Un año después del trágico accidente, Cubana de Aviación no logra levantar cabeza

Un grupo de pasajeros protagonizó una protesta ante el mal servicio de la areolínea 

Algunos de los pasajeros del vuelo CU 290540, quienes protagonizaron una protesta en el areopuerto de Holguín. (Facebook)
Algunos de los pasajeros del vuelo CU 290540, quienes protagonizaron una protesta en el areopuerto de Holguín. (Facebook)

Pasajeros que tienen boletos para viajar en avión y terminan trasladados en ómnibus y viajeros que pasan horas sin saber si sus vuelos saldrán, son algunas de los problemas que atraviesa Cubana de Aviación, una empresa que apenas cumple con las pocas rutas reabiertas tras el trágico accidente que hace un año costó la vida de 112 personas.

La aerolínea estatal no ha logrado levantar cabeza tras una de las mayores tragedias de su historia. Este viernes, varias decenas de pasajeros quedaron varados por horas en el aeropuerto de Holguín debido a la cancelación del vuelo que debía conducirlos hasta La Habana.

"Habíamos comprado el boleto con un mes de antelación", comentó a este diario un pasajero del frustrado vuelo que pidió el anonimato. "Cubana de aviación nos dijo media hora después de chequear los boletos que habían cancelado el vuelo CU 290540 por ‘fuerza mayor’, o sea, por cuestiones meteorológicas", lamenta.

Las lluvias de los últimos días han provocado numerosas suspensiones por parte de la aerolínea. "Tenemos orientaciones de que al menor problema meteorológico tenemos que cancelar la salida porque no podemos arriesgar la vida de los pasajeros", respondió una empleada de Cubana de Aviación de la filial holguinera que respondió a 14ymedio vía telefónica.

Este viernes, varias decenas de pasajeros quedaron varados por horas en el aeropuerto de Holguín debido a la cancelación del vuelo que debía conducirlos hasta La Habana

Sin embargo, la mayor queja de los clientes del vuelo cancelado se dirigen a cuestionar la actuación de la aerolínea tras la suspensión del viaje. "Nos quedamos 33 personas en el aeropuerto y nos tuvieron desde las 21:55 en que debía salir el avión hasta las 5 de la mañana sin siquiera darnos un voucher para comer o tomar algo", explica.

Los viajeros hicieron varias llamadas a las dependencias del Gobierno local y del Partido Comunista provincial para denunciar la situación. "Lo más que hicieron fue enviar ómnibus para sacarnos del aeropuerto y llevarnos a un parque de la ciudad de Holguín, pero nos negamos, nadie se montó", detalla. Las presiones y las protestas evitaron que los viajeros del vuelo CU 290540 recibieran la misma respuesta que en otras cancelaciones anteriores.

En un momento las autoridades de la terminal aérea "dieron la orientación a los trabajadores de las cafeterías de no vendernos ni agua y cerrar, pero protestamos y las mantuvieron abiertas, hasta que ya casi amaneciendo nos trasladaron a un hotel y habilitaron un ómnibus para trasladarnos a La Habana".

"El protocolo es que se le diga a los viajeros que serán trasladados en ómnibus y el que no quiera viajar así puede ir a una de nuestras oficinas para cambiar el pasaje para otra fecha", explica a este diario la empleada de Cubana de Aviación. "Pero ahora mismo no podemos garantizar que en esa nueva fecha pueda volar porque depende de si contamos o no con aeronaves para cubrir los pasajes que se han vendido".

"No podemos cubrir la alimentación de los clientes mientras están en el aeropuerto, porque no contamos con presupuesto para esos fines", zanja la empleada. "Hay que recordar que los boletos que se venden en moneda nacional siguen estando subsidiados y que el monto que paga el viajero cubano está muy por debajo de lo que realmente cuesta un pasaje en esa ruta".

En un momento las autoridades de la terminal aérea "dieron la orientación a los trabajadores de las cafeterías de no vendernos ni agua y cerrar, pero protestamos y las mantuvieron abiertas

"Este aeropuerto no está acondicionado para que se queden pasajeros por la madrugada, porque hay una hora a la que tenemos que cerrar y nadie puede permanecer aquí adentro", explica una trabajadora de limpieza que presenció parte de la protesta de los clientes este viernes en la noche. "Cubana de Aviación es la responsable de la comodidad de los viajeros pero nosotros no podemos cargar con esa responsabilidad", agrega.

Con la cercanía de las vacaciones escolares en julio y agosto, en las oficinas de Cubana de Aviación ya están a la venta los boletos de las rutas nacionales que están en funcionamiento. En el momento de comprar los pasajes, los clientes son advertidos de que pueden "ser trasladados en ómnibus" en caso de que "haya alguna eventualidad el día del viaje", según confirmó este diario.

Tras el accidente, la compañía estatal hizo un drástico reajuste de sus vuelos nacionales y reubica a sus pasajeros en transporte por vía terrestre. Una situación que se prolongó por casi cinco meses, hasta que en octubre de 2018 se restablecieron varias rutas dentro de la Isla, como de La Habana hacia Guantánamo, Baracoa y Camagüey.

La caída del vuelo DMJ-972, también obligó a Cubana de Aviación a cancelar sus rutas hacia República Dominicana, México, Bahamas y Canadá.

_________________________________________________________________________

El equipo de   14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 33