos dispuestos a tomar iniciativas para impulsar la solución de los problemas que aquejan a la sociedad cubana".

A continuación presentamos el trabajo ganador.

¿Cómo salir de la crisis económica en Cuba?

por Rogelio Rivas, La Habana

Para poder resolver la crisis económica en Cuba un cambio de sistema es inevitable, aunque debemos comprender que este proceso lleva tiempo, debe hacerse ordenadamente y con una necesaria ayuda internacional o inyección de capital en la fase de saneamiento.

1. Es necesaria la creación de una institución fiduciaria con la misión de privatizar gran parte de la economía cubana.

Si queremos arreglar una economía rota como la nuestra tenemos que comenzar por entender que su fracaso y su inoperancia es parte de un mal sistémico. ¿Pero cómo desmontar un mastodóntico laberinto de burocracia inútil que solo frena el desarrollo y crecimiento de la nación? 

Habrá que contratar personal capacitado en materia de comercio y economía, no importa si es extranjero o nacional

En mi opinión a través de una agencia fiduciaria creada para estos fines, con poderes especiales para resolver la suerte de las empresas cubanas e independizarlas de la administración central del Estado. Para ello habrá que contratar personal capacitado en materia de comercio y economía, no importa si es extranjero o nacional, pero personas de probado prestigio y, esto sí es importante, en caso de ser cubanos que sean profesionales de vanguardia y que no estén viciados por los métodos de la  economía planificada socialista. La labor a realizar sería identificar cuáles empresas cubanas pueden ser privatizadas, sanearlas cuando corresponda y discutir con los posibles compradores nacionales o extranjeros las ofertas más positivas, evitando en la medida de lo posible perjudicar a los trabajadores en el proceso.

2. Habrá que legislar sobre el derecho de poner en marcha y dirigir empresas privadas y cooperativas  no agrícolas y de servicios. Esto incluye el derecho de crear nuevas empresas privadas, medianas grandes y pequeñas, ofreciendo determinadas facilidades que incentiven a los emprendedores del país, entregando un nivel de confianza a los nuevos empresarios que el Estado socialista no fue capaz de darles, liberar las fuerzas productivas y generadoras de ingresos. Paralelamente, los impuestos recaudados como resultado de esta nueva actividad se utilizarán para reconstruir el país, su infraestructura, carreteras, hospitales públicos y escuelas.

3. Habrá que eliminar la agencia empleadora impuesta a las empresas extranjeras y permitir que estas contraten directamente a sus empleados y los paguen. El proceso de saneamiento de la economía cubana debe pasar por la etapa de desmantelar los mecanismos de control del Estado sobre determinados aspectos de la economía nacional. Esto derivará en un mayor poder adquisitivo de los trabajadores que son saqueados actualmente hasta en un 90% de los salarios que las empresas extranjeras pagan por su trabajo. Un mayor poder adquisitivo derivará en más riqueza para todos.

Habrá que eliminar la agencia empleadora impuesta a las empresas extranjeras y permitir que estas contraten directamente a sus empleados

4. Unificar la moneda.

La dualidad monetaria ha sido por muchos años un lastre más para la maltrecha economía cubana. Mientras el ciudadano tiene que dar 24 pesos para recibir un CUC, las empresas estatales y las instituciones gozan de un privilegio que equipara el peso con el CUC, a 1 por 1. Esto, como se podrá entender sin ser licenciado, es un agujero por donde se desangran los pobres recursos del país, ya sea por la carga que supone la existencia de mecanismos incoherentes para hacer coexistir dos monedas sin valor real o por la invitación a la corrupción que supone la tasa de cambio en el caso de las personas jurídicas, al permitir el enriquecimiento y el desvío de recursos por parte de directivos y administradores pillos a lo largo de muchos años.

Insisto sobre la necesidad de un cambio de paradigmas, la evolución de un sistema planificado a una economía de mercado y la desideologización de su manejo, lo cual no está reñido con la posibilidad de que se mantengan determinados servicios públicos, como la salud o la educación. Sin excluir la existencia de clínicas privadas o escuelas privadas como sucede en otras partes del mundo, donde la gente escoge el tipo de servicios que quiere en función de sus posibilidades.

La economía no debe manejarse con prejuicios políticos que la aten. Al contrario, debe liberalizarse para que crezca como lo deseamos todos.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 73