'Patria y Vida', el himno que llama a la razón

El ya gastado hoy lema oficialista de "ser continuidad" encierra por fuerza una pregunta: ¿continuidad de qué?

No hay nada de bochorno en "Patria y vida" y tampoco falta de patriotismo, sino todo lo contrario. (Captura)
No hay nada de bochorno en "Patria y vida" y tampoco falta de patriotismo, sino todo lo contrario. (Captura)

Patria y Vida ha sido, por mucho, la noticia más popular de los medios oficialistas de Cuba en su inútil afán de aniquilar a los intérpretes de este gran video musical, esos mismos que han sido por años representantes exitosos de la música nacional. 

¿Cabría pensar que fueron excelentes en uno y, en otro, han sido ya unos traidores a la patria que nos vio nacer, comprados por ese imaginario y eterno enemigo que tanto se desprecia pero que a la vez es imprescindible para la vida? 

Las consignas han sido un distintivo del sistema cubano. El ya gastado hoy lema oficialista de "ser continuidad" encierra por fuerza una pregunta: ¿continuidad de qué? ¿Qué defienden? ¿Tiene sentido o vale la pena lo que defienden, si es que lo saben?

"Patria o muerte" fue un lema que impuso Fidel Castro al pueblo cubano, pero no propiamente para él o su familia. "Patria o muerte" no cabe en la familia Castro, que posee lujos, yates, fortunas y el buen vivir que no se le permite al pueblo. Esa sería otra tarea que realizar para saber cuál lema le cabría mejor.

"Patria o muerte" no es un lema para Miguel Diaz-Canel, quien presume de prendas de alto valor y lujos, inaccesibles totalmente para el salario de cualquier profesional cubano. "Patria o muerte" tampoco es el lema para otro grupo reducido de sectores claves del Gobierno que gozan de otra clase de beneficios. 

A ellos les queda mejor el "ser continuidad" que pensar en ese otro lóbrego y funesto enunciado de muerte a la que ninguno de ellos está dispuesto a sucumbir

Obviamente, a ellos les queda mejor el "ser continuidad" que pensar en ese otro lóbrego y funesto enunciado de muerte a la que ninguno de ellos está dispuesto a sucumbir. Este último queda más bien para las masas que prefieren no pensar ni interpretar. Queda para los autómatas, esos agentes militares de todas las ramas que no alcanzan los privilegios de sus superiores. Esos otros tienen que seguir gritando: "Patria o muerte" para mantener sus pequeños beneficios mensuales, su bolsa con aceite y pollo, o su tarjeta con veinte litros de gasolina al mes. Otros por mucho menos que eso, y es que en la mente de esas personas no puede existir esa concepción de que se puede ser diferente sin tener que ser propiamente "un asalariado de la CIA" como suelen llamarnos a todos los que no coincidimos con ellos.

"Patria o muerte" no evoca nada de lo que habría que sentirse orgulloso. Más allá de lo que pudiera decir, nos hace reflexionar en millones de cubanos que han tenido que dejar sus hogares, sus familias, y partir al exilio. Nos recuerda la pérdida de los derechos y el terror, cuando el aparato represor del régimen se ha encargado de fabricar casos, y abarrotar las cárceles de miles de jóvenes cubanos que solo trataban de buscar formas de vivir. Nos recuerda a las víctimas del remolcador 13 de Marzo, que no eran mercenarios ni terroristas, solo personas que querían huir como muchos otros. 

Nos recuerda hoy, con esa Tarea de Ordenamiento, que hay carencia de todo lo necesario para la vida porque el salario sigue siendo insuficiente y los principales productos solo se pueden adquirir en una moneda, el dólar, que los trabajadores no reciben. En la Tarea Ordenamiento ya no se trata de vivir de forma decente, más bien se trata de sobrevivir ante la situación del "sálvese quien pueda" o de morir, como reza su lema.

No hay nada de bochorno en Patria y Vida y tampoco falta de patriotismo, sino todo lo contrario. Patria y Vida es un himno mucho más racional y positivo que los disparates de una "continuidad" sin rumbo claro.

_________________________________________________________

Nota de la Redacción: Raudel García Bringas ha escrito el libro  Entre la aceptación y el rechazo - El reto de vivir en Cuba, publicado en 2016, en el que cuenta su caso judicial y su estancia de casi tres años en una cárcel cubana.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 51