El “somatón” amenaza a los ‘almendrones’

Buquenque
Un 'almendrón'. (14ymedio)

La primera pregunta es cómo un trasto así puede andar todavía. La segunda –y esta no es retórica–, cómo se baja la ventanilla para no ahogarse con la peste a combustible. "No, esa no abre", responde el chófer de esta lata rodante, cuya arrugada carrocería es una mezcla de Chevrolet con otras partes que aún no logro identificar. Afortunadamente queda asiento delante, donde se respira un poco mejor.

El transporte sigue demasiado malo como para esperar el siguiente carro. Al igual que el vehículo ya descrito, en La Habana hay toda una flotilla de almendrones –automóviles fabricados antes de 1959– funcionando como taxis privados que desafían cualquier código de seguridad vial, y, aún así, exhiben la etiqueta de inspección técnica actualizada. Pero hoy, el salario de miles de cubanos que se ganan la vida manejando esas bestias del asfalto peligra ante el anuncio de un mayor control en el "somatón" -o taller estatal- donde se aprueba la circulación de los automóviles viejos.

Recientemente ha sido avalado un plan de 26 medidas que pretende "incrementar el control sobre las indisciplinas que se cometen en la vía", según informaron autoridades del tránsito este lunes. Aparte de la clásica revisión de los frenos o el estado del motor, ahora se incorporarán "otros parámetros" en la inspección técnica, como que los neumáticos delanteros estén prácticamente nuevos o que los asientos brinden confort. Las 768 personas lesionadas "por desperfectos técnicos" en accidentes en 2014 justifican la decisión administrativa.

En el mismo espacio informativo donde se anunció la nueva disposición de tránsito, se reconoció que "existen inconformidades con los precios y los servicios" por parte de los conductores. Algo falso, porque dichos conductores no están inconformes, sino más bien insultados. Para buena parte de los boteros, no hay economía que resista los 80 CUC o más que puede llegar a costar un solo neumático.

Para buena parte de los boteros, no hay economía que resista los 80 CUC o más que puede llegar a costar un solo neumático

Dado que el propio noticiero también se mostró de acuerdo en que ha habido "casos de inspectores que aceptan o solicitan dinero para otorgar la licencia de circulación", autoridades del sector advirtieron que ante cualquier sospecha de soborno el vehículo será sometido a un "recontrol". De ser cierto, algunos boteros, como el del inicio de esta historia, deberán dejar el timón o –lo más probable– ofrecer un mejor "regalo" a un funcionario para que le deje irse con su trasto de cuatro ruedas.

El ataque oficialista se ensaña con los taxistas privados. Asimismo resalta la "irresponsabilidad de algunos" o disminuye la mala calidad de las calles y la ausencia de señales. Tampoco habla de la poca o ninguna iluminación en avenidas, ni sobre los frecuentes cortes de electricidad que interrumpen los semáforos de importantes intersecciones. Sin embargo, son las malas condiciones técnicas de los vehículos lo que "añade factores negativos", señala la opinión permitida.

Quizá la próxima sea la última vez que me monte en uno de los "carros frankenstein", pero no porque vayan a ser sustituidos por un cómodo y moderno taxi. Al contrario: demoraré todavía más tiempo en llegar a mi destino porque, si bien son feos, malolientes y escandalosos, estos monstruos que desandan La Habana escupiendo un humo negrísimo resuelven el traslado de miles en una ciudad que casi no tiene cómo moverse.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17

Últimas fotogalerías