Menos papa, más negocio

La caída de la producción de la papa ha sido notable en los últimos años

Cola para comprar las papas en el mercado de 37 y 6, La Timba, en el municipio Plaza. (14ymedio)
Cola para comprar las papas en el mercado de 37 y 6, La Timba, en el municipio Plaza. (14ymedio)

"Entre finales de febrero y abril yo hago ‘la zafra de las papas’", ironiza Jaime, nombre ficticio de un vendedor ilegal del tubérculo, en conversación con 14ymedio. “Antes me dedicaba a la venta de camarones y langosta pero esto es menos peligroso, porque a pesar de tener que trasladar mayores volúmenes, no deja el rastro de olor que tienen los mariscos ni tampoco está tan controlado por la policía”.

Hace un lustro, Jaime fue al mercado de la calle 19 y B en El Vedado habanero para comprar algo de yuca y terminó conversando con un vendedor informal que le propuso una bolsa con 5 libras de papas por 1 CUC. “Me di cuenta enseguida que había un nicho de mercado y empecé a buscar los contactos para hacer lo mismo”.

En este tiempo dice haber tenido suerte. “El precio de la papa subió porque ha escaseado mucho, así que esa misma bolsa la vendo ahora en 2 y hasta en 3 CUC, depende del tipo de cliente”, precisa. “Vendo a domicilio y tengo mi red de contactos que son, básicamente, paladares, diplomáticos extranjeros y los cubanos que pueden gastar más”.

“Tengo dos vías de suministro, varios guajiros de la zona de San Antonio de los Baños y también algunos locales donde venden papas por la libreta”, explica. “Me da lo mismo uno que otro, pero ahora mismo todo el suministro que tengo viene de los mercados, porque por estos días ha comenzado la venta a la población”.

“El suministro” al que se refiere Jaime no es otra cosa que el desvío de recursos estatales que terminan en la venta ilegal. "El milagro del excedente", como lo llama Jaime, es la suma de lo que se obtiene con la manipulación de las balanzas o al agregar tierra y, también, por las cuotas de libreta no recogidas. “De eso vivo, de hacer llegar esas papas a gente que puede pagarlas por lo que realmente valen”.

Los consumidores del mercado racionado reciben un total de 14 libras de papa en varias entregas, al precio subvencionado de 1 CUP la libra

Los consumidores del mercado racionado reciben un total de 14 libras de papa en varias entregas, al precio subvencionado de 1 CUP la libra. El suministro llega en los meses de febrero y marzo cuando se recoge del campo la llamada Campaña de Frío. En otras provincias la venta del producto tiende a ser más reducida y esporádica.

La caída de la producción de la papa ha sido notable en los últimos años. En 1996, en pleno Periodo Especial y estando estrictamente racionada, se empezó a exportar después de alcanzar las 348.000 toneladas. Con las reformas raulistas, ya en 2010, se autorizó su venta libre, pero en apenas cinco años la cosecha había caído a 123.938 toneladas y las autoridades tuvieron que importar 15.233 más para cubrir la demanda interna. En 2017 la papa volvió a quedar racionada.

"Tenemos varios platos que pueden venir acompañados con puré de malanga y de papa", cuenta Rubén Núñez, un ayudante de cocinero de un restaurante ubicado a un costado del céntrico Bulevar de La Habana. "Hace ya varios años que usamos fórmulas instantáneas para sustituir la papa natural y aunque no es lo ideal tiene bastante demanda".

"Los paquetes con puré de papa instantáneo son muy baratos y fáciles de traer a Cuba desde Miami, Cancún o Panamá, además de que pesan poco por lo que tenemos un suministro estable", precisa este empleado de una paladar. "Las recetas con papas fritas las hacemos con los paquetes precocinados y congelados que compramos en algunos mercados en La Habana pero no incluimos en nuestra carta ningún plato con papas hervidas o asadas".

"Tenemos varios platos que pueden venir acompañados con puré de malanga y de papa", cuenta Rubén Núñez, un ayudante de cocinero de un restaurante ubicado a un costado del céntrico Bulevar de La Habana

Para Núñez hay que acostumbrarse. "Se pueden encontrar muchos sustitutos a la papa, como el plátano, el boniato y la propia malanga, pero nos llegan turistas que piden papas naturales y hay que explicarles que no hay y sugerirles otra guarnición para acompañar el plato fuerte".

Luis Marrero fue de los primeros agricultores de la zona de Güira de Melena que se sumó a la siembra de papa cuando el Estado puso fin a su monopolio sobre el cultivo y la distribución. "Mi padre y mi abuelo habían sembrado bastante papa a inicios del siglo pasado", cuenta a este diario.

"Por eso cuando nos permitieron a los campesinos comprar las semillas para cultivarlas, enseguida pedí el ‘paquete tecnológico’ que me hacía falta", agrega. Compró en una tienda estatal sacos de fertilizantes y las simientes necesarias para lograr una buena cosecha.

"Esa primera vez que cultivé papa me sentía muy feliz porque todo se me daba muy fácil, aunque es un cultivo que tiene sus demandas de temperatura", aclara. "Sembré la variedad Romano, que es bastante común en esta zona y me fue bien, pero con los años se fue complicando mucho la compra de las semillas (en la Isla se le llama así al propio tubérculo con brotes) y los fertilizantes han fallado”.

Con los años, Luis fue reduciendo la superficie destinada a ese cultivo porque considera que el Estado “paga muy mal el quintal de papa” a los campesinos. La mayor parte de la cosecha debe ser vendida al Estado.

“Nos pagan entre 45 y 65 CUP el quintal, depende de la calidad del producto pero yo puedo vender la libra a 3 CUP en la puerta de mi casa a los revendedores que después le sacan hasta el doble de ese dinero”, explica el agricultor. “Bien tonto sería si no vendiera por ese camino”. En esta temporada Luis no espera grandes ganancias. “No he sembrado mucha papa y si le saco unos 1.000 o 1.200 CUP será mucho”.

Hasta inicios de marzo se habían sembrado en la Isla 6.171 hectáreas del tubérculo y se habían recogido 7.200 toneladas, de las 122.000 que se espera cosechar en las provincias de Mayabeque, Artemisa, Matanzas, Villa Clara, Cienfuegos y Ciego de Ávila.  

Ante esa situación el Gobierno ha iniciado, hace más de un año, negociaciones con los productores peruanos, que tienen excedentes. No parecen haber llegado a un acuerdo. Mientras tanto, los vendedores informales siguen con su negocio y los consumidores con su puré en paquete.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 43