Los "sobrecumplimientos" sirven para tapar la corrupción

A pesar de las señales de alarma de la empresa estatal y las prácticas de corrupción y desvío de recursos que la han caracterizado, el Gobierno sigue apostando por este sector

Una reunión del pleno del Comité Central del Partido Comunista. (EFE)
Una reunión del pleno del Comité Central del Partido Comunista. (EFE)

Cifras engordadas, números maquillados y supuestos "sobrecumplimientos productivos". Estos son algunos de los síntomas de la profunda distorsión contable que sufre la empresa estatal en Cuba, según un reportaje publicado el viernes por Granma, que hace malabarismos verbales para no hablar de lo que se llama en otros países corrupción o desvío de fondos.

"Al cierre del primer trimestre de 2018, la empresa capitalina Industria Electrónica tenía su plan de utilidades (ganancias) cumplido al 475%, o sea, de los 800.000 pesos previstos, ya tenía 3.800.000", explica el artículo, que cita dos entidades estatales más que reportaron un diferencia positiva entre el plan inicial y lo logrado finalmente.

Al menos el 40% de las empresas "registraron sobrecumplimientos del plan de utilidades por encima del 120%", según los datos del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP). El aumento que debería notarse en la disponibilidad de productos en el mercado y de dinero en las arcas estatales, pero no es así.

"Lamentablemente, detrás de estos resultados, ‘redondeados por exceso’, existen, quizá, causas ‘ajustadas por defecto’", escribe el periodista de Granma, que reproduce tal cual los enigmáticos términos burocráticos de su fuente gubernamental. Según su fuente, el problema se debe a los "cambios en la estructura de las producciones, incremento de los surtidos secundarios, así como a la venta de productos y servicios a precios por acuerdo con el cliente".

Al menos el 40% de las empresas "registraron sobrecumplimientos del plan de utilidades por encima del 120%", según los datos del Ministerio de Finanzas y Precios

Para tratar de entender ese lenguaje críptico, 14ymedio ha consultado a un economista independiente que conoce bien la burocracia cubana pero prefiere mantenerse en el anonimato. "Ese es un problema que siempre ha existido pero se ha profundizado desde 2016 cuando se puso en vigor una nueva legislación sobre el pago por estímulo a los trabajadores", explica.

"El Ministerio de Finanzas y Precios estableció un reglamento para pagar a los empleados por la eficiencia económica de su empresa".

"Un ejemplo sencillo de entender es el de una empresa de conservas", detalla el economista. "Elabora un plan inicial a partir de que hará cascos de guayaba y piña en rodajas pero con el paso de los meses solo hace mermelada y dulce de frutabomba, esos productos que no estaban incluidos en el programa inicial entonces los vende con menos controles y fijando otros precios".

"Aunque no cumple el plan original, la empresa termina teniendo ganancias mayores y para los ministerios que supervisan los números eso es lo que vale", lamenta. "Esto es otro camino de robo al Estado porque se genera mercancía de bajísima calidad o de poca demanda pero que ayuda a rellenar las cifras y a que los trabajadores reciban su estímulo por encima del salario".

"Esto es otro camino de robo al Estado porque se genera mercancía de bajísima calidad o de poca demanda pero que ayuda a rellenar las cifras y a que los trabajadores reciban su estímulo por encima del salario"

“A eso se le suma que los planes se hacen sobre la baja, sabiendo que van a poder cumplirse cómodamente e incluso sobrecumplirse”, puntualiza el especialista. “Como para cada año se toma como referencia el plan del anterior entonces paso a paso la meta se ha ido nivelando hacia abajo y está muy lejos de parecerse a los momentos de mayor productividad de esas empresas”.

Para Lourdes Rodríguez Ruiz, directora general de Atención Institucional del MFP, entrevistada para el reportaje de Granma, esta situación afecta “la conducta económica del país, porque impacta en algo que vamos a dejar de hacer o en el nivel de endeudamiento que tendrá el Presupuesto del Estado para los años futuros. Por eso es imprescindible obrar con objetividad”.

A pesar de las señales de alarma de la empresa estatal y las prácticas de corrupción y desvío de recursos que la han caracterizado por décadas, el Gobierno cubano sigue apostando por que este sector lleve la voz cantante en la economía nacional, incluso aunque muchas operan con pérdidas, según los propios datos oficiales.

Del VI Congreso del Partido Comunista, en 2011, salió la propuesta de cerrar las empresas estatales no rentables y hasta 2017 habían sido desmanteladas el 19%. Un millón de los trabajadores de esas entidades son improductivos y de continuar la propuesta debieron perder su trabajo, pero el oficialismo frenó los recortes para evitar el impacto social de los despidos masivos.

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 13